Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•4 usuarios en línea • Viernes 26 de Mayo de 2017
El Oráculo  
Farmacias de guardia de Málaga y provincia Anúnciese aquí  Alhaurin.com. Periódicco Independiente de Alhaurín de la Torre  Guadalhorce.net. Pueblos del Guadalhorce  Andalucia.Press  Clientes de Facebook en Alhaurin.com  Clinica Sonridental Alhaurín  Mancebo Asesores  Colegio el Pinar  Restaurante Cienfuegos   Optica Los Tilos   Talleres Colorado   Policlínica Lacibis Marrtínez  Pinturas Cueto   Naranjas de Málaga   Pozos y Sondeos Tejada  Gasolinera las Americas  Financiera y Minera  Deportes Alhaurin de la Torre   El Anunciador   Maderas Marbella   Mancebo Asesores  Optica Los Tilos   Pinturas Cueto   Restaurante Cienfuegos   Talleres Colorado   Residencias Moncasol  Colegio el Pinar  Policlínica Lacibis Marrtínez  Valle del Guadalhorce  Al-Andalus. El esplendor de Andalucia  Inmobiliaria Benedito  ESP 2012    Autos Parque Feria  Instalaciones Fontalva  Centro Gestión Guuadalhorce  Hidrocarburos Alhaurín  Casa rural.Huerta Los Álamos  Cafetaria Claudia. El Humeras  Venta la Porrita  Clinica Dental Muñoz  Pozos y sondeos Tejada  Asociación Torrijos 1831  Jamones de Juviles.com   El tiempo  
Ver sorteo diario

Jose Maria Barrionuevo Gil

Artículos publicados en malaka.es
¡Los votos!
Jose Maria Barrionuevo Gil. 21.05.17 Ampliar
Todos sabemos que no siempre “está el horno para bollos”, porque si se calienta en demasía, los bollos salen quemados, y no digamos unos “violines” de pan, como nos contó un día un amigo nuestro que se los hizo una tía suya y salieron hechos carbón. Con el calor de la democracia, hay veces que no está el horno para votos. Por todos lados salen encuestas que unas veces se utilizan para ir respaldando a un partido y otras, para meter miedo a la gente y que, por aquello de “Virgencita, que nos quedemos como estamos”, el personal no sale de la rutina ni de la ruina, y, en general, puede aceptarse que la ruina, por mor de la rutina. se convierta en un destino.
Llevamos una temporada que estamos asistidos, si no sitiados, por elecciones. Sin ir más lejos, hemos tenido una doble ración de elecciones presidenciales en Francia. Nos hemos dado cuenta de que el personal está un tanto confundido con todos los cantos de sirena de las campañas electorales con sus excelentes promesas y sus ineludibles avisos de que viene el lobo. Después de los dimes y diretes, después de manifestaciones y mítines, después de encuestas y previsiones, la gente habla, comenta, se informa y se hace un lío en la cabeza, porque no siendo todo igual, parece mucho de lo mismo. Llega el día en que se montan las urnas y la noche en que se comunican los resultados. Incluso durante todo el día se han estado haciendo cábalas, las conversaciones se han aliñado con preocupaciones y llega la catarsis final y el “de buena nos hemos librado”.

Los libros
Jose Maria Barrionuevo Gil. 01.05.17 Ampliar
Que ya estamos en el siglo XXI de casi todos es sabido; sin embargo,cuando se barajan años y no siglos, caemos en la cuenta de que lo nuestro es la calderilla, el pequeño tiempo con el que nos administramos. Hablando de años, ya hace la friolera de treinta y cinco años, pues fue en el 1982,    cuando Sánchez Dragó  encargó una letra a Jesús Munárriz para su programa de televisión. Luego Aute se encargó de ponerle música y a volar por las ondas con las andanzas patrias, como don Quijote. Lo que más nos llevamos a los oídos, en aquellas fechas, fue el estribillo que nos avisaba una y otra vez de que “Todo está en los libros”, repitiéndonos, por si nos distraíamos, que “Todo, todo, todo está en los libros”.
La semana pasada un amigo nuestro presentó el libro “El viento sopla del Norte” de Victoria Suéver sobre la colonización de Portugal en África y sobre la libertad, tanto para Portugal como para las colonias, conseguidas casi al mismo tiempo. Entre otras cosas nos dijo que se ha entendido mal lo que Darwin nos dejó escrito sobre el evolucionismo, ya que no se debe hacer caso de la interpretación de sus palabras como si él hubiera defendido la ley del más fuerte. Ya es de dominio público que se debe entender el evolucionismo como la ley del más apto y avanzando por el neoevolucionismo con el principio de adaptabilidad. 

Las aguas
Jose Maria Barrionuevo Gil. 23.04.17 Ampliar
Hace algún tiempo, escribimos un artículo sobre el planeta Agua, que no Tierra. En estos tiempos, de sequía, en los que no nos llega el agua al cuerpo, estamos viendo que nos afloran las alergias, nos molestan los picores, y hasta nuestras manos se vuelven torpes para poder coger un poco de agua que no esté privatizada. Ya lo dijo el presidente de la Nestlé: “El agua no puede ser pública”. Si el mundo dejara de consumir sus productos, le sobraría tiempo para reflexionar y  también le sobraría agua embotellada. Hoy, sabemos que el liberalismo es demasiado libre y que no siente ni pizca de vergüenza en lanzar a los cuatro vientos todas sus ocurrencias, como si todo el mundo fuera suyo. Al parecer está dispuesto incluso a embotellar el aire para que no tengamos que tomarnos la molestia de respirar por nuestra cuenta. Y todo porque solo piensa en sus cuentas.

Los pasos
Jose Maria Barrionuevo Gil. 15.04.17 Ampliar
Ya estamos avisados, después de que la primavera nos fuera a ser favorable en esta Semana Santa o Semana Grande. Todos nos hemos hecho más peatones que nunca por aquello de las zonas restringidas o prohibidas al tráfico rodado. Hay que mover las piernas y llegarse, unas veces con más prisa y otras con más tranquilidad, con el objeto de poder coger un buen sitio para ver los pasos de Semana Santa. Cuando hablamos de pasos en estas fechas nos referimos  a los tronos y sus séquitos penitenciales. Cada cofradía tiene sus pasos: uno del Señor y otro de la Virgen, por regla general. Los pasos, además, tienen sus propios ritmos y sus cadencias. Podemos ver cómo los pasos del Señor son parsimoniosos, con un ritmo constante y contante, con su balanceo más que pausado, ya que se expresa la pesadez que puede suponer la carga de una cruz o que puede reflejar la falta de fuerzas del condenado, ya previamente flagelado. Sin embargo los pasos de la Virgen, con sus carrerillas, nos parecen transmitir la prisa y la preocupación que llevan casi en volandas a la Virgen.

Los Jaramagos
Jose Maria Barrionuevo Gil. 10.04.17 Ampliar
“La primavera ha venido y nadie sabe cómo ha sido”, nos dijo Antonio Machado un día. Y ahora, no solo ignoramos cómo ha sido, sino que también somos inconscientes de cómo se nos viene encima, no solo la primavera, sino todo el cambio climático que nos estamos permitiendo. Este año hemos empezado estupendamente, porque hemos gozado de días primaverales en pleno invierno. Luego vinieron días invernales que cogían a traición a la primavera. El cambio climático está ya asomando a la orilla del mar, a los lados de los caminos, junto con las imprudentes e inesperadas lluvias,  y engarzando algún que otro tornado en nuestros cielos. Ya se está volviendo loca la primavera y se adelanta hasta a los grandes almacenes y se hace la loca, cuando le toca asistirnos. La primavera el tiempo altera. Y hasta la atmósfera mental se enrarece.
La primavera nos trae más luz, pero podemos seguir en la oscuridad si  no sabemos abrir los ojos adecuadamente. No es primavera todo lo que reluce. Sin embargo nos puede parecer primavera todo lo que nos seduce y nos ciega.

