Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca• usuarios en línea • Miércoles 19 de Junio de 2019
El Oráculo  
Farmacias de guardia de Málaga y provincia Anúnciese aquí  Alhaurin.com. Periódicco Independiente de Alhaurín de la Torre  Guadalhorce.net. Pueblos del Guadalhorce  Andalucia.Press  Clientes de Facebook en Alhaurin.com  Clientes de Facebook en Alhaurin.com  Bazar Las Americas  Autos Luber  Pinturas Cueto   Maderas Marbella   Clinica Sonridental Alhaurín  Mancebo Asesores  Colegio el Pinar  Restaurante Cienfuegos   Talleres Colorado   Policlínica Lacibis Marrtínez  Naranjas de Málaga   Pozos y Sondeos Tejada  Gasolinera las Americas  Financiera y Minera  Deportes Alhaurin de la Torre   El Anunciador   Restaurante Cienfuegos   Talleres Colorado   Residencias Moncasol  Colegio el Pinar  Policlínica Lacibis Marrtínez  Al-Andalus. El esplendor de Andalucia  ESP 2012    Autos Parque Feria  Instalaciones Fontalva  Centro Gestión Guuadalhorce  Hidrocarburos Alhaurín  Casa rural.Huerta Los Álamos  Venta la Porrita  Clinica Dental Muñoz  Pozos y sondeos Tejada  Asociación Torrijos 1831  Jamones de Juviles.com   El tiempo  
Ver sorteo diario

Jose Maria Barrionuevo Gil

Artículos publicados en malaka.es
Salsa política
Jose Maria Barrionuevo Gil. 08.06.19 Ampliar
En principio podemos estar tranquilos, porque no vamos a hablar de sopa boba ni de, ¡por favor!, pesebres. Ya sabemos que hay guisos más escuálidos, más duros, más resecos, más acartonados, más reacios y que no pueden ser tragados. También sabemos que un adobado, un jugoso empanado, un aderezo a la romana, una guarnición (con perdón) ... pueden hacernos más agradable un yantar tan colectivo como se nos ofrece, cada dos por tres, en la vida política.
Las ofertas se nos cuelan por todos sitios ya en la campaña preelectoral, que a veces empiezan sin que se hayan apagados las ascuas de unas anteriores elecciones. Este año ha sido pródigo en atizar los fogones de todos los partidos. Se trataba de mantener el fuego tan divino, para que nadie tuviera que alzarse para robarlo a los cielos, en un asalto sin precedentes, y que los demás dijeran que se estaba jugando sucio. El problema lo hemos tenido en que “las prisas son malas consejeras” y en esta carrera electoral, los candidatos, además de tragar millas, han intentado hacernos tragar máximas, consignas, mantras... y hasta dicterios, en una frenética carrera que ha dejado en ridículo las vertiginosas carreras de los programas televisivos de masterchefs, de chefs y de minichefs.


Nuestras doloridas retinas
Jose Maria Barrionuevo Gil. 24.05.19 Ampliar
“¿Qué tienes en la mirada?” es una obra de Pedro Muñoz Seca, en la que nos monta una historia de hipnotizadores y de sus hipnotismos. Hoy día nos cuesta trabajo desembarazarnos de nuestras miradas, porque el mundo de la imagen visual nos trae de calle, y de casa y de bar y de todo cuanto se tercie, porque seguimos servilmente con un condicionamiento clásico que se nos retuerce ya en condicionamiento operante y estamos verdaderamente hipnotizados por un sinnúmero de pantallas y pantallazos. Es que las pantallas con su poderío nos pueden. Sin embargo podemos recuperarnos y ser conscientes de las imágenes que nos llegan y también poder buscar y desentrañar qué imágenes se nos sirven.
A duras penas y con cierto trabajo pudimos hacer un recorrido por algunos noticiarios el día Primero de Mayo, día del trabajo y de los trabajadores y de las trabajadoras. Para nosotros fue una sorpresa, verdaderamente sorprendente, tal como está el patio, que en TVE1 nos informaran, dentro de un orden, tan bien de la Jornada Sindical y sus manifestaciones. Observamos, con un poco de extrañeza, cómo se nos informaba de las distintas movidas sindicales del día. Pudimos ver que nos servían imágenes de las  manifestaciones legales y callejeras de diversos y distintos sindicatos, unos seis que tienen una representación relevante en nuestra piel de toro. También se nos informó de diversas manifestaciones obreras en varios países del mundo.


“El  manantial  de  la  doncella” (y 2)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 19.05.19 Ampliar
Como todos sabemos, un manantial es, en general, “una fuente natural de agua que brota de la tierra o entre las rocas”. De todos es conocido el tema, ya que nos atrae especialmente, pues en los manantiales el agua se nos ofrece naturalmente filtrada, sin más máquinas artificiales que se tengan que tomar las consabidas molestias. Siempre recordaremos aquel balde de zinc, lastrado en un lado del asa para que, al llegar al fondo del pozo, se volcara y recogiera con facilidad el agua que ya venía filtrada. ¡Cómo nos ayudaba la garrucha, aunque no nos cantara, para que no tuviéramos que subir el cubo a pulso!
 No se nos olvidará que, cuando apretaba el verano y el pozo que nos servía el agua venía a menos o a nada, íbamos a una finca vecina, que tenía una minilla, un poco larga, estrecha y bastante oscura, donde fluía el agua tan fresquita y transparente, que se daba con toda nuestra paciencia y nos dejaba beber, allí mismo, de aquel manantial. Luego volvíamos hartitos y satisfechos, con el cántaro y los botijos llenos, para nuestra casa.

“El  manantial  de  la  doncella”

Jose Maria Barrionuevo Gil. 11.05.19 Ampliar
Volviendo atrás podemos recordar que “volver atrás es bueno a veces”, como nos decía una canción de aquellos tiempos. Lo que pasa y nos pasa es que no siempre volvemos para remediar, para recoger los frutos de lo que sembramos, para vernos con los amigos de entonces, para engrasar nuevamente nuestras vidas de buenos afectos o para la ITV (Inspección Temporal de aquel Vecindario)...
Con el favor de una sesión de cineforum, hemos podido ver la película de Ingmar Bergman “El manantial de la doncella”, ya que se nos escapó, en aquel entonces, porque estábamos en la mili. Sabemos del imaginario y tribulaciones del autor y director de esta genial película, que obtuvo el Oscar a la mejor película extranjera. No nos esperábamos menos, porque hay visiones que hacen un verdadero travelling histórico, que se nos sirve en la bandeja de cualquier tiempo, para poder aprender  de aquello que nuestra falta de asistencia dejó atrás y sin poder contemplarlo en la vorágine de estos años, que nos hemos ido echando a las espaldas, quizá, sin más miramientos ni más contemplaciones.

Antología primaveral del 2019
Jose Maria Barrionuevo Gil. 04.05.19 Ampliar
“No la toques más que así es la rosa” nos decía, hace bastante tiempo, Juan Ramón Jiménez, sin saber lo que nos podría pasar cualquier día de estos. Porque estamos en primavera, porque ya hasta ha llovido fieramente, porque ya hasta ha salido el Sol sin despeinarse, porque ya todas las flores han tenido que aguantarse las ganas y que pasara a mejor vida este invierno tan loco que hemos tenido: en enero, tan “seco y 'helaero”, como siempre, y en febrero, “buscando la sombra” corriendo, y en marzo, terriblemente “ventoso”, y en abril, febrilmente “lluvioso”, que “hacen mayo florido y hermoso”...
Sin embargo, un amigo nuestro nos ha contado que, en un arriate de su casa, le ha florecido, premonitoriamente, el mismísimo sábado pasado, largo día de reflexión preelectoral, una hermosa rosa roja, que al parecer estaba deseando levantar cabeza.

