Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•24 usuarios en línea • Sábado 24 de Junio de 2017
El Oráculo  
Farmacias de guardia de Málaga y provincia Anúnciese aquí  Alhaurin.com. Periódicco Independiente de Alhaurín de la Torre  Guadalhorce.net. Pueblos del Guadalhorce  Andalucia.Press  Clientes de Facebook en Alhaurin.com  Clinica Sonridental Alhaurín  Mancebo Asesores  Colegio el Pinar  Restaurante Cienfuegos   Optica Los Tilos   Talleres Colorado   Policlínica Lacibis Marrtínez  Pinturas Cueto   Naranjas de Málaga   Pozos y Sondeos Tejada  Gasolinera las Americas  Financiera y Minera  Deportes Alhaurin de la Torre   El Anunciador   Maderas Marbella   Mancebo Asesores  Optica Los Tilos   Pinturas Cueto   Restaurante Cienfuegos   Talleres Colorado   Residencias Moncasol  Colegio el Pinar  Policlínica Lacibis Marrtínez  Valle del Guadalhorce  Al-Andalus. El esplendor de Andalucia  Inmobiliaria Benedito  ESP 2012    Autos Parque Feria  Instalaciones Fontalva  Centro Gestión Guuadalhorce  Hidrocarburos Alhaurín  Casa rural.Huerta Los Álamos  Cafetaria Claudia. El Humeras  Venta la Porrita  Clinica Dental Muñoz  Pozos y sondeos Tejada  Asociación Torrijos 1831  Jamones de Juviles.com   El tiempo  
Ver sorteo diario

Lydia Tapiero Eljarrat

Artículos publicados en malaka.es
El hombre que se cree un Dios con orgulloso
Lydia Tapiero Eljarrat. 09.06.17 Ampliar
Pablo, Pablo... Tus escrúpulos se han quedado olvidados o quizá nunca existieron, pero que bien lo disimulabas en las calles delante de miles de personas. Lo que no entiendo, por más vueltas que le doy, es el apoyo que aún tienes a tus egoístas, insensibles y antisociales acciones, mientras te sigues vendiendo como si todo en ti fuese social. Total que importa si cae algún niño, si tú vas a devolverle a la sociedad la estima y el orgullo, aunque se mueran de enfermos. Qué fácil resulta para algunos poner en peligro la vida de otros.
Pablito, que una cosa no quita la otra, que yo también estoy en contra de un capitalismo agresivo, que no se puede permitir que un solo hombre tenga tanto capital, pero lo que seguro no podemos permitir que si este señor quiere devolver de alguna manera a la sociedad el dinero que, yo pienso nos corresponde, aunque sea una ínfima parte de sus riqueazas... leche ¡Cógelo! Qué de tontos ya está lleno el mundo. Y ahora que ya tienes el dinerito, lucha para cambiar las leyes, para que las pequeñas y medianas pymes estén más protegidas, en toda Europa. Pero no, es más fácil quitarle las máquinas que pueden salvar la vida de niños con cáncer, por que esto es mucho más polémico y a tí Pablo te encanta estar en el punto de mira.

La semilla de los sueños
Lydia Tapiero Eljarrat. 15.12.16 Ampliar
Este semestre, se ha llevado a cabo con éxito el proyecto: ‘La semilla de los sueños’, en el colegio ‘Emilia Olivares’, y ‘El Chorro’, en Alhaurín el Grande.
La ciudad ha acogido la iniciativa con mucha ilusión creando un espacio muy especial para los niños de primero y segundo de primaria, donde hemos realizados actividades basadas en cuentos educativos. Hemos leído, jugado, pintado, y hecho teatro. El proyecto cree que la educación y la diversión deben ser sinónimos.
El objetivo del Proyecto, es conseguir que los niños sientan curiosidad por las historias que viven en los cuentos. Convertirlos en pequeños escritores potenciando su imaginación e inventando nuevas aventuras con los personajes de los cuentos. Conoceremos a los personajes y a través de ellos entenderemos como se sienten y como nos sentimos cuando estamos: enfadados, alegres, emocionados, asustados, impacientes,…