Los Gibelinos
(Religión aparte XLVII)

Jose Maria Barrionuevo Gil. 27.03.17 Ampliar
Ya en nuestros años jóvenes, cuando cursábamos tercero del Antiguo Bachillerato Elemental, estudiamos una Historia de la Iglesia que nos informaba algo de la andadura histórica de la Religión, la reconocida oficialmente. Entonces pudimos estar informados de las luces y sombras de la Iglesia durante la Edad Media, que nos sirven de reflexión en este estrenado siglo XXI.
Supimos que desde la coronación de Carlomagno (año 800), las relaciones entre la iglesia y el estado no habían sido precisadas debidamente y dieron lugar a bastantes problemas. Así se llegó a que la autoridad civil podía presentar a los candidatos para cargos eclesiásticos a quienes habían beneficiado a la Iglesia con sus contribuciones y ayudas. Esta especie de “puerta giratoria”, como todas, se salió de madre, hasta que el papa Gregorio VII en el 1075 decreta rotundamente la prohibición de “las investiduras” de manos del poder civil. En nuestro recuerdo quedaron fijados  para siempre los tres días que se rascó Enrique IV de Germania, vestido con hábito de penitente en la nieve de Canosa, antes de que lo recibiera el Papa, que al final le levantó la excomunión.

Las mentiras
Jose Maria Barrionuevo Gil. 21.03.17 Ampliar
Estamos viviendo unos días y unos meses y unos años que para nosotros se quedan. O si queremos decirlo de otra manera, diciéndolo sin decir lo mismo, como Mariano: “estamos viviendo unos días y unos meses y unos años que se quedan con nosotros o que se están quedando con nosotros”. La verdad es que nos estamos echando a las espaldas una cantidad de mentiras y de medias verdades, que cada día nos pesan más, nos cargan más. ¡Qué cargante y cómo nos pesan las mentiras! Sí, las mentiras ancestrales, las históricas, las actuales. Estamos sitiados de mentiras.
Podemos observar que hasta en el fútbol van quedando cada vez menos verdades. No estamos hablando de la habilidad que pueda tener un jugador para hacer una finta (sin ayudarse con el brazo a lo Maradona) para descolocar al oponente. Hablamos de acciones que se nos arrojan a la cara sin que nos lo echen en cara. Somos demasiado buena feligresía para no  creer lo que estamos viendo. Podemos ver cómo “se tiran a la piscina” por si traga el árbitro de las verdades. Podemos ver, al igual que en la política, cómo los jugadores que cometen faltas se hacen las víctimas. Podemos ver cómo el público forofo no ve lo que no quiere ver, cuando tendría que verlo. Como nos dice José Saramago en su Ensayo sobre la ceguera: «Creo que no nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos, ciegos que ven, ciegos que, viendo, no ven». Esta ceguera pandémica ya está llegando a los árbitros, que no ven lo que ven o ven lo que no hay (en Barcelona). Después, pasa lo que pasa, que el respetable está perdiendo el respeto, además de la vista. ¡No hay más que ver!

Los decires
Jose Maria Barrionuevo Gil. 11.03.17 Ampliar
Con el “paso del tiempo” hemos podido “tener lugar” de distinguir entre lo que se nos dice y lo que nos han dicho. Muchas veces no nos enteramos bien de lo que nos dicen.  Al parecer, como cada cual tiene “su alma en su almario”, la lengua, sin querer, tiene unos deslices que nos hacen caer, y tarde, en la cuenta, cuando ya “está todo el pescado vendido”. Y es que, muchas veces, nos podemos sentir pescados o vendidos. Tenemos que tener mucho cuidado con lo que decimos y cómo lo decimos. Podríamos estar en el pretil de una delación, aunque sea en “nuestro tejado”. Recordamos que una vez nos contaron que se encontraron dos y va una persona y le dice a la otra:
-  Me he enterado de que te has casado.
Entonces la otra, “ni corta ni perezosa”, le contesta:
-  Mira. Eso a ti te lo han dicho. Quien se ha enterado he sido yo.

Las leyes
Jose Maria Barrionuevo Gil. 26.02.17 Ampliar
“Yo soy un hombre del campo. No entiendo ni sé de letras. Y si, y si vienen a cobrarlas...me salgo por la otra puerta”. Esta canción, con letra de Emilio El Moro, nos la recordaba, estas semanas de leyes y de juicios y de sentencias, como tantas otras, un amigo, que nos decía que él no sabe de leyes. También nos decía que “mientras más gatos más ratones” y que “mientras más leyes haya, más peor”. Parece ser que nuestro amigo no se ha enterado de lo bien que funcionan algunos países y, sin ir más lejos, el nuestro, por lo que nos dicen muchos medios y algún que otro presidente de este Gobierno. Sin embargo, hace algún tiempo, el presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo (TS) nos aseguraba que "Tenemos un modelo de ley de enjuiciamiento criminal que está pensado para el robagallinas pero no para el gran defraudador; no para los casos como los que estamos viendo ahora donde hay tanta corrupción".
Es verdad que la letra de la canción ya está pasada de moda, pero nos ofecía, ya entonces, una salida “honrosa” cuando nos hablaba de la otra puerta, o puerta giratoria, invisible en aquellos tiempos, ya que siempre se ha usado la puerta de atrás, que de suyo era más discreta.

Los congresos
Jose Maria Barrionuevo Gil. 19.02.17 Ampliar
Desde siempre resuena en nuestros oídos aquellas palabras bíblicas de que “muchos son los llamados y pocos los escogidos”. Así es como siempre se cierne sobre nuestras cabezas la costumbre de la convocatoria de cualquier congreso. Se acude en compañía, avanzamos, al parecer todos juntos. Así es como son congregados en un lugar, que además, para empezar, no es gratuito y que tiene que satisfacer a todos los congresistas y, también, a todos los espectadores.
Los congresos, como todos sabemos, son unos eventos que congregan a la “crème de la crème”, lo mejor de cada casa, de la casa grande, por supuesto, para avanzar todos juntos. Pero, claro, no siempre todos los congregados, todos los congresistas, se definen por avanzar y juntos.
Veamos cómo se nos ha mostrado el panorama congresual y cómo nos preparamos para los futuros congresos, porque siempre los habrá. Espectadores y hasta expectantes somos.
Hay congresos de muchas clases, y así tenemos congresos de educación, de medicina, de psicología... En pocas palabras: hay congresos de todas las ciencias y hasta congresos políticos, aunque no sean totalmente científicos. El que sean poco científicos no les quita nada, porque, como se ha dicho, se pretende encontrarse de nuevo con los viejos camaradas y convenir en avanzar todos juntos, ya que se trata también de progresar y no de mirar atrás y con cierta ira.

Los muros    
Jose Maria Barrionuevo Gil. 12.02.17 Ampliar
Siempre se nos ha dicho que no podemos seguir dándonos más con la cabeza en un muro. Hasta los chinos, que construyeron la ingente y famosa muralla china, no nos hablan de muros. Han convertido su muralla en un atractivo turístico y parece ser que les va mejor. Sin embargo,  los muros que permanecen y los que se pretenden construir no nos atraen de ninguna de las maneras, sino que nos causan verdaderos rechazos. Parece que ahora cambian las tornas y nos queremos ver y sentirnos civilizados, pero no que se levanten más muros y, menos, que no quieran jubilarlos.
El constante enfrentamiento y la constante historia de invasiones que caracteriza a la raza humana no le ha dejado mucho tiempo para la reflexión, que es a lo que nos gustaría asistir ya que estamos en el siglo XXI. Para los dominios y enfrentamientos siempre se han aportado una serie de argumentos que no se sostienen si no fuera por la carga de chantajes e intereses de que han sido engalanados. Siempre se ha demonizado al otro y se ha justificado cualquier tropelía de la tropa dominante. Podemos ir por partes para ver cómo se nos queda el territorio mental de nuestras consideraciones y pensamientos, siempre que no nos lo acoten.