Diversidad y perversidad
Jose Maria Barrionuevo Gil. 26.04.19 Ampliar
Ahora, que nos estamos volviendo hacia la Naturaleza más por interés que por vocación, ya que perdimos el norte y olvidamos lo que debíamos tener más cerca y más en cuenta, volvemos a sufrir en nuestras carnes y hasta en nuetra inteligencia los desmanes de los debates.
La Naturaleza marca la diferencia y nos marca las diferencias, pero, una vez más, las élites nos las corrigen estableciendo y estabulando las desigualdades. La libertad de los liberales no es la libertad de todos los demás, sino una libertad-traje hecha a medida de unos pocos. A los demás se los puede comer el frío por los cuatro costados. En nuestros años jóvenes, nos contó un amigo, que en los países del Este de Europa, unos turistas españoles, compañeros de viaje, se pusieron a despotricar de los países “socialistas”, con razones pero con ciertos modales, y nuestro amigo les tuvo que decir si habían pensado que Marruecos era un país capitalista. Y de la India ni hablamos.

No somos esclavos de nuestros genes (y 3)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 20.04.19 Ampliar
Más de una vez nos han sorprendido las noticias con la gestión que estamos haciendo de este terruño tan redondo (que les ha salido a algunos), pero que a la inmensa mayoría nos toca darnos de bruces con las aristas. Siempre se ha dicho que la gente a la que le falta flexibilidad tiene una mente cuadriculada. Esta dotación de rigidez, de ver los hechos sin profundidad, en una superficie plana, sin profundidad alguna, puede estar predispuesta por los genes, que en muchos casos detentan un poder nada despreciable. Sin embargo, como ya hemos podido comprobar, la genética no siempre nos induce con un determinismo insoslayable.
Ahora bien, cuando el ambiente, sobre todo educativo y especialmente el familiar, puede ayudar a que todo el mundo pueda comportarse debidamente y en conciencia, a pesar de las circunstancias sobrevenidas, no se da por mal trabajo el poder abrir las mentes y ensanchar la mirada, sin prejuicios ni intereses inconfesables. Sin embargo, ya nos lo advertía Berganza en El coloquio de los perros, de parte de don Miguel de Cervantes: “Hacer y decir mal lo heredamos de nuestros primeros padres y lo mamamos en la leche”. De todos es sabido el dicho tan popular de “la mala leche”, que nos hace considerar que ese “don” es precisamente adquirido en el ambiente y no otorgado por la genética.

No somos esclavos de nuestros genes (2)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 13.04.19 Ampliar
Ya sabemos que no todos nuestros genes gozan de la misma facilidad de ser reconducidos y mostrar su mejor aspecto, o sea, su aspecto humano. Sin embargo, ya nos avisó Steven Pinker, psicólogo experimental, científico cognitivo y lingüista, afirmándonos que estamos programados para mejorar nuestros genes. Sin embargo, a pesar de haberse casado tres veces, no ha tenido hijos para poderle facilitar una dinámica genética a su descendencia. Parece ser que ha dicho que “si a mis genes no  les gusta, que se tiren de un puente”. La genética no es tan maleable como nos gustaría, pues a veces se pone tozuda.
La epigenética se define como el estudio de los mecanismos que regulan la expresión de los genes que establecen una relación entre las influencias genéticas y las ambientales, relación que termina configurando un fenotipo. Pero ya sabemos también que no tenemos todas  esas influencias a nuestra disposición.

No somos esclavos de nuestros genes(1)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 06.04.19 Ampliar
Hace más de un mes pudimos asistir a una conferencia de María del Carmen Álvarez Herrero, profesora de la UMA, que nos habló sobre un tema que ya, desde hace tiempo, nos viene ocupando a todos por distintos motivos. Desde que Mendel se metió a estudiar unos guisantes, siempre nos ha inquietado el tema de la herencia genética, que no tiene muchos problemas legales, como otras herencias, pero sí nos puede tocar y comprometer en lo personal y en lo social.
”Desde el descubrimiento del ADN, como la molécula de la vida, se ha dado un gran protagonismo a los genes en detrimento del ambiente, argumento perfecto para sentirnos víctimas de la herencia que nos han legado nuestros antepasados... Sin embargo la moderna ciencia de la Epigenética nos dice que los ''interruptores'' que encienden y apagan los genes son estímulos procedentes de nuestro entorno externo (alimentos, hábitos de vida...) e interno (emociones, actitudes, creencias...). Estos estímulos pueden producir cambios funcionales en los 'genes diana' y por ello podemos aprender a activar 'genes positivos' y a desactivar 'los negativos'. Así se abren muchísimas posibilidades para mejorar nuestra salud y expandir el potencial humano. La ciencia está confirmando lo que la intuición milenaria de muchas culturas, desde hace tiempo, nos han ido legando sobre la relación entre la calidad de nuestras actitudes, pensamientos y emociones con la salud y el bienestar...

Mil gracias y perdones
Jose Maria Barrionuevo Gil. 31.03.19 Ampliar
Ahora, precisamente, que estamos con las neuronas alteradas, porque no nos encontramos a gusto, porque el estado del bienestar se nos ha ausentado y nos ha dejado huérfanos, porque la inquietud nos mina el alma, porque tenemos miedos, porque tememos qué nos pueda deparar el futuro y qué podemos hacer con nuestro futuro próximo, suponiendo que tengamos futuro, nos viene López Obrador y nos solicita que pidamos perdón.
Ahora, que nos ha pillado con la boca caliente y se nos han calentado las rotativas y los medios nos están toreando a todos, porque hay algunos que ya hasta embisten, se nos dice que hagamos algo más doméstico como puede ser el pedir perdón. Las gracias y los perdones han sido y son nuestras señas de identidad, son artilugios de nuestro constante andar por casa y fuera de ella. Precisamente porque nos gusta agradar y no darle mayor importancia a los fallos propios y ajenos, podríamos contar cuántas veces al día damos las gracias y hasta pedimos perdón, e incluso decimos: “no es nada”.


Sensibilidades municipales
Jose Maria Barrionuevo Gil. 17.03.19 Ampliar
Como a todo el mundo le gusta moverse, unos amigos se han desplazado con el IMSERSO y han hecho un viajito de pocos, pero fundamentales días, ya que les ha cogido de lleno la huelga general del 8 de marzo, bajo la responsabilidad de muchas mujeres.
Al día siguiente de su llegada al pueblo, por la mañana ya les llamó la atención, cerca del puerto, una pegada de carteles convocando para la concentración del día 8 de marzo, ante el Ayuntamiento de Vinaroz, en la plaza Parroquial. Siguiendo su paseo se volvieron a cruzar con algún que otro cartel espontáneo que recordaba la misma convocatoria.
El día siete de marzo, pudieron observar que ante el Ayuntamiento se estaba proyectando un informativo sobre la dolorosa historia de las mujeres maltratadas, con el subtítulo de “Podría ser yo”. También esa misma tarde, en una gran explanada, junto al mar se encontraron una enormidad de bragas blancas, que suponemos que habían sido expuestas en la vía pública para aquellos hombres a los que solo les gusta ver bragas,  a pesar de que en la vida social hay otras ofertas culturales y sociales. Claro que también podemos pensar que a muchos hombres les gusta ver las bragas quitadas y por eso allí tenían de sobra, porque había más que para una cada día del año.