¿Cuantas veces has nacido?
Lydia Tapiero Eljarrat. 19.11.16 Ampliar
¿Qué es nacer? Se puede nacer de muchas maneras y nacer muchísimas veces. Cada vez que algo en tu vida cobra un nuevo sentido, cada vez que lo inesperado llama a tu puerta. Se puede nacer cuando decides que salir por una ventana es mucho más divertido. Cuando dejas de caminar en el sentido de las agujas del reloj y abandonas la circunferencia para crear un eclipse.
Me encantaría nacer una y otra vez, pero nacer feliz.
Esta es la historia de dos emprendedoras que se reinventaron. Y no por culpa de la crisis, sino gracias a ella.
El agotamiento por la escasez laboral, cinco años estudiando psicología, dedicados a un futuro que se estanca tras puertas cerradas. Y es que, ‘no hay trabajo’. Donde dejar esa energía que les mueve, los deseos de ser útil, de abrirse camino, esa ambición por la excelencia. ¿Cómo se apacigua la energía y las ganas de hacer?
La derrota nunca fue una opción para estas jóvenes emprendedoras.

¿Y si estamos orientando la vida de manera equivocada?
Lydia Tapiero Eljarrat. 22.09.16 Ampliar
Tengo la certeza de que el enfoque social, que nos hace girar al son de una ruleta que nunca para, es un error.
Nuestra sociedad, en vez de regirse por sentimientos: ‘que me hace sentir bien, ‘que me hace sentir mal’, ‘como ayudo a esta persona’,... se rige por algo mucho más visible y material: el dinero. Hemos formado una sociedad en la que nos vemos arrastrados a consumir, para percibir pequeños momentos de felicidad, tan efímeros que desaparecen antes de que nos demos cuenta. ¿Y si pudiéramos hacer que esos sentimientos perduraran mucho más? para ello deberíamos centrarnos más en nosotros, en nuestro interior, deberíamos conocernos mejor, ser sinceros con nosotros mismos y encontrar que es lo que realmente nos hace bien y perdura en el tiempo.
A mi me hace feliz comer todos los días en la calle para no cocinar, pero me hace mucho más feliz un día a la semana renunciar a salir y prepararle a mi hija su comida favorita, y si tuviera una buena conversación de complicidad con ella, me haría la madre más feliz del mundo.

Lágrimas de algodón de azucar
Lydia Tapiero Eljarrat. 29.08.16 
Luisa estaba tan cansada, que el tercer bostezo ocupó casi toda su cara.
Pedro, sentado a su lado e igual de aburrido, abrió también la boca tanto como ella. En medio de su bostezo vio como una lágrima de sueño caía por la mejilla de Luisa y otra estaba a punto de salir.
–¿Puedo probar tus lágrimas? –le preguntó, casi emocionado.
Luisa le miró extrañada.
–Es que nunca he probado una lágrima que supiera a algodón de azúcar.
–Mis lágrimas son saladas, como las tuyas –se rió Luisa.
–No es verdad –se enfadó Pedro– mi padre dice que las niñas pueden llorar porque sus lágrimas saben a algodón de azúcar y los niños no lloran porque sus lágrimas son saladas.
Luisa cogió la mano de Pedro y mojó uno de sus dedos con la lágrima que acababa de salir.
–Pruébala –le invitó.
Pedro se metió el dedo en la boca, convencido de que la lágrima sería dulce. Primero puso cara de sorpresa y después sonrió.
–¡Somos iguales! –Pedro se sentía feliz–, qué tontería, lágrimas de algodón de azucar. Se lo tengo que contar a papá, ahora podrá llorar cuando quiera.

Todos tenemos derecho a llorar
Lydia Tapiero Eljarrat. 05.08.16 Ampliar
Uno de mis recuerdos más felices fue cuando nacieron mis hijas, y lloré, lloré de felicidad porque si no, hubiera explotado. Era demasiado grande lo que sentía para que cupiera dentro. Y eso mismo experimenta uno cuando la angustia o la pena le invaden, un cúmulo de sentimientos tan grandes que de una u otra manera tienen que salir, y qué mejor que expulsarlos con un buen baño de lágrimas. Qué alivio sentimos después. El alivio no es solo psicológico, es también físico ya que el cuerpo libera hormonas del estrés.
Así que hoy os traigo el llanto, pero el llanto en todos los sentidos...
Cito al poeta argentino, Oliverio Girondo: "Llorar a lágrima viva, llorar a chorros... Llorarlo todo, pero llorarlo bien. (...) Llorar de amor, de hastío y de alegría..."