Celos
Religión aparte XLVI

Jose Maria Barrionuevo Gil. 29.01.17 Ampliar
Ya se han dicho bastantes cositas del patriarcado. Estamos en un mundo en el que el patriarcado no cesa, y, además, por supuesto, tampoco cede mucho. La apropiación indebida de los demás que conlleva el patriarcado, eso sí, sea ejercido por un hombre o por una mujer, es una cuestión que se nos plantea todos los días y que nos trae de cabeza. Parece ser que el patriarcado se ha instalado entre nosotros desde los tiempos bíblicos y con él el monoteismo ha hecho siempre de las suyas, considerando suyas todas las propiedades, aunque se trate de seres humanos.  “Porque yo soy Jehová, tu Dios, fuerte, celoso... Yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso” (Éxodo, 20: 4-5).

Duelos
(Religión aparte XLV)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 21.01.17 Ampliar
La verdad es que no hemos podido complacer a todas las amistades que nos deseaban venturoso y próspero año nuevo. Cuando “el santo se vuelve de espaldas” es de temer, como se ha dicho siempre. Siempre suele ser siempre, pero a veces un siempre nos deja menos tiempo para reponernos que otros. Este enero, pleno ya de invierno, nos ha traído noticias que nos han ido dejando fríos. Es verdad que no lo podemos tener todo, pero siempre nos gusta apurar el tiempo con los amigos. Pues bien, vaya de antemano nuestro homenaje a tres personas, entre otras, que se nos han ido.
En los primeros días de enero se nos fue un amigo antiguo, José Luis García Rúa, profesor de Filosofía de la Universidad de Granada y anarquista, que durante tanto tiempo estuvo por el sur de España sin querer guardarse sus sueños y trabajando con todos para poderlos dejar repartidos,
Pocos días después, se nos fue un intelectual y escritor, Gonzalo Puente Ojea, a quien conocimos por sus escritos, algunos elaborados como buenas exégesis, y que alimentaban nuestros jóvenes años con un discurso libre e independiente y no por ello ayuno de fidelidad con la historia y con los textos canónicos. Su escepticismo no sólo nos fue alumbrando, sino, mejor todavía, nos ayudó a vislumbrar y a alumbrarnos por nosotros mismos.

Vaivén de servidumbres
Jose Maria Barrionuevo Gil. 15.01.17 Ampliar
Hace bastante tiempo, cuando eran los tiempos gloriosos del “Trío de las Azores” y se estaban calentando las voces para cantarle al mundo “las cuarenta” de una partida que estaba a punto de iniciarse en los territorios de Irak, para que se enteraran de los valores y bondades de una democracia a la norteamericana, un compañero escribió sobre el tema. Entonces nos dijo que “El Presidente español había tenido un “error de perspectiva” (a lo Ortega y Gasset) y en  vez de arrimarse a un buen árbol, se había arrimado al señor “Bush”, que no pasaba de ser un “arbusto”. Todos sabemos que la sombra de un arbusto, en los días nublados, se desvanece también, pero el sol, cuando luce, no le ayuda a su detestable poca y mala sombra. Sin embargo, nunca “fuera caballero de 'lideres' tan bien servido” como lo fue el señor Bush. Por lo visto las servidumbres se miden por el prestigio del amo al que se sirve. La actitud de los lacayos, muchas veces, encarna el paradigma del “error de perspectiva”, que no demuestra otra cosa que la bajeza de miras.

Noche de reyes
Jose Maria Barrionuevo Gil. 05.01.17 Ampliar
Desde lejos y desde antes, nos vuelven a llegar los sonidos de aquella canción:   “El Sol le dijo a la Luna: okairy, okairá...'La que mucho anda de noche no puede hacer cosas buenas.' Okairy, okairá...”. Ahora, mirando de soslayo y sin ser rígidos ni machistas, podemos considerar que siempre se ha visto la noche como algo perverso, por la sencilla razón de estar de espaldas a la luz. La noche ha estado al servicio de desmanes, de engaños, de traiciones. Sin embargo, en nuestra costumbre de enturbiarlo todo más que de aclararlo, se nos escapan las mejores ocasiones. No sabemos, al menos algunos, por qué ni desde cuándo empieza el computo del día a “media noche” y desde entonces todo se nos aparta del lado de la luz. Así, la “media noche” se lleva de calle al nuevo día y  hasta al nuevo año. Como, al parecer, estamos en tinieblas, tenemos que hacer  de la noche día para disimular. Y  nos encendemos excesivamente las ciudades para ver y para vernos. No nos extraña tanto despilfarro, cuando la seguridad nos sale más cara que la libertad. ¡Hay que ver!

AÑO  NUEVO
Jose Maria Barrionuevo Gil. 31.12.16 Ampliar
Querido Año Nuevo: Por la presente te deseamos que estés bien de salud y que no nos vengas, desde el principio, con achaques. Sabemos de tu talento y de tu buen hacer, pero los tiempos que corren no nos dejan realizar  ni cumplir todo lo que nos proponemos. Hemos aprendido, con el paso de los años, que la prosperidad está en manos de todos, de las tuyas y de las nuestras.
Sabemos de tu parsimonia y que llegarás a tu debido tiempo, sin prisas ni perezas. Aunque llegues con nocturnidad, esperamos que no lo hagas con alevosía, como tus hermanos más pequeños, pero menos expertos, que se han quedado en el camino y que nos han reportado demasiadas tristezas y abandonos. Cuando llegues, recoge todas las alegrías y las repartes lo mejor que puedas. Sabrás hacerlo mejor que nosotros, que hasta en eso solemos ser tacaños, porque todavía no hemos aprendido a multiplicarlas.

Villancico sin Navidad
Jose Maria Barrionuevo Gil. 22.12.16 Ampliar
Aquí mando este Villancico que he compuesto este año, con el mismo tema de fondo que el del año pasado, porque no se acaba la guerra. La música, si no la recordáis, está en Youtube y se encuentra escribiendo el título original: "Soy un pobre mastorcito, que camina hacia Belén"
Si queréis lo podéis imprimir y, doblándolo adecuadamente, tendréis un christma de felicitación.
Feliz Navidad y Feliz año 2017 os desea esta familia que anda por tierras antequeranas.

Soy un pobre refugiado
que camina hacia Berlín;
voy buscando un nuevo sitio,
donde poder residir.

Entrevistas
Jose Maria Barrionuevo Gil. 17.12.16 Ampliar
Desde pequeños nos hemos acostumbrado a querer saber, a adquirir conocimientos de las cosas. Es que el mundo nos trae fritos con tantas incógnitas. Nos gusta experimentar, descubrir,  satisfacer  nuestras expectativas, colmar nuestras esperanzas de saber. En todos los medios de comunicación proliferan las entrevistas. En general parece ser que las entrevistas tienen de suyo más verdad que otras artes de comunicación. Sin embargo sabemos que no siempre es así.
Hay entrevistas que están llenas de verdad, de verdad humana, de verdad de vida, porque hay vidas que tienen tantos valores, que el principal es la sinceridad, la claridad; tienen tantos valores que no tienen ningún precio y que son las que, en general, apreciamos más, porque el entrevistado se entrega en cuerpo y alma.
De todos modos las entrevistas son saludables. Las entrevistas, en este mundo tan totalizador y totalitario de la imagen, nos brinda la oportunidad de la apertura de la palabra, de esas palabras que despliegan toda la dinámica que las personas llevamos en cierne, porque lo propio de las personas es “personar”, resonar, hacer sonar nuestras palabras a los cuatro vientos para que todo el mundo pueda oírnos de alguna manera.