¡Mujer tenías que ser!
Jose Maria Barrionuevo Gil. 02.03.19 Ampliar
Gracias, mujer, por todos estos años que te dignaste compartir con nosotros. No te habíamos conocido antes, porque nos separaban los años y los kilómetros. Sin embargo, cuando supimos de tu vuelta, nunca nos hubiéramos imaginado qué clase de persona eras. Nos hablaban de ti y de tu niña, pero sin ningún énfasis. Sucedió que decidiste volver de Barcelona, donde habías pasado casi todos los años de tu vida. Te encontraste con un pueblo crecido y muy distinto, pero apenas conocías a nadie. Con ochenta años a las espaldas ya había que buscar con mucho detenimiento las amistades y familiares de tus años jóvenes. Era como empezar de nuevo, rastreando por aquí y por allí y construyendo un nuevo círculo de amistades, porque eso sí, tu corazón era demasiado grande.
Nos revelaste que los años más felices de tu vida fueron los años de la nefasta guerra civil, porque huisteis a los montes de Málaga y allí tus jóvenes años conocieron la libertad de la naturaleza, mientras los demás se mataban unos a otros en los frentes y fuera de los frentes. Por suerte, no os jugasteis la libertad en la huida de la traicionada y masacrada “Desbandá”. La ciudad se había vuelto ingrata en manos de los vengativos represores, que no perdonaron a la “Ciudad del Paraíso”. Sin embargo, al volver al pueblo, la sangre de todos había agriado el carácter de todos.
Antes de irte a la aventura catalana, hiciste de todo, hasta trabajaste en una fábriquita de fideos en los años duros de la postguerra. En esos años, te nacieron tus dos hijos, el niño y la niña, que se te fueron en brazos de la parca antes de cumplir los cinco años. La muerte había cogido vicio y te quedaste sola, con un marido que no te merecía. Pero la tradición te hizo seguir sus pasos, a pesar de que él no acompañaba los tuyos. A todos sitios que ibas eras una mujer de bandera, como sabemos, también, por todas tus fotos, pero no reconocida ni admirada en tu desangelado hogar.

La pícara Justina
Jose Maria Barrionuevo Gil. 24.02.19 Ampliar
No debe ser muy ancestral nuestra patria, porque aquí ha venido, ha pasado y se ha ido tanta gente que parece que solo quedan los incondicionales o los que, por lo que fuera, no les iba mucho la marcha. Desde siempre, en el fondo, parece ser que el sentimiento patrio que ha hecho  permanecer por estos lares al personal ha sido una consigna de tranquilidad, como fue aquella de "España, sin ir más lejos", por no abandonar, entre otras cosas, supuestamente, nuestro espacio o zona de confort. Por aquí nos hemos acostumbrado, y ya va para largo, a tomarnos distancia para no tener muchos problemas, sobre todo con la justicia, porque cuando la justicia se pone de pie con sus aperos, es de temer. Es ya un emblema patrio aquel dicho de que "el que hace la ley, hace la trampa". “Aprovechó mucho en la facultad de leyes, y decía algunas veces que los libros de leyes le parecían un hermoso vestido de oro, triunfante y maravillosamente precioso, que estuviera bordado de mierda...porquería y ruindad” (François Rabelais, Gargantúa y Pantagruel).

¿A qué volver?
Jose Maria Barrionuevo Gil. 03.02.19 Ampliar
Nos da la impresión de que ya todo el mundo está de vuelta. Al parecer, ya casi nadie soporta una carga tan pesada o una empresa  tan difícil como la del futuro. Para nosotros la política ha dado las espaldas a aquellos mantras que nos hablaban de “la lista más votada” o del “tripartito”. La historia próxima se teje de olvidos y se les antoja de antifuturo, precisamente ahora que tocaba reflexionar y no solo cambiar.
Ahora que todo está consumado para una temporada, porque nos hemos hartado de consumir mantras que no argumentos, escenas desolada y desérticamente campestres que no ecológicas, con su ideología de género tan subliminal que había que analizar si entre los caballos había alguna yegua, y que el juego ha terminado y cada uno a su casa antes de que le pongan puertas al campo.
Ahora, o dentro de poco, nos podemos dar cuenta de que cambiar por cambiar era solo cambiar de sentido y no de dirección. La buena dirección no nos parece que sea el sentido contrario. Volver a las andadas que no por andar, a los privilegios que no a las leyes comunes, a las desigualdades que no a las diferencias, a las etiquetas que no a los contenidos... no es cambiar, es imitar casi mecánicamente lo que nos pasaba o lo que nos están preparando que nos tiene que pasar.

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la  paz. (año 2019)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 26.01.19 Ampliar
Querido Día 30 de enero del 2019: Esperamos que al recibo de esta te encuentres bien, o sea, como nuevo. Nosotros seguimos por aquí con muchas dificultades y sin querer dar crédito al asunto del correr del tiempo, que siempre nos coge la delantera. Como este año sabemos que llegarás a tu debido tiempo, queremos no pasar por impuntuales; sin embargo queremos puntualizarte algunas cosas. Sabemos que eres diligente y siempre nos llevas un poco a rastras. Sabemos que lo tuyo no es la violencia, pero nos sentimos violentados por la violencia que algunos se toman incluso, sobre todo, con quienes comparten su vida, arrebatándoles un trozo, nada despreciable, que les pertenecía.
Un amigo nuestro, maestro de Segundo de Primaria nos contó que en su clase, en 1984, haciendo textos libres con sus chicos y chicas, se ponían a corregir colectivamente los textos de creación literaria (ya que así suena muy bien) de sus compañeras y compañeros. Un día, para que sonara mejor, como siempre, se pusieron a corregir un texto que entrañaba cierta dificultad. Como el maestro no quería solucionarles el problema, hicieron foro. La parte del texto, que necesitaban corregir, venía a decir más o menos así: “El lobito era muy bueno y volcaba los cacharros de beber”. Ante esta frase, que no estaba bien construida del todo, se pusieron todos a pensar la manera de arreglarla. Para ello, nuestro amigo propuso que los niños y niñas (34 en total) pensaran frases que tuvieran la misma estructura, es decir, dos oraciones unidas con la conjunción copulativa “y”.

Sartas y ráfagas
Jose Maria Barrionuevo Gil. 19.01.19 Ampliar
Cuando estábamos en la mili se aprendían cosas que se les habían pasado a la escuela o que la escuela no había podido atender, a pesar de ser nacional con ínfulas de nacionalismo. Eran años grises por el color de la ropa de los policías y años caquis por el color de los uniformes de la mili y de la milicia. En la mili nos enseñaban a escaquearnos, a camuflarnos, aunque en los desfiles los soldados altos iban en los primeros puestos, siendo los bajitos, los que mejor se podrían escaquear, los que quedaban condenados a ser la cola de la serpiente, eso sí, caqui.
En un receso de las clases teóricas, un compañero nos comento: - “Fíate, vieho”, hay que tener mala leche para inventar un fusil que, además de tener varias opciones: seguro, tiro a tiro y ráfaga, se carga solo después del primer disparo, porque aprovecha el retroceso y se carga de nuevo alimentándose del cargador

Autarquía  permanente  revisable
Jose Maria Barrionuevo Gil. 12.01.19 Ampliar
Hace ya más de cinco años, pudimos leer un artículo sobre el tema de la clase de religión en la escuela. El cardenal Rouco pedía a padres y madres que solicitaran todos los años su preferencia por la Enseñanza Religiosa. El artículo terminaba de la siguiente guisa:  “Cada año es cada año, pero siempre será nuestro mérito reconocernos a pesar de los cambios y no por la foto fija a que nos quieren someter con la muy discutida nueva Ley de Educación, LOMCE, que parece una réplica del antiguo Santiago y cierra España”.
Podemos pensar que el apostol Santiago no vino a España, porque no le dio tiempo a salir de Palestina. Además casi todos los sacerdotes saben de sobra las razones históricas que se aducen para tal afirmación. Sin embargo, eso no quita, si en algún momento los discípulos del Apóstol en su huída trasladaron su cuerpo lo más lejos posible de los territorios, donde la nueva religión era perseguida. Así, no es de extrañar que vinieran hasta un lugar cercano, precisamente, a Finisterre.