Entre el bien y el mal
Lydia Tapiero Eljarrat. 15.07.16 Ampliar
Estamos en guerra.
Mi más profundo pesar al MUNDO por el terrible atentado perpetrado en Niza.
Todos aquellos que repudiamos esta violencia sin sentido, hemos sido golpeados una vez más, no crece en mí sino la indignación y la terrible comprensión de que esta es una lucha en la que estamos todos metidos, sin querer estarlo. Todos somos el blanco del mal reencarnado.
Quiero felicitar a la inteligencia de nuestro país por lograr hasta el día de hoy mantenernos a salvo. Su gran labor hace que, todavía, podamos andar por las calles.
Pero, ¿qué más podemos hacer?
Es obvio que los reclutamientos al servicio del mal, están muy vivos.
También es obvio que estos acontecimientos hacen que los partidos neonazis y ultraderechas se hagan cada vez más fuertes.
El cáncer nos ataca desde fuera y crece por dentro.

La educación de nuestros hijos... en nuestras manos
Lydia Tapiero Eljarrat. 17.06.16 Ampliar
La educación de nuestros hijos comienza mucho antes de su nacimiento. Comienza cuando empezamos a interesarnos y buscar información que nos de luz sobre estos temas.
Nadie nace sabiendo, pero todos podemos aprender, ese es el lema que debería acompañarnos desde el momento en que sabemos que vamos a ser padres, o incluso antes. El simple hecho de saber que un pequeño ser viene al mundo, despierta nuestra curiosidad, al cómo será, como seré yo como madre o padre. Empezamos a pensar en el nombre, algunos buscamos que tenga un significado, otros simplemente que suene bien,… pero sobre todo empezamos a sentir curiosidad por el desconocido mundo que rodea al bebé. Nos advierten de los días de insomnio, de nuestro tiempo que se convierte en su tiempo, del cambio impresionante en nuestra vida, del amor incondicional que vamos a sentir y empezamos a comprar libros que sacien nuestra curiosidad. Sin embargo, nada nos prepara para lo que va a venir: el milagro de la vida. Un milagro del que seremos responsables siempre, y no importa cuántos años hayan pasado. Es imprescindible ser conscientes de que la educación tiene consecuencias y estas marcarán su vida.
Nuestro objetivo es muy claro: prepararlos para la vida ¿Pero cómo los preparamos para descubrir el mundo y que el mundo camine a su lado y no por encima, ni por delante?


Política de orcos
Lydia Tapiero Eljarrat. 04.06.16 Ampliar
Hoy me llegó la tarjeta censal, otra vez...
Como si una nueva oportunidad golpeara la puerta con ganas de brotar con la fuerza de las habichuelas mágicas. Aquellas que crecieron hasta después de las nubes para llegar a la gallina de los huevos de oro. Qué fácil se me antoja engañar a un solo orco.
Sin embargo en esta realidad los orcos han abusado tanto de las gallinas, que estas ya no pueden poner huevos de oro, ni siquiera huevos. Las habichuelas han dejado de ser mágicas y los orcos, aún inflados de ego han caído al suelo, creyéndose todavía en la cima de la ingenuidad del pueblo.
¿Cuantos millones nos va a costar el ego político? ¿Cuantas familias habrían podido comer un año entero, si el pecho de estos seres se hubiera inflado menos?
Y ahora la gran pregunta ¿va a cambiar algo esta doble partida? ¿acaso los candidatos son otros? ¿acaso los partidos son otros? ¿acaso se les ha ocurrido nuevas mentiras para engrosar su programa electoral? ¿como piensan sacar magia de un chistera sucia de arrastrarla por los suelos, aplastada de mentiras y rota de promesas?


Las desgracias por manos caídas
Lydia Tapiero Eljarrat. 29.03.16 Ampliar
Hay tantas desgracias que uno no sabe hacia dónde mirar, lo que seguro que no se puede hacer es dar la espalda a ninguna de ellas.
Todo es analizable, de todo hay que aprender, no sirve recrearse en las lamentaciones. Sobre todo, no lo deberían hacer los medios de comunicación y no los que nos tendrían que dar soluciones.
Queremos escuchar noticias resolutivas y no ahogarnos en llanto, eso ya que lo haga cada uno en su casa.
Podría centrarme en el aterrador atentado de Bruselas, del que nadie está a salvo; o de la masacre contra católicos, en el que el mundo, donde los medios de comunicación, los políticos y la iglesia, se tapan los oídos y los ojos. Desde aquí mis condolencias más rabiosas y sinceras. No quería dejar de mencionar estos temas, antes de hablar del accidente de autobús, que quedó en el limbo por el atentado de Bruselas. Hablo del accidente de autobús, en el que murieron 13 jóvenes universitarias. Trece almas llenas de vida, que vinieron a España a vivir una experiencia que terminó con ellas.