El euro, Europa y “patiná”
Jose Maria Barrionuevo Gil. 11.12.16 Ampliar
Desde la lejanía del hogar todavía nos llega el son de aquellas canciones infantiles y familiares, como las que nos cantaban en nuestra niñez, al caer de la tarde. Una de ellas funcionaba de esta manera: la abuela o la tía o la madre, sentada en una silla y uno de nosotros arrodillados delante, nos acogía con nuestra cabeza en su regazo y, dándonos palmaditas en nuestras espaldas, nos cantaba aquello de:                                        
“Recotín, recotán, de la vera vera van, del tejado a la cocina, ¿cuántos dedos tienes encima?”   (Apoyando, por ejemplo, tres dedos en la espalda del que estaba jugando).
Si el jugador contestaba con un número distinto, seguía amagando y volvía la canción al principio. Si acertaba, entraba en el juego otro niño.
Muchas veces se cambiaban algunas palabras y en vez de “tejado” se decía “palacio”. Otras, se cambiaba el comienzo por confusión con otro juego, como: “chupatín, patiná”.
En esta Europa de diseño, nunca sabemos lo que nos va a caer encima. De espaldas a ese diseño, nuestras realidades están también con la cabeza amorrada y hasta secuestrada en un regazo, que nos dispensa poco cariño y nos profesa muy poca amabilidad a la mayoría.

Recámara
Jose Maria Barrionuevo Gil. 04.12.16 Ampliar
En nuestros años jóvenes, durante la mili, en un descanso de un ejercicio de tiro, un compañero que había terminado Económicas nos decía: “Hay que tener mala leche para inventar este fusil que pegando el primer tiro, se recarga solo, porque tiene un mecanismo que aprovecha el retroceso para dar paso al siguiente cartucho que salta a la recámara desde el cargador. Y encima, de camino, te hace el favor de amortiguar el golpe del retroceso sobre el hombro”.
Eran otros años, eran otros tiempos, eran otras soledades,  y teníamos que tirar con lo puesto y lo impuesto. En las Cortes había poco que discutir, pero siempre nos quedó la esperanza de que la  Cámara nos concediera la palabra de por vida y nos la respetara y así, volviera a ser más benévola con la ciudadanía. Sin embargo, lo que ahora no dejamos de ver a diario es que la Cámara tiene mucha recámara. Además, la recámara se alimenta con una munición que no tiene nada que envidiar a  la de aquellos años. El autoritarismo con todos sus afluentes de aquellos años se despeña, como siempre, y salta y salpica absolutamente a todo lo que se encuentra por el camino, lo arroya y lo va llenando de cieno. Pero claro, como las aguas son ciegas y no ven nada y menos todavía, si no miran ni para atrás, porque no quieren reconocerse, lo inundan todo de infundios que se difunden por su canal mayor de la televisión y otros medios del régimen.

La Luna
Jose Maria Barrionuevo Gil. 20.11.16 Ampliar
La Luna ha sido siempre un tema recurrente para los poetas. Todos los poetas, en algún momento, han hecho un alunizaje emocional, aunque no siempre fuera amoroso. Así Espronceda nos dijo aquello, tan repetido en nuestros años jóvenes, de “La luna en el mar riela, en la lona gime el viento...” que puso en aras de la libertad, a pesar de que Espronceda era de secano o por serlo.
Otros, algunas veces, como Bécquer, llegaban a su delirio hasta el punto de quedarse una noche entera “mirando a la luna, que flotaba en el cielo entre un vapor de plata”.
Sin embargo Pablo Neruda no la ve inmóvil ni se siente inmóvil, cuando nos canta: “Fosforece la luna sobre las aguas errantes... La luna hace girar su rodaje de sueño”.
Todos nos sentimos, sin querer, amigos de la Luna, amigos ambulantes, pero la Luna nos acompaña, aunque no reparemos en ella y se nos pase tenerla en cuenta alguna que otra noche al mes. Sin embargo Rubén Darío, gran poeta, no tenía tanta dejadez. A tanto llegó que, “sabiendo de su propia obra y de su genio poético, percibió la magia que encerraba la poesía y firmaba muchas obras como Endimión, porque el mito de Endimión le cautivó por su inmortalidad y por el eterno amor que Endimión sentía por Selene”.

El pregón de P. Rahola
(Religión  aparte XLIV)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 13.11.16 Ampliar
Hemos recibido el pregón por envío de distintos amigos. Uno de ellos nos invitó a que le diéramos nuetro parecer y aquí estamos, sabiendo que todo el mundo, en general, reconoce la labor y la entrega de los misioneros de la Iglesia Católica, así como su generosidad que incluye el celibato en  aras de su sublime misión. Eso no se discute; solo se discuten los desvaríos, porque los humanos (de humus=tierra) somos de un barro especial que muchas veces fragua mal. Estamos de acuerdo en que queremos la Paz y en que la única religión debería ser el Amor, porque Dios no se va a enfadar si no creemos en ninguna religión, ya que todas son verdaderas. 
El que P. Rahola no sea creyente ni quita ni pone rey y lo que afirma lo puede decir también cualquier creyente, pues se trata de un reconocimiento explícito de la entrega a la labor misionera.

Prioridades
Jose Maria Barrionuevo Gil. 06.11.16 Ampliar
La primera vez que vimos las rotondas, como solución a la regulación del tráfico en los cruces, fue en Francia y con unos discos sobredimensionados y unos letreros “grandiescribientes” que parecían que nos estaban dando voces y que nos decían: “No tiene la prioridad”, “No tiene la prioridad”. Ya sabemos que desde pequeños aprendemos a decir: “Yo”; y esa es la primera prioridad que se nos antoja, porque nos creemos que el mundo gira para nosotros solitos. Entonces, en Francia, nos avisaban de que teníamos que ceder, aunque fuéramos embaladitos perdidos. 

Las cenizas
(Religión aparte  XLIII)

Jose Maria Barrionuevo Gil. 30.10.16 Ampliar

Casi todos estamos, hoy día, al día en las noticias que nos han llegado del Vaticano sobre las incineraciones. Ya no es un tema nuevo la incineración, pero nos ha ofrecido en estos días unas consideraciones religiosas, en las que no reparábamos y a las que estábamos ajenos. No obstante conviene hacer alguna memoria sobre esta costumbre que no es de ayer ni de hoy.   
En principio, parece ser que las primeras incineraciones que se conocen en nuestra próxima geografía sucedieron en la zona del litoral mediterráneo en el Neolítico. Sin embargo la incineración era considerada como una práctica bárbara en el Antiguo Oriente Medio, que sólo se admitía en tiempos de plagas.
Parece ser que esta costumbre se desarrolló desde la India, donde ya hay noticias desde el 1900 a. C. También se extendió por Europa, por donde fue dominante, durante la Edad del Bronce, con la famosa Cultura de los “Campos de Urnas” hacia el 1300 a. C. como ya estudiamos hace bastante tiempo. Esta tradición de la incineración  fue asumida por Grecia y Roma, en donde era muy común, aunque no estuviera totalmente generalizada.


Aritméticas y alergias políticas
Jose Maria Barrionuevo Gil. 23.10.16 Ampliar
En este mundo particular y casero, que no mundial, de la política, estamos rodeados de una atmósfera que muchas veces nos resulta enfermiza. Es raro el día que no nos envían un sinnúmero de cifras que nos hacen pensar en cantidades y no en cualidades, y así pensamos en números, como los que hicieron concebir a Pitágoras, que  el uno, el par, la triada... eran constitutivos del cosmos u orden del mundo. Tenemos que tener cuidado, porque los números nos pueden esconder de todo. Así se nos echan encima las estadísticas, los números absolutos, los números relativos, que según convengan al dispensador de turno, nos darán a entender solo aquello que le es favorable.
Constantemente estamos expuestos a estas influencias del  medioambiente político. Todos sabemos que enfermamos, porque no estamos preparados, hemos sufrido un desarrollo inadecuado y nos ha faltado higiene (mental), que nos evitaría ciertas infecciones. Sin embargo, al igual que en los países desarrollados, tenemos (políticamente hablando) una dieta desequilibrada de información o una sobrealimentación de información que a veces nos sienta mal. 