Ni  alopatía  ni homeopatía, sino todo lo contrario
Jose Maria Barrionuevo Gil. 05.01.19 Ampliar
A veces nos suceden cosas y cositas que nos llegan sin avisar. Se trata de derivas de encuentros, de conversaciones, de eventos y hasta de los cuatro vientos. Ahora que se ha emprendido una campaña casi institucional contra la homeopatía, se nos ha venido, de golpe, a la mente la temática de una mesa redonda de sindicatos sobre “Enfermedades profesionales de los maestros y profesores” que tuvo lugar en Málaga, hace la friolera, más o menos, de veinticinco años. Fue entonces, cuando pudimos escuchar el parecer más o menos de “la voz de su amo”, ya que parecía de sumo interés aclarar términos y respaldar o avalar alguna que otra justificación, ya que el ejercicio de la enseñanza dejaba en el banquillo de los lesionados a un buen número de profesionales. Era verdad que el alumnado ya no era el mismo de años anteriores y que sumaba una cierta peligrosidad y añadía riesgos para la salud de los enseñantes.

La pasión de Laura
Jose Maria Barrionuevo Gil. 29.12.18 Ampliar
Nos contaron, hace días, que Laura había venido del frío a un territorio más cálido y que su pasión era la enseñanza y su propósito, desarrollar la creatividad, o sea, abrir nuevos caminos, no volver por los siempre trillados, donde alguno que otro ya se había llevado el grano sin moler. También, el grano molido por otros a base de volver a darle a la muela de la repetición del conocimiento, ya que a muchos les encanta lo ya sabido. Memoria y creatividad son dos dimensiones humanas, sí, pero complementarias. La memoria mira hacia atrás y es capaz, con su rutina, de no hacernos aprender nada. La creatividad mira hacia delante y nos ha llevado y nos ha traído hasta aquí y nos puede seguir conduciendo los pies, aunque estén cansados.
La pasión de Laura era creadora y creativa, porque miraba hacia el futuro, que creía más que un dilatado territorio, dados sus solos veintiséis años. Sin embargo una pasión mal entendida se cruzó en su camino y le impidió seguir caminando. Una pasión inculta, con algo más que trazas de la peor historia de nuestros humanos, se cruzó con la suya en pleno siglo XXI, donde todavía resuenan los prejuicios que son capaces de enmudecer hasta a los villancicos.

NUEVAS CAMPANADAS (JINGLE BELLS)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 22.12.18 Ampliar

¡Oh!... ¡Qué calor, qué calor,
en todo el desierto,
si la arena silva y
quema nuestros cuerpos! (bis)

Ya vamos para el Norte,
para el Sur si es preciso,
porque ya en Oriente
no nos quedan amigos.
Estamos rodeados
de todos los olvidos;
si ya no os acordáis,
ahora os lo repito.


La naturaleza en otoño
Jose Maria Barrionuevo Gil. 15.12.18 Ampliar
En muchos foros hablamos de la Madre Naturaleza. Y son precisamente los “salvajes”, nuestros hermanos, los habitantes de las selvas, que nunca habían perdido el contacto con ella, los que de vez en cuando, ya que nosotros estamos muy distraídos en estos temas, quienes nos recuerdan con la parsimonia de su vida que “somos de la Naturaleza y no que la Naturaleza sea nuestra” propiedad. La Naturaleza, silenciosamente, igual que crecen los árboles, nos brinda muchas lecciones magistrales, porque también es maestra de la vida.
La Naturaleza en otoño se nos muestra con una exuberante lección de colores, antes de echarse a dormir. Nos propone una sinfonía de hojas secas que amarillean o enrojecen antes de dejarlas caer. Los colores del otoño salen a la luz en las ramas y luego se bajan de los árboles y alfombran la tierra con la misma alegría con que las tenían suspendidas en el aire. Es por la dejadez, por el aburrimiento y hasta por el frío por lo  que son tan descuidados.
Sin embargo, hay plantas que florecen en otoño y nos ofrecen una sinfonía de colores para recordarnos que nosotros también seguimos vivos. Así podemos observar los colores de los pensamientos, de los hibiscos, de las dalias, de los crisantemos, de las bignonias... que se encargan de que no lo veamos todo gris, aunque los días se nos vuelvan grises.

La Constitución Española
Jose Maria Barrionuevo Gil. 08.12.18 Ampliar
Desde el 1978 estamos valiéndonos de la Constitución de aquel año. La Constitución Española, como dijera un amigo nuestro, “española tenía que ser”. Y henos aquí tan de calle, tan inasistidos, que no sabemos todavía qué hacer con nuestros cuerpos y nuestras almas, ya que nos parece una constitución algo etérea o espiritual. “El epíritu de las leyes” es todavía un vestido inconsútil que  no arropa a todos los españoles por igual. Parece como si no nos cubriera a todos ni tampoco a cada uno. Para unos resulta demasiado estrecho, mientras que para otros parece quedarles muy ancho, sobre todo las mangas. Los vacíos legales quedan al descubierto en su tejido que por unos lados favorece el deterioro por los roces políticos y por otros es estameña pura y dura, que parece haber salido de los telares de la Dictadura, si bien ha sido teñida con colores más vivos por unos vivos y para algunos vivos, que están al loro para aplicar la ley mordaza en muchos casos en que la palabra deja de ser expresada por aquellos que no son precisamente loros de repetición.

Leamos y hablemos de sexo
Jose Maria Barrionuevo Gil. 02.12.18 Ampliar
Hace unos cuantos días (pasados, y no “por la piedra”), nos ofrecieron, en un canal de televisión, un programa (tertulia, en la que se dejaban hablar y, por ello, nos enterábamos sin gran esfuerzo) que trataba sobre el sexo. Agradecimos desde el principio el respeto, la tranquilidad, la seriedad y formalidad de las chicas (eran más) y de los chicos. Nadie se llevaba las manos a la cabeza, pues daba la positiva impresión de que sus cabezas no necesitaban ni soportes ni puntales, porque estaban bien construidas y bastante bien amuebladas y no necesitaban de muchas mudanzas.

Transcón sindical
Jose Maria Barrionuevo Gil. 18.11.18 Ampliar
Van ya para unos añitos y todavía no nos hemos enterado de algunas cuestiones. La transición sindical estuvo desde el principio atada y bien atada al tentetieso del sindicalismo vertical. Sin violencia paternal, pero sí con injusticia patrimonial, se iban consiguiendo, por así decirlo, ciertas prebendas, por un lado, y se dejaban cometer ciertos desmanes, por otro. El tema estaba en que era difícil caminar, pero había que hacerlo. Dificultades no faltaron, gente buena y entregada estaban al pie de las circunstancias, que no siempre fueron caminos de rosas para nadie al principio. Con todo el encanto que nos podían proporcionar las cuotas de libertad, se fueron construyendo alternativas al sindicato vertical, aunque la legislación no nos gustara a todos ni nos reconociera unos mínimos que podrían suponer un respiro con las elecciones sindicales, aunque no hubiera aire suficiente. Entre otras muchas cosas para las elecciones políticas con el 3% se consigue representatividad, mientras que en las sindicales la cota de reconocimiento está en el 5%. El ambiente en este sentido también estaba enrarecido. Sin embargo paso a paso y caminando juntos se consiguieron cosas, aunque no nos convencían a todos, ya que entre bambalinas las acotaciones y los cotos abrían las manos del poder poderoso a algunas organizaciones sindicales. Con todo había que empezar a andar y actuar de la mejor manera posible sin que nos causara mucho desaliento. Dificultades siempre las tendremos, pero nunca se pueden alimentar ante el guarda de seguridad. A pesar de todo se empezaba a caminar.

Tiempo de otoño ¡Caramba!
Jose Maria Barrionuevo Gil. 18.11.18 

La Naturaleza es generosa en mi patio y no siente envidia de la iluminación navideña de la calle Larios. Ahora se conjuntan los colores rojo y gualda sin artificios ni prejuicios, en estos días de otoño. Las hojas amarillas del granado y los frutos del madroño nos acompañan por estos días, para quitarnos las penas de todo el año. bSaludos con salud. josemª


Universidad y convalidaciones
Jose Maria Barrionuevo Gil. 10.11.18 Ampliar
Hace unas semanas, en un supermercado de frutas y verduras nos encontramos con un antiguo compañero, que, según nos dijo, se había examinado más que los chinos, como solía decirles en sus años mozos don Antonio Gil Muñiz. El caso fue que hablamos de salud y de otras hierbas. Como estaba calentito el tema de la excelencia y de la cultura de los políticos y de sus méritos académicos, salieron a la palestra una serie de experiencias vividas por nosotros durante los años en que nos dedicábamos a estudiar cada uno por su lado, ya que la diferencia de edad nos había cogido con planes de estudios muy distintos.
Si bien nuestra experiencia había contado con un curso puente para seguir los estudios universitarios desde la titulación de Magisterio, para poder seguir los estudios para la Licenciatura en Pedagogía, su experiencia era de lo más variopinta que se pueda uno echar a la cara.

Iglesia y Estado
(Religión aparte  L)

Jose Maria Barrionuevo Gil. 04.11.18 Ampliar
Cuando nos reunimos los colegas, siempre saltan los decires que cada uno lleva en sus alforjas de noticias, porque no siempre son las mismas, aunque nosotros seamos los mismos, pero no pensando lo mismo. Así, un colega venía recién desayunado, con la noticia de que una Ministra había cogido el caminito de Roma. Había ido de romería, como es propio de nuestro quehacer patrio, a la misma ciudad eterna. Pensándolo bien, a la ciudad eterna no debemos ir con prisas, porque después pasa lo que pasa. Además tiempo tendremos de darnos un garbeo por sus calles y adentrarnos en el Estado Pontificio, sin problemas, ya que no nos acucian las concertinas (es lo que tiene lalibertad del mundo libre). Tampoco nos empuja el tiempo, por tratarse de la ciudad eterna, y porque a la legislatura le quedan muchos telediarios todavía, aunque no sea eterna.

Universidad y excelencia
Jose Maria Barrionuevo Gil. 28.10.18 Ampliar
Siempre se ha dicho que “Año de nieves, año de bienes”, pero, cuando escuchamos una y otra vez hablar de la excelencia que nos proporcionan los estudios universitarios, nos podemos quedar congelados, cuando los bienes se los lleva la tropa burocrática del Estado para los suyos. Y nosotros entendemos por excelencia algo más de lo que se pueda entender un cartel, porque de cartelería estamos hasta el gorro. Las apologías de la excelencia nos copan nuestros oídos, sobre todo, cuando media la política y sus palmeros. Hace la friolera de cincuenta años, nos contó un maestro que cuando él se presentó a los exámenes, por libre, de Primero de Magisterio, en el de Matemáticas, se salió, porque reconocía que no le había dado tiempo a prepararlo bien. Cuando la profesora vio que se marchaba sin entregar le insistió para que entregara con lo que había hecho. El estudiante de entonces le dijo: “Señorita, si yo me he estado preparando con ese compañero y a mí no me ha dado tiempo. Por eso ahora le ahorro la corrección y vuelvo la próxima vez”. El estudiante, que era de los que estudiaban, se salió de todos modos, a pesar de la insistencia de la profesora.

¿Quién Traicionó a Torrijos?
Jose Maria Barrionuevo Gil. 28.10.18 
La conferencia tratará de la circunstancias que se rodearon en 1831 para que Torrijos decidiera a llevar a cabo en Málaga un arriesgado pronunciamiento de corte constitucional, y de las personas que, desde el régimen absolutista, fraguaron el plan “Viriato”, para atraerlo a las playas de Málaga, capturarlo vivo y ejecutarlo.

¿Honores  militares  o  silencios  humanos?
Jose Maria Barrionuevo Gil. 21.10.18 Ampliar
¡Buenos dias nos sean dados a todos! ¡Buenos días! Porque ha llegado la hora del quehacer humano, con los minutos de los generosos silencios, con la memoria compartida, con el dolor unánime. Todos estamos convocados, por lo que se ve, a la efeméride más efímera posible, que es la que puede jalonar tantos tristes recuerdos con un humilde y devoto silencio. Porque los silencios fueron siempre nuestros: los obligados, los autónomos, los honoríficos, los de difícil desempeño... hasta los musicales. Todos participamos en el silencio de las esferas celestes que, al parecer, muchas veces son los únicos que nos dejan hablar. Los que, de verdad, no nos pertenecen son los silencios administrativos, porque su autoría se nos escapan de las manos y no se alojan en nuestras bocas ni en nuestros oídos. Tampoco queremos que nuestros silencios sean esclavos de la “Ley mordaza”. Por eso llevaremos nuestros pertinentes silencios hasta donde se puedan oír.

Descansemos y trabajemos en paz
Jose Maria Barrionuevo Gil. 13.10.18 Ampliar
«Españoles: Al llegar para mí la hora de rendir la vida ante el Altísimo y comparecer ante su inapelable juicio, pido a Dios que me acoja benigno a su presencia, pues quise vivir y morir como católico. En el nombre de Cristo me honro, y ha sido mi voluntad constante ser hijo fiel de la Iglesia, en cuyo seno voy a morir. Pido perdón a todos, como de todo corazón perdono a cuantos se declararon mis enemigos, sin que yo los tuviera como tales. Creo y deseo no haber tenido otros que aquellos que lo fueron de España, a la que amo hasta el último momento y a la que prometí servir hasta el último aliento de mi vida, que ya sé próximo.

Historia de un higo español
Jose Maria Barrionuevo Gil. 06.10.18 Ampliar
No siempre nos levantamos con el pie adecuado ni todos los días nos sentimos transcendentes. Sencillamente, hoy, no podemos afirmar con Cicerón que “la Historia es maestra de la vida”, porque sabemos que muchas veces nos resbalan sus enseñanzas o no aprendemos con la suficiente diligencia, con el necesario empeño ni con el suficiente amar (“diligere”, en latín) a la sabiduría. Saberes hay muchos; conocimientos, cantidad. Sin embargo no nos aproximamos lo suficiente al pozo para beber y saborear los alimentos que nutren la mente.
Muchas veces las pequeñas historias del día a día nos son más fáciles de digerir, y nuestra mente se abre, muchas veces por sorpresa, a esas pequeñas lecciones que se nos vienen a las manos con la sola y humilde intención de que no las dejemos pasar.
Recientemente, nos ha contado un amigo una historia, que nos descoloca del contexto español y nacional y, también, ¿por qué no decirlo? internacional.