El  Ateneo “Luz y Armonía” de Antequera presenta el documental “Indomables”
Jose Maria Barrionuevo Gil. 19.10.16 
La proyección  tendrá lugar a las 12:30 del sábado, 22 de octubre, en la Sede del Ateneo, en calle Fresca, nº 20.
La presentación, así como el coloquio posterior, estará a cargo del realizador y director de este memorable documental: Juan Felipe.
Con esta actividad, el Ateneo nos ofrece de nuevo un foro abierto, con ocasión de esta proyección.
Este documental, lanzado en el 2012 y producido por ZerikisiA, narra la historia de Mujeres Libres, organización libertaria y feminista que tenía como objetivo que las mujeres se liberasen por ellas mismas de la cruel servidumbre de la ignorancia. Esta organización llegó a contar con 20.000 afiliadas.
Su trabajo fue formidable, aun cuando sus mismos compañeros eran indiferentes a sus luchas. Ya en mayo de 1936 lanzan el primer número de la revista igualmente titulada “Mujeres Libres”.
En esta obra, contamos con  la excepcional presencia de Concha Liaño, fundadora de “Mujeres Libres” y Sara Berenguer, autora de  “Entre el sol y la tormenta”.   

Otoño  político
Jose Maria Barrionuevo Gil. 16.10.16 Ampliar
Prácticamente todos sabemos que estamos en otoño. Las lluvias nos visitan, los vientos se nos acercan y las hojas de los árboles se nos caen por todos lados.
En este otoño político, que nos ha tocado sufrir, estamos ya empapados de dimes y diretes, nos ha caído la lluvia de acusaciones y justificaciones y las hojas de la esperanza del cambio se nos han ido secando poco a poco. La política, que llamaremos de Guadiana, nos ha demostrado que más que por sus aguas se hace famosa por sus carencias, por sus ocultaciones, por sus maquinaciones, por sus camuflajes, por sus veneros y trasvases subterráneos. Hemos podido ver (con nuestros propios ojos y no con los del Guadiana) que un gran afluente, muy influyente por cierto, conocido también como Isidoro, quiere llevar todas sus aguas al gran Guadiana para que el río salga a flote y aumente su caudal para así hacer más inasequible el acceso a sus ocultas profundidades, donde todavía duermen los desechos políticos, las tramas de las raíces de la corrupción y las redes podridas de la complicidad política y financiera.

Cotarro político
Jose Maria Barrionuevo Gil. 09.10.16 Ampliar
No nos es ajeno que, ante un panorama de tanta confusión como se nos echa encima y nos asedia por los cuatro costados, nos acordemos de que Aristóteles nos dijo a todos algo así como que “en el medio está la virtud”. Él lo dijo en griego para que los entendieran los griegos. Lo que pasa es que como nos lo dicen en nuestra lengua, quizá ya no lo entendamos o, a lo peor, no nos fiemos de quienes nos lo traducen o nos lo dicen. Un amigo nuestro nos dijo un día: “Iban dos por tres calles...” Nosotros al principio no lo entendíamos, pero él nos lo quiso aclarar: “Iban dos por tres calles, porque por la del medio iba yo”.
Hoy tampoco se entiende el tema del término medio, porque ante un panorama caótico, encontrar el punto medio es una aventura un tanto arriesgada además de ruinosa. Y mucho menos se entiende, cuando las voluntades se mueven digitalmente, con un maniqueísmo endémico de los que hacen patria, cual es el arraigo del cainismo hispánico. Se nos da muy bien un movimiento pendular, que obvia el recorrido, construido a base de espacio y tiempo, y se  cobija en un extremo u otro, como si el medio y la mediación nos diera un inusitado y exagerado vértigo.

Tetería  Nacional
Jose Maria Barrionuevo Gil. 01.10.16 Ampliar
Esta tarde, doña Moncloa está que se le ríen las pajarillas. Nunca se  lo ha pasado mejor. Y eso que todavía no se le ha cicatrizado la herida de aquel mensaje tan inteligente, el de “Luis, sé fuerte”. Y también le cuelga el sambenito o el “sanluís” del “Nada es fácil”; pero procura que lo sea.      
Por otro lado doña Zarzuela no está para muchos jaleos nacionales y se da algún que otro baldeo por esos mundos  de Dios, de un Dios desconocido, por cierto. Así, lo mismo se va a presenciar la firma de la Paz a Colombia que al sepelio de Shimon Peres, expresidente de Israel. Sin embargo, hoy ha querido hacer patria y, para merendar, ha quedado con dos de sus mejores amigas.     
Como hoy es un día especial, doña Zarzuela y doña Moncloa han quedado en la Tetería Nacional con la señora Rosa, que parece algo desolada (deshojada). Quieren decirse que siguen siendo amigas y tomarse algo caliente, para no quedarse heladas, como se está quedando el país. Eso sí, doña Rosa suele llegar siempre con tiempo “para verlas venir”. Como le gustan las cosas claras, se pide un chocolate espeso  con churros, para ir mojando, porque con un té ni se entera.  
                  

Ni injusticia ni justicia
Jose Maria Barrionuevo Gil. 24.09.16 Ampliar
Cuando hablamos entre nosotros, en la calle, en la plaza, con los amigos, con los extraños, aunque sean de nuestra misma raza: la raza humana, surgen infinidad de temas, de pareceres, de dichos y de decires. Hace algún tiempo hemos comentado que la vida no era injusta  y también que el tiempo no era tampoco totalmente justo. Sin embargo, todo el mundo se permite el lujo de politizar la justicia y de judicializar la política y todo aquello que le viene a las manos.
Esta mañana hemos podido oír en la radio a jovencitos y jovencitas (de unos doce años) que nos hablaban de justicia con una inusitada claridad. A propósito de esto, un compañero, que hacía, en sus clases,  coloquios libres y sin censura con alumnos de estas edades, nos contó, que hace más de  veinte años le trajeron el tema de la pena de muerte y que los chicos defendían que no se podía matar a quien había matado a alguien, porque si no, no mejoraríamos. También hemos podido escuchar en la radio, pues estábamos metido en faena, a unas presas  que nos hablaban de la justicia con una claridad meridiana. Hemos podido sacar en conclusión que “el fin no justifica los medios”, porque se trata de algo más que de justicia y, por supuesto, de justificaciones. Cuando nos ponemos en el lugar del otro, comprendemos muchas cosas porque vemos a otras vidas. Ya estamos cansados de que las justificaciones sean el paño de lágrimas y hasta el banderín de enganche de la política.


Llega el otoño, pero sin hacerle caso a los vientos, porque la amistades son eternas
Jose Maria Barrionuevo Gil. 22.09.16 


La vuelta al cole
Jose Maria Barrionuevo Gil. 17.09.16 Ampliar
Llevamos más de un mes con la cantinela de “la vuelta al cole”. Siempre se adelantan los comercios que dominan el verano y, ¿cómo no?, para hacer su agosto, aunque se metan de lleno en el mes de septiembre. Nos llenan los ojos y las manos de propagandas, ofertas, que nos orientan hacia un consumo de cositas escolares, pero también de otras que no tienen nada que ver con la escuela ni con el cole.
Lo único que echamos de menos es unos cantos, a modo de villancicos, que nos llenarían de optimismo consumista, al acudir a los comercios. Parece como si hubieran estado agazapados, haciendo proyectos y también inventando objetos, que podrían servir para ser utilizados en el cole.
A tanto se llega que se fuerza la situación, y así hemos podido ver cómo se unía a la vuelta al cole toda una renovación de libros, material escolar, uniformes... Es más, incluso hemos podido ver que al “toque” de la vuelta al cole, también se han unido las ofertas de coches, como si el verano, con tanto trajín, nos los hubiera fundido igualito que ha conseguido hacer con nosotros. 

Bendiciones
(Religión aparte XLII)

Jose Maria Barrionuevo Gil. 03.09.16 Ampliar
De siempre sabemos que “bendecir” es decir bien, hablar bien de una persona o de un objeto. "Los cielos cantan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos. La tierra esta llena de la gloria de Dios" (Salmo 19:1). Incluso hemos podido saber que “bendecir” también se une al verbo “alabar”, como es el caso de la canción que se dedica a “La Pilarica”: “Bendita y alabada sea la hora...”. En este caso lo que se bendice es el tiempo, la hora, el día, el momento. Sin embargo, podemos decir que bendecir un objeto es consagrarlo al servicio de Dios y ponerlo así en disposición de utilizarlo para el bienestar en la vida espiritual. De  esta manera, Dios bendijo a los patriarcas y los patriarcas bendecían a sus hijos. La bendición es  una práctica corriente en la Iglesia. Era Jesús el que ponía sus manos sobre las cabezas de los niños y también bendijo objetos, como el pan antes de la multiplicación, así como el pan y el vino en la última cena, y también en el episodio de Emaús (Luc. 24, 30), como ya sabemos.       

Bikini, trikini y burkini
Jose Maria Barrionuevo Gil. 27.08.16 Ampliar
En nuestros años mozos, allá por los sesenta, nuestro suelo patrio se sorprendió ante la llegada de los bikinis. A tanto llegó el descoloque moralista, que con humor un sacerdote, amigo nuestro, nos dijo: “Como esto siga así las playas se verán invadidas por pares de chapas de cervezas y tiritas de esparadrapo”. Nos hizo mucha gracia el golpe de nuestro amigo, pero como el mundo es redondo y da muchas vueltas, la fuerza profética de aquel comentario se ha devaluado y difuminado con el correr del tiempo, que va que se las pela. En nuestros días, el pensamiento ético único, aparentemente, se resquebraja, porque el bikini se ve rodeado de unos compañeros muy variopintos. No sólo tiene que convivir con el bañador de casi siempre, sino que se las tiene que ver con otros competidores, que pueden dejarlo en ridículo o a los que no les importa hacer el ridículo a su lado.

Sin acritud
(Religión aparte XLI)

Jose Maria Barrionuevo Gil. 20.08.16 Ampliar
Qué a gustito nos quedamos, cuando en verano se nos va el terral y nos entra flojito el levante. La brisa nos hace recuperar hasta la fe en nosotros y nos hace descansar de tantas fidelidades que, muchas veces, concedemos a nuestros infieles padres de la patria y de la “matria”.
Llevábamos mucho tiempo sin escuchar las noticias, porque nos gusta ver el campo, el mar el cielo y las estrellas, que, aunque no nos concedieran nuestros fugaces deseos fugaces, al menos no nos daban la lata, no nos creaban un malestar crónico a base de tantas crónicas y tantas noticias, aunque vinieran edulcoradas, porque nos trataban como si fuéramos todos del partido único.
Si se tratara solo de volver, pues aquí estamos, aunque no vayamos a la feria ni a la romería, si es que las hay, ni a los juegos olímpicos, aunque los haya. Nos hallamos de vuelta y resulta que no nos hallamos, no nos encontramos a nosotros mismos por ningún lado. O mejor dicho, nos encontramos que por todos lados nos las vuelven a dar.

Lavadero nacional
Jose Maria Barrionuevo Gil. 14.08.16 Ampliar
Sin doblar la esquina que da a la la calle o a la avenida de la Historia, nos puede dar la impresión de que en España hay demasiada blancura. Sin embargo no vamos a hablar del dinero que se blanquea ni de la venta (parece que España está en venta y vendida) de nuestra ciudadanía (marca España) a cambio de la compra de un piso o una casa de alto standing para blanquear el suelo patrio. El lavadero nacional no está abierto a la blancura y mucho menos a la transparencia. Tenemos un lavadero en el que lo que menos importa es el lavado y la limpieza. Mientras se tiene suerte de que se laven algunas cosas, se habla y se habla y no se deja de hablar para no dejar hablar.
Lo importante de nuestro lavadero nacional no es la limpieza de todo. Tampoco resulta interesante si el lavadero está solo o si no hay compañeros de lavadero con que darle a la sinhueso. Estamos dichosos, si nos podemos dedicar a charlar, mientras hacemos la colada. Tampoco se trata  de aclarar la ropa, porque después nos la llevamos en el canasto para la casa y ya la tenderemos. “Los trapos sucios se lavan en casa”. La limpieza y transparencia es para la suciedad de los otros.

Populismo y popularismo
Jose Maria Barrionuevo Gil. 07.08.16 Ampliar
De entrada nos llaman la atención muchas cuestiones que parecen pertenecer sólo a la lengua, al idioma. La lengua suele ser una cultura en sí misma y, cuando se constituye durante el largo tiempo que necesita, no sólo llega a distinguir unas cosas de otras, sino que también se presta, por el poder social al que sirve, a hacer discriminaciones sociales nada inocentes ni gratuitas. Hasta nuestros días llegan los varetazos de una doble vara de medir, como se ve en la asimetría de trato hacia hombres y mujeres, en la que la mujer sale siempre malparada. La lengua es una puerta que se abre y se cierra sobre unos goznes duraderos. Además está en manos de unos centinelas que exigen el santo y seña a toda novedad que se presente. El pueblo romano, que construyó un gran Imperio, dejó esparcida su influencia lingüística por todos los pueblos más o menos ribereños del “Mare Nostrum”. Así nosotros, sin muchas molestias podíamos hablar de los romanos, germanos, hispanos, rumanos, cristianos, paganos (aldeanos), mahometanos... Sin embargo, este trato lingúístico equivalente, a la vez que cercano, nos facilitaba una cierta armonía en nuestras relaciones vecinales. Había una posibilidad de respeto y de acuerdo. Nadie ofendía ni se tenía que sentir ofendido. Posteriormente, con las filosofías, religiones y ciencias hay un prurito intelectual que tiende a delimitar y acotar  los distintos saberes. Así podemos ver, según nuestro criterio, que a partir de la toma de conciencia de nuestros supuestos principios, filosóficos fundamentalmente, se denomina a una doctrina con una palabra que termina en “-ismo” y a sus seguidores, con “-istas”. 

Política de verano
Jose Maria Barrionuevo Gil. 30.07.16 Ampliar
“¿Adónde vamos a llegar con tanto Pokémon Go?”
Esta es la pregunta que muchos nos hacemos. La familia de los Pokémon Go de la Política de verano es difícil de localizar. El verano nos puede sorprender con  una ciudadanía que  emigra de las ciudades y que las deja desiertas. Las concentraciones de jugadores políticos no van a ser tan numerosas como se esperaban. Pueden, eso sí, acudir algunos antiguos jugadores para ayudar  a cómo conseguir el Pokémon de Investidura. Los jugadores pueden hacer muchos desplazamientos circulares, andándose con rodeos, para encontrar a este Pokémon de Investidura, pero lo mismo no se consigue salir del sitio. Sin embargo, es el mismo Nick Johnson, que es el primer jugador en completar  “Pokémon Go”, quien nos recomienda avanzar en línea recta. También “es primordial interactuar con otros jugadores, porque es un juego muy social”, nos dice.