La publicidad (y5)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 29.09.18 Ampliar
Todos sabemos que estamos sitiados por la publicidad y tenemos publicidad hasta en la sopa, aunque no sea de sopas. Solamente nos salva el mando a distancia que tiene un comportamiento adecuado si no nos descuidamos. Sin embargo no todo se soluciona con el mando a distancia, porque la publicidad se nos acerca, muchas veces, sin previo aviso, como hemos podido comprobar. Publicidades hay muchas y no solo muchas sino demasiadas. Y eso que, ahora con la crisis que quieren escamotear, nos dan el cante en vallas y lugares, que han quedado  huérfanos de publicidad, con propagandas de las empresas del ramo que nos aconsejan con mensajes  del tipo: “Espacio libre; llame al teléfono”, “Ponga aquí su publicidad”...


¿Qué pasa con los horarios?
Jose Maria Barrionuevo Gil. 15.09.18 Ampliar
“El patio de mi casa es particular” cantábamos cuando éramos pequeños. Ahora con tantos móviles ya no cantamos y además estamos bastante inmóviles, cuando algunos temas se nos acercan de lleno y se nos impone la “voz del amo”, sin que nos demos cuenta. Ahora el patio está hecho un erial, porque antes de tener tiempo de sopesar las circunstancias con sus pros y sus contras, ya se nos han adelantado los rápidos, que no siempre son los más inteligentes, aunque no estén dispuestos a dejar de ser los más listos.
Con el desprestigio que está sufriendo lo que puede suponer el cambio de horario para  todos, ya se está decidiendo, a bote pronto, qué horario tiene que ser el que se fije, cuando se unifique. Es más, ya se ha sacado el tema en pleno verano, como si ello indicara que se hace ahora sin ninguna intención, cuando ya nos podemos imaginar el cúmulo de intereses que pueda haber detrás. La euforia nos puede meter en un callejón sin salida, del que será difícil salir, porque no se nos concederá nunca la próxima oportunidad.
Si vamos despacio podemos sopesar algunas cuestiones, que no se tratan por indolencia o se dejan en manos de los expertos por ignorancia. Por ello conviene precisar de qué estamos hablando y qué se nos puede venir encima.

La publicidad (4)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 09.09.18 Ampliar
En esta esquina del mundo, que tan redondo les ha salido a algunos, no todo es publicidad para vender algo. También hay una publicidad que nos ofrecen gratuita, aunque después nos resulte cara. Es verdad que la publicidad nos la cobran en el precio de los productos o los servicios, pero, a veces, no nos la cobran, sino que la pagamos, cuando nos convertimos en servidumbre. Así nos despachan una cantidad de promesas y de principios biensonantes, pero que después nos chirrían hasta en los ojos, cuando podemos ver que las promesas y los proyectos son ilusiones del mismo tipo. Se trata de decirles a todos lo que todos quieren oír, aunque después todos, incluidos los profetas del bienestar, olvidan de una manera vertiginosa.
Es verdad que “las prisas son malas consejeras”, pero la celeridad de los olvidos se convierten en un caldo de cultivo que se olvida de sus raíces, de sus aspiraciones, de sus promesas, de sus proyectos.

La publicidad (3)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 02.09.18 Ampliar
Si los otros días hablábamos de que nos metían publicidad en los informativos, sin separar el discurso informativo del publicitario y por el mismo agente que nos informaba, hoy podemos avanzar, un poco más, en el tema.
“No es oro todo lo que reluce”, si bien siempre dependerá del ojo clínico de quien lo mira. Hemos presenciado desde siempre que los niños pequeños, cuando encuentran una piedrecita que brilla, dicen que “¡es oro!”.  Siempre la información puede establecer unos parámetros que nos pueden proporcionar criterios para estar más cerca de la realidad. Cuanta más información tengamos y más cercana esté de la realidad, más difícil será que nos manipulen. Sin embargo, eso no quita para que los medios informativos campen por sus fueros dejándonos al borde de la confusión mediática y, sobre todo,  mediatizada.

La publicidad (2)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 26.08.18 Ampliar
A estas alturas ya hemos podido constatar que la publicidad no es una serpiente de verano que despierta, cuando “hace la calor”. Es verdad que estamos en verano, pero ya somos mayores como para habernos dado cuenta de que la publicidad tampoco hiberna, como los osos, aunque sea mucho más corpulenta que ellos. La publicidad es de hoja perenne y va dejando caer sus hojas por todos sitios y en todo tiempo, sin dejar de ofrecer una renovación de hojas constantemente.
Aunque siempre la publicidad ha estado troquelada por los prejuicios sociales, como les podía pasar a muchas coplas y a muchas películas que venían sobradas de machismo, durante la triste historia de nuestro terruño, sin embargo se acomodaba a los intereses comerciales y nos ofrecía un salto inmortal al santoral para vendernos unas bebidas alcohólicas, aprovechando el poder benefactor de los santos. Además, no eran ni una ni dos, aunque las que más destacaron fue una de un santo varón, que era recomendada incluso para los niños, y otra que, alegremente, iba destinada al público femenino. En el asunto del comercio, había que destacar las diferencias, pero no discriminar y menos dejar abandonada a una amplia parcela de la humanidad, al menos española, a la que había que comprometer con el consumo de bebidas alcohólicas.

Seamos francos
Jose Maria Barrionuevo Gil. 18.08.18 Ampliar
Todavía no sabemos si fue un dolor, una total pasión, un “via crucis” o una mala jugada de la diosa Fortuna, que España se viera involucrada en una incultura tan enciclopédica. Siendo francos (que no franceses) tenemos que reconocer que no tenemos tan buena suerte con haber estado en manos de un régimen dictatorial, amén de vengativo. Muchas veces nuestras mentes no alcanzan a comprender cómo una figura como Franco pudo “reinar” en estas valdías tierras, de suyo tan incultas, porque “un fresco general procedente de Galicia reinaba en toda España”.
Si don Antonio Vallejo-Nájera estuvo tras los pasos del “gen rojo”, nos parece que equivocó la carrera. Además, con haberlo descubierto no habría terminado con los problemas, porque “muerto el gen, no se acaba el genotipo”, ya que los genes han podido multiplicarse silenciosamente y burlar alguna que otra pesquisa. Hace tiempo pudimos leer en un periódico un comentario que explicaba cómo al Doctor se le había escapado un ejemplar único en su clase, como era la figura de Franco, ya que era una persona que podía estar resentida por el trato de sus compañeros de Academia Militar que lo llamaban “el Niño”. Puede ser que el apelativo le fuera impuesto por su juventud, por su estatura, por su voz o por algo más personal. Aquí hubiera tenido material para una verdadera investigación psicológica, dedicándose a estudiar algo tan fácil y tan a mano como la figura (que no el figura, para no hacer chistes descalificatorios, como es la costumbre de la política tan nacional) de Franco, que también podría estar resentido por los dicterios que le propinaba su propio padre.