¿Son  las  leyes  deshonestas?
Jose Maria Barrionuevo Gil. 24.07.16 Ampliar
Cuando hablamos con los vecinos, personal que va y viene por las calles, siempre nos asaltan muchos temas y con ellos acuden a nuestras conversaciones muchas dudas. Todas las personas sabemos que las leyes las suelen hacer unos seres humanos, que saben un rato, pero dudamos que esa sabiduría no esté un poco o un mucho contagiada de picardía, también humana.
En estos días, también de dimes y diretes, y, ¡cómo no!, de “si te vi no me acuerdo” y “si te dije aquello, no te lo tomes a mal”, porque “la pérfida hemeroteca no tiene que meterse en nuestros asuntos”, nos despertamos todos los días con noticias que no nos dejan tranquilos para todo el día.
Así, a bote pronto (y a voto pronto, parece), los enemigos irreconciliables se reparten unas recién estrenadas y maldita simpatías y ya son además de demócratas de toda la vida hasta amigos del alma y del cuerpo (a pesar del cuerpo que se les pueda quedar a los sufridos y creídos votantes).

Pero el tiempo no es justo
Jose Maria Barrionuevo Gil. 17.07.16 Ampliar
Ahora que el templado tiempo nos pone a hervir las neuronas, también se escucha, de vez en cuando, que “el tiempo pone a cada uno en su lugar”. El tiempo, que no cesa en su acostumbrado dinamismo, no para de traernos día  a día, esa acostumbrada esperanza de que el tiempo se encarga de hacer justicia. La dificultad para poder creernos que la justicia está en manos del tiempo, nos viene constantemente, por lo que vemos, de la lentitud de la justicia y del archivo de causas, que pasan “a dormir el sueño de los justos”, y precisamente estando sedientas de justicia.
Nos suele pasar también que amigos, que conservan además de esperanza una fe ciega en la justicia, nos la defienden diciendo que “es imposible que con todas las tropelías, sobre todo, políticas, amén de económicas, que están saliendo, es imposible que no les llegue el correspondiente castigo” de la justicia, de esa señora vendada, que no vendida, y con espada y que tiene su flamante balanza siempre dispuesta para pasar revista.

No es injusta la vida
Jose Maria Barrionuevo Gil. 09.07.16 Ampliar
Más o menos, todos los días nos levantamos, si podemos. Si algún malestar nos lo impide, nos conformamos, en principio, con lo que nos pasa, porque lo que nos pasa también pasa. Sin embargo, todos los días, o casi todos, podemos escuchar que la vida es injusta.
No sabemos que nos respondería la vida en cada momento, cuando a cada momento podemos ver, e incluso experimentar en carnes propias, que una herida cicatriza, que un dolor se aleja, que una fiebre suele remitir...También somos conscientes de casos más graves que nos rebajan el buen hacer de la vida y el optimismo que le profesamos.
Por todos sitios nos han contado con amigos que han tenido mala suerte y hemos podido seguir oyendo el mantra  de siempre: “la vida es injusta”. Hace más de veinticinco años, una chica, ante el panorama que ella presenciaba con sus ocho añitos, nos decía que “la vida es injusta”. No tuvimos más remedio que decirle que la vida no es ni justa ni injusta, que la vida es solo vida y que se recibe y se da y se cambia y se pierde, pero que no es injusta.

Dignidad del miedo
Jose Maria Barrionuevo Gil. 02.07.16 Ampliar
Hace unos cuantos añitos (y muchos más) Francisco de Quevedo nos decía a todos, supongo que a los españolitos de a pie del siglo XXI también: “No he de callar por más que con el dedo, / ya tocando la boca o ya la frente, / silencio avises o amenaces miedo”. Y es que el miedo se ha repartido “democráticamente” por todos los espacios y tiempos: también en este recién estrenado siglo XXI y en esta España contemporánea. Mucho, mucho, mucho miedo.
¿Qué es lo que nos pasa? ¿Qué es lo que nos está pasando? Todos hemos estado muy atentos a infinidad de propuestas políticas, pero, sobre todo,  muy expuestos a la intemperie de los puntos en las íes de las demagogias. Todos los partidos, sin excepción, han sacado, con la dignidad que les caracteriza, del almario y del armario el espíritu sublime y el arma arrojadiza del miedo. El miedo que se estaba repartiendo con parsimonia, pero con cierta equidad desde los distintos pesebres de la política, se ha desbordado y se ha convertido también en la sopa boba del electorado. Unos han contagiado el miedo a seguir como estábamos, otros han inculcado el miedo al cambio. El miedo ha sido la moneda de cambio en esta almoneda política en que se ha convertido nuestra infeliz y triste y antigua España. Las penas no vienen solas y por eso nos devuelven a casa a los chicos de “la roja”. Es que “como en casa de uno, en ningún sitio”. Aunque sea triste la casa.

“España, nada es fácil”
Jose Maria Barrionuevo Gil. 22.06.16 Ampliar
No es que España nos resulte difícil; es que nuestra querida España nos “quiere mucho, igualito que la trucha al trucho”. Hay muchos amores: amores de toda la vida, amores para siempre, amores de siempre, amores que pasan, amores que no llegan. Sin embargo estamos avisados por las redes sociales, que nos han prevenido ante cualquier amorío. Nos hemos informado unos a otros, nos hemos dicho horizontalmente que “si un amor te aprieta, no es de tu talla”. Y es que entre cuestiones de amores y emociones somos nosotros los que también tenemos que dar la talla.
“Luis (perdón), España, sé fuerte. Mañana te llamo. Un abrazo”. España, sin mamandurrias, ha entrado de lleno el verano. No te ahogues en un vaso de agua; tampoco te sofoques. Aunque te pese el calor, procura que no se te derrita la memoria ni se te achicharre el alma. Ahora llega la hora de la verdad, vete preparando, que la calle es tuya. Sal a la calle, que dicen que hay libertad.

Una de miedo
Jose Maria Barrionuevo Gil. 19.06.16 Ampliar
Triste siglo XXI, tan joven y tan desalmado. Desde hace años hemos escuchado que el siglo XXI “sería lírico o no sería”, “sería feminista o no sería” y otras muchas más esperanzas por el estilo.
Triste siglo XXI, que nos trae a maltraer y no por las calles de la alegría ni por los caminos de la paz. Cuando alguien está furioso y se carga a la diputada inglesa  Jo Cox nos tenemos que preguntar de dónde viene esa furia. Nos da miedo hasta dónde se puede llegar  con este arracimado mundo de las informaciones. Una amiga nos decía los otros días que se trataba de un loco. Pero nos convendría escarbar, remover la tierras y no para enterrar a alguien, sino para ver dónde están las raíces del odio. No se trata de un loco, no se trata de un rabioso; se trata, más bien, de una locura y una rabia que va contagiando a todos los que se están quedando sin defensas sociales; se trata de una inmunodeficiancia personal y social. Estamos todos expuestos, estamos todos inmunodeficientes ante tamaña loca sociedad.
Si se siembra odio y además se cultiva, nunca nos podremos sentar a la sombra del árbol de la paz. Se está hablando constantemente de los problemas que tenemos en el mundo, pero no vamos a las raíces. No somos radicales en analizar por qué llueve ahora de esa manera, sino que nos quejamos de cómo llueve ahora. Y cada uno se guarece como puede, esperando que pase el chaparrón, pero se refugia según su costumbre y sin pensar que una tromba de agua no esperada se lleve también el refugio para adelante.


Nuestro pequeño siglo XXI
Jose Maria Barrionuevo Gil. 29.05.16 Ampliar
Desde chiquititos hemos podido ver cómo los marengos, y también las mujeres, sentados en la arena remendaban las redes para poder seguir trabajando en sus labores de pesca. “Poco a poco hila la vieja el copo” es un refrán  que ya aparece en el Libro de refranes y sentencias de mosén Pedro Vallés, Zaragoza, 1549 y que ha quedado para la posteridad. Sin embargo pensamos que esa posteridad, que también somos nosotros, parece ser que no nos incumbe ahora a nosotros, pobres terrícolas de este pequeño siglo XXI. Nosotros, con nuestras prisas, nos hemos desligado de cualquier connotación que nos invite a la paciencia. Nosotros nos hemos enganchado al carro vertiginoso del ajetreo, que nos hace vivir acelerados constantemente.  Como si nuestra maquinaria   humana, y deshumanizada a la vez, no se afectara de tantos acelerones como nos permitimos.

Bancadas del Congreso Cívico
Jose Maria Barrionuevo Gil. 21.05.16 Ampliar
A estas alturas de nuestra historia personal y social, todos hemos estudiado Lengua Española. La Lengua tiene una doble cara como el dios Jano, igual que una puerta (“janua” en latín). La Lengua tiene una cara que mira para poder abrir la mente y otra para cerrarla, o abrirla con respeto a la historia. También la Lengua tiene una doble manifestación: como ciencia y como  arte. Como ciencia, la Lengua tiene una cara que mira para atrás, apoyándose en los goznes seguros de la tradición para poder tener seguridades, sobre las que seguir construyendo el edificio lingüístico de una comunidad. Como arte, la Lengua tiene una cara que mira adelante, orientada a las nuevas luces y a todos sus destellos. La Lengua, como arte, no es lógica y por eso es poética (creadora). La Lengua, como ciencia, es lógica y de ahí su dimensión gramatical. Por eso  Noam Chomsky, lingüista, filósofo, anarquista y activista estadounidense, ha podido desarrollar su Gramática Generativa, porque la Gramática funciona con parámetros maniqueos que pueden ser desarrollados virtualmente con los utensilios digitales.

Podemos con IU
Jose Maria Barrionuevo Gil. 14.05.16 Ampliar
“Y así pasan los días...” y también las noches de desvelos; días y noches de desvelos. Es muy duro el camino y también la carretera, para andar diciendo que “el que espera desespera”. La esperanza es lo único que se pierde, incluso de vista. Sin embargo, a mitad del camino y del río, ni nos cansa la marcha ni nos ahoga el agua. Por eso siempre “la esperanza está cerca, aunque esté lejos la playa”.
Sembramos granos de esperanza y trabajamos para que germinen, sin hacerle caso a las manipulaciones genéticas y políticas y mediáticas que empobrecen la diversidad, como si todas las flores tuvieran que ser iguales y del mismo color en este mundo globalizado y, a la vez, manufacturado y “monofacturado”. ¡Qué dolor para la vista tanta uniformidad!

Recortad ya, benditos, recortad
Jose Maria Barrionuevo Gil. 07.05.16 Ampliar
Todas las personas sabemos que el arte de cortar viene de antiguo. Así se ha hablado con gracia de cortar un traje o de cortar por lo sano. Las tijeras, que entre otras cosas nos enseñan desde siempre  y nos dan ejemplo en el arte de colaborar y de tirar por la calle de en medio (y de forma muy virtuosa), ya están preparando y afilando sus fauces para entrar a saco por los inútiles despilfarros de las campañas electorales. Ya estamos casi en campaña. El terreno se nos presenta abierto, sin más limites que el cielo que obliga a contar con las verdades de cada uno, con las promesas de todos y con la vesania de aquellos que tienen más que perder que nadie. Recortad ya, benditos, recortad. No os distraigáis lo más mínimo y hacedlo pronto, porque vuestros ilustres dedos os pueden crecer como las narices y quedarse heridos por algún que otro tijeretazo. Las tijeras son dóciles, pero las manos recortadoras pueden ser indisciplinadas y llevaros por la peor senda de “cortar el trigo y la cizaña”. Recortad ya, benditos, recortad. Se acabaron las subvenciones a los mítines, a los viajes “de gorra” para los eventos electorales, al despilfarro de carteles, al hipercultivo de los “ego”, al  indiscriminado y generalizado fotoshop nacional, a la contaminación acústica causada por los estertores de los vacuos mantras que quieren alojarse en la oquedad de las cabezas inocentes, a la tediosa vibración de tanto himno partidista...

Día del Libro en la estación de Salinas
Jose Maria Barrionuevo Gil. 27.04.16 
El próximo domingo, día 1 de mayo,  Día del Trabajo, también celebraremos el Día del Libro. El Ateneo Libertario “Luz y Armonía” de Antequera vuelve a abrirnos sus puertas a la cultura y al libro y lo hará con la presentación de la obra: “T...A tiempo abierto”.
La presentación estará a cargo de José Mª Barrionuevo Gil, que nos hablará de Lengua y Poesía, explicará cómo está concebido el poemario y nos ofrecerá la lectura de algunos poemas. Como es costumbre, el Ateneo nos brinda, una vez más, un foro de comunicación abierto y alternativo. En este caso, se nos permitirá participar también en una lectura colectiva y coral de algunos poemas.
Para ello, a los asistentes se les obsequiará con el poemario presentado.  La entrada, como siempre, es libre hasta completar aforo; sin embargo, el Ateneo aconseja hacer la reserva en el Email ateneoluzyarmonia@outlook.com                                 
Organiza el  ATENEO “LUZ Y ARMONÍA”  de la comarca de Antequera.
 Casa de Usos Múltiples de la Estación de Salinas,  DÍA  1  DE  MAYO a las 17:30


Presentación del libro de poemas  'T... A tiempo abierto' de José María Barrionuevo
Ver vídeo
Federico Ortega. 24.04.16 
El miércoles 20 de abril de 2016 José María Barrionuevo Gil presentó en el Museum Jorge Rando de Málaga su libro de poemas  'T... A tiempo abierto'. Asistimos a la presentación numerosos amigos y amigas que pasamos una tarde muy agradable por la manera tan didáctica que José María dio a la lectura de algunos de sus poemas.. La introducción a la presentación de  'T... A tiempo abierto' fue llevada a cabo por Francisco Botín y Salvador González, ambos en el vídeo que le ofrecemos.
José María Barrionuevo Gil es un Maestro de Primaria jubilado, algo ácrata, miembro del colectivo de renovación pedagógica MCEP (Movimiento Cooperativo de la Escuela Popular) gran escritor y columnista asiduo de los periódicos digitales Alhaurin.com y Malaka.es.


    Más antiguas

Esta carpeta ha recibido en total 276.074 visitas.
  Canal Youtube. Alhaurin.com    Pinturas Cueto  Maderas Marbella  Compañía General de Canteras  Venta La Porrita   Clínica Sonridental Alhaurín  Alhaurin.com. Periódico Independiente  Alhaurin.com. Periódico Independiente  Alhaurin.com. Periódico Independiente  Malaka.es  Guadalhorce.net  Cuentos Globales  Andalucia.Press    Periodistas en español  Reporteros sin fronteras  Restaurante Cienfuegos  Cuentos Globales  Colegio El Pinar. Alhaurin de la Torre  Instalaciones fontalva. Fontanero  Torrijos 1831    Estación de servicio Las Américas  Simply Style  Policlinica Lacibis Martinez/  Restaurante Cienfuegos  Cuentos Globales  Instalaciones fontalva. Fontanero  Centro de Gestion Guadalhorce  Jamones de Juviles  Torrijos 1831  Autos Parque Feria  Naranjas de Málaga  Talleres colorado  Restaurante Cienfuegos  El Anunciador.net  Mancebo Asesores  Óptica Los Tilos  Museo de Malaga  Museo Picasso Malaga  Museo Carmen Thyssen Malaga  Museo Rando  Museo Revello de Toro  Museo ruso de Malaga  Museo Pompidou Malaga 
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998