La publicidad (1)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 12.08.18 Ampliar
No siempre el público se merece la publicidad que le sirven. Los servicios de publicidad no siempre están para servir al público, sino que intentan hacer del público una servidumbre con los recursos más sibilinos. En este mundo en que, como dice Noam Chomsky, ”la gente ya no cree en lo que ve”, la publicidad se encarga mágicamente, incluso con leyes mágicas, de que la gente se deje llevar de las realidades supuestas. Así, el público ya ha podido perder la memoria, el presente se le ha venido encima sin darse cuenta y no ve lo que tiene delante de los ojos, aunque esa presencia incluya una pequeña y, quizá, marginal historia, que los años y los hombres, haciendo un alijo de años, también se han llevado por delante.

Una manada de despropósitos
(Religión aparte XLIX)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 04.08.18 Ampliar
Llevamos tiempo sin tocar temas, que de vez en cuando nos salen al encuentro por los medios de comunicación. Resulta que en nuestra piel de toro hay demasiada memoria histórica de temas religiosos que, a veces, se nos contagian con los humanos y hasta con los políticos. Dejando en sus preferentes lugares  a la libertad de expresión, nos cuesta tener que empañar las visiones de una España democrática con lo que se le pueda ocurrir a un prelado. Todo el mundo tiene derecho a exponer lo que piensa, ya sea sobre “el mundanal ruido” o sobre “el vano dedo señalado”. Sin embargo, está el ambiente cargado de una pólvora no mojada y con los calores pueden saltar las chispas. Por todos sitios saltan los anatemas y la gente, los medios, se  rasga las vestiduras. Incluso en las redes hemos podido advertir algún que otro anatema sobre el Papa Francisco y todo porque hay quien pontifica de tal manera que no se salva ni el mismísimo Pontífice. Con todos nuestros respetos, los obispos y sacerdotes pueden decir lo que crean y quieran; es su derecho. Sobre todo, si lo dicen ante una feligresía que les sigue por ahora y que quizá no les abandone nunca. Otro asunto es lo que los demás podamos opinar y es aquí precisamente, donde viene el derecho a decirlo. Ahora bien, hay muchas maneras de decir las cosas, sobre todo, en esta España que se considera no confesional, aunque las ínfulas de la inmarcesible (es un decir) religión adornen ciertas mentes. Ya va siendo hora de que la religión quede aparte y no nos mezcle los argumentos con consideraciones lógicas que están lejos de avalar tantos principios ("petitio principii"). No es un buen proceder desarrollar un argumento a partir de supuestos mal fundados.

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la paz (y 25)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 29.07.18 Ampliar
Nuestro refranero, por haberse fraguado, a veces, con una realidad no querida por nadie, nos recuerda con la triste comprobación que “lo que bien empieza, mal acaba”. Es, quizá, que la vida tiene unos mimbres que terminan por secarse o cristalizarse, dando la oportunidad a ir saltándose poco a poco y terminar deshaciéndose. En nuestros años mozos, pudimos ver la película “La paz empieza nunca” que nos deja un tufo  sobrecogedor de lo difícil que es conseguir la paz.
En todas estas entregas nos hemos ido acercando a la construcción de la paz y además sin intermediarios, porque la construcción de la paz no solo no podía dejarse en manos de los demás, sino que tenemos que hacer todo lo posible para que no se estropeara entre las nuestras.
Si desde pequeños se ha asumido la autoridad por ascendencia, esa autoridad pacífica que regala la familia o concede la comunidad, no en vano se puede aprender a convivir de mil maneras y todas en son de paz. Pero es a partir del ambiente favorable a la paz donde la paz puede crecer, como hemos podido ir viendo en todos estos encuentros escolares con los chicos y chicas de nuestras escuelas con las oportunidades del día a día y la sencillez de decisiones tanto caseras como escolares y pedagógicas.

Día escolar de la no violencia y la paz (24)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 21.07.18 Ampliar
Ya estamos viendo que todos los días y todas las ocasiones están dispuestas ante nosotros para dar oportunidades a la Paz. La convivencia está llena de circunstancias que podemos reconducir desarrollando estrategias escolares que favorecen las relaciones, tanto entre iguales como las de autoridad, con una atmósfera de distensión que benefician a todos. Sobre todo podemos empezar siempre de abajo hacia arriba, es decir, desde la Educación Infantil y los primeros niveles de Primaria. En España, país de raigambre católica, nadie está obligado a hacer caso omiso al consejo del Apóstol Pablo en Efesios 4: 26-27: “No se ponga el sol sobre vuestro enojo”.

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la  paz (23)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 15.07.18 Ampliar
No siempre nos levantamos con buen pie. Nos sucede que las prisas, las interferencias y cualquier evento fuera de lo común, por muy pequeño que sea, nos juegan malas pasadas. Las experiencias vivas de nuestros niños y niñas muchas veces nos obligan a atender y aprovechar para desarrollar un tema en clase, como pasó aquel día en que un niño de cuatro años se presentó con la cajita de “La risa” y ocasionó, por así decirlo, el cambio de tema que se tenía previsto.
Pues bien, nos sucedió que un día, un chico de Segundo, del Ciclo Inicial, se presentó en clase con dos espigas que había cogido por el camino de la escuela. Ese día, aprovechamos para hacer un texto colectivo estudiando lo que podíamos sobre las espigas. El texto no podía ser muy largo, ya que después lo tenían que copiar de la pizarra y además la pizarra suele tener unos límites que no nos permite enrollarnos mucho. He aquí el texto colectivo de aquel día.

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la  paz  (22)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 07.07.18 Ampliar
Aunque el ciclo de las estaciones del año se está desajustando cada vez más, no nos importa mucho, por ahora, seguir atentos a la Madre Naturaleza, que con más o menos acierto nos muestra los campos en primavera con su renovación anual. Para nuestras experiencias, así como para nuestras alergias, nos visita cada año y nos brinda el verdor nuevo y los coloridos que lo acompañan.
Hace casi treinta años, nos contó un compañero que, cuando llegaba la primavera, una tarde a la semana salía con su clase de Tercer Nivel de EGB a visitar a “Nuestros amigos los árboles”. Todas las salidas tenían el objetivo de acercarse a los árboles que vivían cerca del Colegio y examinarlos colectivamente para ir construyendo una información que después serviría para rellenar un folio con un texto colectivo que se elaboraba desde la experiencia. Si las niñas y los niños no habían reparado, en esa “excursión”, en algunos  detalles que fueran interesantes o fundamentales, el maestro hacía preguntas, que no venían prefabricadas ni constituían tampoco un examen “tipo test”, como se suele llevar en estos tiempos, ahora que se están evitando tanto las preguntas de desarrollo como el mismísimo desarrollo mental. Las preguntas del maestro completaban la investigación sobre el terreno, ayudando a los chavales en cuestiones en las que no habían caído, cuando se dedicaban al examen colectivo del objeto de su estudio.

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la  paz  (21)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 30.06.18 Ampliar
A todo el mundo le gusta cantar. No hay más que ver cómo se llenan los conciertos y se asiste, incluso de pie y con las letras aprendidas. Es un fenómeno de masas. “Quien canta su mal espanta”, nos dice el refranero. También en la soledad de la ducha la gente canta, aunque la masa esté ausente. Desde infantil es necesario, sobre manera, cantar, porque el cantar alegra, refuerza la memoria, ayuda a la cohesión del grupo, da seguridad a todos al poderse sentir protegidos y respaldados por los demás... Los números no pueden ser ajenos a las letras de las canciones, como si los números no tuvieran nada que ver con la gramática o la lengua. Podemos pensar que la palabra aritmética es prima hermana de la palabra ritmo.
Ya hemos hablado de que los números son códigos que tienen sus significados, pero que también nos pueden servir para jugar con ellos y cantar a los “cuatro” vientos, aunque esté nublado y el tiempo no nos acompañe.

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la  paz (20)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 23.06.18 Ampliar
Ya hemos dicho que no todos los días son iguales. Tampoco todas las personas somos iguales; tenemos un algo que marca las diferencias. Sin embargo nos podemos poner de acuerdo, como estamos viendo en los distintos aspectos que vamos desentrañando en esta serie de comunicados; comunicados que nacen de las experiencias de compañeros que día a día no dejan escapar las oportunidades que la convivencia puede ir jalonando con toques de alegrías, de sorpresas, de creatividad, de recuerdos.
Desde hace más de treinta años, nos comentaban unos compañeros, habían celebrado los cumpleaños de sus alumnos en sus clases; pero la novedad estribaba en que, siguiendo la dinámica de facilitar los “libros” escolares (que no de escolaridad) que se fraguaban en sus aulas para repaso afectivo y también “académico”, toda la chiquillería hacía un “texto libre” dedicado al compañero homenajeado. Al principio, en Preescolar, eran solo dibujos, que eran “ilustrados” por la maestra con el texto que los autores les dictaban. Luego ya serían textos libres.

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la  paz (19)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 16.06.18 Ampliar
Siempre se ha dicho que “todos los caminos conducen a Roma”, pero lo que no nos dijeron es que la razón más adecuada de este hecho es porque los hicieron los romanos. En la educación hay infinidad de caminos, pero también hay senderos que tenemos que ir abriendo. Si hay atajos que resultan cómodos para la mayoría, se convierten en buenos caminos; pero si hay caminos que se abandonan y se llenan de maleza, resulta incómodo seguir usándolos.
Desde pequeños aprendíamos a contar con el juego del escondite, aunque no hubiéramos pisado la escuela, porque los niños mayores servían de maestros y nuestro cerebro iba encajando los números, aunque no tuviéramos idea de numeración, ya que esta necesita de sencillas nociones, aunque sean intuitivas, de los valores absolutos y relativos de las cifras. Muchas “rayuelas” para jugar también contienen números. ¿Qué podemos hacer con los números en la escuela?
Una compañera de Preescolar, hace ya treinta años, cantaba la numeración con sus niños y niñas, contando las veces que se sentaban en distintas sillas. Nos recordaba el antiguo juego de exclusión que llamábamos “A parir la burra”, en que todos se ponían de acuerdo para echar fuera a quien estaba sentado en un extremo de un banco. En el juego de la maestra no se echaba a nadie, pues solo se cambiaba de asiento y la diversión consistía en moverse y contar.


Día escolar de la no violencia y la paz (18)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 09.06.18 Ampliar
Muchas veces nos quedamos hipotecados para una buena temporada con la celebración de una efeméride, ya que la celebración nos une de alguna manera. Sin embargo, históricamente, muchas veces hemos hecho de “nuestra capa un sayo” y más de una efeméride ha sido usurpada por otra, ya sea por motivos políticos o religiosos o..., porque había que renovar “la casa”, aunque fuera solo por la fuerza de los “okupas”, que muchas veces lo han hecho en la historia, incluso “manu militari”. Nunca olvidaremos que no es lo mismo “La Paz” que “La Victoria”.
El “Día Escolar de la No Violencia y la Paz”, a nuestro parecer, no desalojó a nadie de sus recuerdos, sus celebraciones, sus amores, sus razones. Esta celebración de nuevo cuño está teniendo sus dificultades para extender su resonancia en este mundo que nos ha tocado vivir y, además, vivirlo en paz, si es que nuestro propósito no ceja. Hace más de veinticinco años, nos contaba un compañero (que celebraba siempre el “Día de la Paz” con su alumnado) que en sus clases de Lengua y Literatura, proponía, ese 30 de enero, que cada uno hiciera un poema o un cuento sobre el tema de “La Paz”.

Día  escolar de la no violencia y la paz (17)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 26.05.18 Ampliar
Todos los días tenemos experiencias de aquel dicho tradicional que nos advierte que “El hombre propone, pero Dios dispone” o del otro, jocoso: “El hombre propone y la mujer dispone”. Lo mismo nos puede pasar en el día a día de la escuela, porque no siempre la programación puede dirigir nuestro trabajo tal y como está diseñado en las normativas. La Escuela tiene sus interferencias y sus imaginaciones y tenemos que estar muy atentos a “la que salta”. Muchas veces se nos viene el mundo encima, cuando incluso niños, que no son precisamente disruptores, nos descolocan de nuestras prácticas por muy modernas que nos parezcan.
Una maestra de Preescolar nos contó que hace más de treinta años estaba con una clase de chiquitos de cinco años y que había programado unas unidades sobre la temática de “Nuestro cuerpo”. Ella iba desglosando poco a poco lo que podemos llamar dicho “centro de interés”. Con la maestra estaba una chica que estudiaba Magisterio y que estaba en su clase haciendo las Prácticas. Un día, al llegar por la mañana, le dijo a la compañera en Prácticas que iban a trabajar “El pie” y la palabra “pie”, con la huella del pie. Para ello, había dispuesto una tira de papel continuo para que cada niño y cada niña dibujaran la huella de su pie y luego escribieran su nombre al lado.


Día escolar de la no violencia y la paz (16)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 19.05.18 Ampliar
Todos los días se nos presentan dispuestos a abrirnos los ojos, aunque sea solo a base de luz. Es molesto, casi doloroso, abrir los ojos, cuando hay demasiada luz, pero eso no nos exime de tomar conciencia de que tenemos que aprovechar todos los días para ampliar nuestros recursos educativos, que tantita falta nos hace.
El día a día en la escuela y, sobre todo, con el alumnado de Infantil y de Primer Ciclo de Primaria, tiene que estar en función de una mejora generalizada y no solo en lo académico. Si en estas edades es especialmente aconsejable el juego, la participación y la colaboración, nunca estará de más que funcionemos aprovechando todas las disponibilidades del personal “estudiantil”. Tenemos que adaptar nuestras estrategias de manera que sean agradables para que la alegría de estar juntos y de sentirse protegidos por el grupo y, mucho más, de ser considerados importantes a los ojos de los demás, no se deteriore por una disciplina mal entendida y guarnecida de competitividad.



    Más antiguas

Esta carpeta ha recibido en total 478.789 visitas.
  Canal Youtube. Alhaurin.com      Hanson-Heidelberg Group  Autos Luber  Pinturas Cueto  Maderas Marbella  Torrijos 1831  Torrijos 1831  Venta La Porrita   Clínica CSdental Alhaurín  Alhaurin.com. Periódico Independiente  Alhaurin.com. Periódico Independiente  Alhaurin.com. Periódico Independiente  Malaka.es  Guadalhorce.net  Andalucia.Press  Restaurante Cienfuegos  Colegio El Pinar. Alhaurin de la Torre  Instalaciones fontalva. Fontanero  Estación de servicio Las Américas  Policlinica Lacibis Martinez/  Instalaciones fontalva. Fontanero  Centro de Gestion Guadalhorce  Jamones de Juviles  Torrijos 1831  Autos Parque Feria  Talleres colorado  El Anunciador.net  Mancebo Asesores  Simply Style  Naranjas de Málaga  Cuentos Globales  Periodistas en español  Reporteros sin fronteras  Fundacion Malaga    Museo de Malaga  Museo Picasso Malaga  Museo Carmen Thyssen Malaga  Museo Rando  Museo Revello de Toro  Museo ruso de Malaga  Museo Pompidou Malaga  Conozca Malaga 
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998