Sorteo Libro Viajero
Otra forma de entender la lectura

Lydia Tapiero Eljarrat. 10.03.16 Ampliar
Nuestra escritora en cabestrillo, deja por fin el cabestrillo y se lanza con una propuesta nueva de lectura: ‘El cordón umbilical con el escritor no se pierde al comprar un libro’.
¿Existe una oportunidad mejor para un lector que el contacto permanente con el autor?
Eso es precisamente lo que nos propone Lydia Tapiero. Un taller de lectura virtual, que ofrecerá al lector un espacio, donde poder comunicarse con él, directa o indirectamente. A partir de un correo, de una llamada por Skype o del envío directo de mensajes.

Empecé a conocerme cuando escribí mis primeras frases
Lydia Tapiero Eljarrat. 21.02.16 Ampliar
El escritor es con probabilidad la persona que se esconde menos secretos a sí mismo.
Una parte subconsciente nos persigue con un ansia de salir a flote y ser descubierta y es la misma ansia con la que los escritores la descubrimos. Es como una historia de amor infinita, un lugar de encuentro. Momentos de lo más profundo de tu ser, que surgen y te descubren y te sorprenden. Nunca aburren. Nuestro físico siempre está cambiando y lo vemos, pero nuestra alma, es un niño travieso que se empecina en esconderse, esperando ser descubierto. Repleto de misterios. Cuando el subconsciente nos habla tenemos la necesidad de sacarlo todo fuera. Los sentimientos arden como lava y su resultado es así de fuerte, es fuego. Y ese fuego nos hace llorar y nos vemos a nosotros mismos desvalidos y nos vemos a nosotros mismos con el alma descubierta, desnudos. Es ese desnudo precisamente, el que te hace fuerte.

Presentación del libro 'El Cartero del Mar' de Lydia Tapiero Eljarrat
Ver vídeo
Federico Ortega. 12.02.16 
En la tarde de ayer, 11 de febrero de 2016, Lydia Tapiero Eljarrat, escritora y columnista de Alhaurín.com, presentó en la Casa de la Cultura de Alhaurín de la Torre su libro 'El Cartero del Mar', un libro que ha costado cuatro años de trabajo y del que se siente, como es natural, muy orgullosa.
La conferencia fue introducida por el concejal de Cultura Mario Pérez y asistió numeroso público entre familiares, amigos y amantes de las letras de nuestro pueblo.
Con anterioridad, Alhaurin.com le había hecho una entrevista a esta escritora donde hace una exposición más serena y detallada del proceso de escritura de este libro suyo, 'El Cartero del Mar'. pueden ver la entrevista en https://www.youtube.com/watch?v=5dvLqpwutbc

¡¡¡Hola Vecinos!!!
Lydia Tapiero Eljarrat. 06.02.16 
Quiero compartir con vosotros la presentación de mi nueva novela: El cartero del mar
Qué tendrá lugar el Jueves 11 de febrero a las 20 horas en el centro cultural “Vicente Aleixandre”, calle Jabalcuza 9.
Cuatro años de trabajo han dado paso a la culminación de este proyecto tan emocionante, sobre todo por su naturaleza desconocida hasta entonces para mí, que me hizo introducirme en los misterios de la vida y de la muerte.
Esta novela está basada en un hecho real y me encantaría compartirla con vosotros.

Reflexión inspirada en la lectura de la novela: \'El cartero del mar\'
Por el psiquiatra Joseph Salama
Lydia Tapiero Eljarrat. 09.01.16 
En nuestro mundo (material) la existencia de la constante "espacio" hace que se necesiten "vías" o "accesos" ( a veces "autopistas”) para ir de un "lugar" a "otro". Existe fuera de este mundo; otro no-material (llámalo "espiritual", "oculto" o "Universo") donde el espacio y el tiempo cada vez son mas reducidos a medida que se aleja de nosotros.
Nosotros, aquí; ejercemos nuestra voluntad y sabemos que allá en el Universo también existe una "voluntad superior" (llámala "Dios o Universal; Espiritual o angélica etc...). De este modo vivimos no solo en mundos paralelos sino ademas de forma paralela de tal manera que la mayoría de las veces; el Yo superior (Alma) apenas se comunica ni influye ni se expresa en nuestro "YO" (conciencia-mente).
Ahora bien; existen "senderos", "atajos"; "pistas" escondidas a nuestro alrededor por el que fluyen trazas de la voluntad del Universo. Reciben el nombre de "COINCIDENCIAS".
Cada "coincidencia" es un señalizador a pie de carretera donde esta escrito de forma breve y concisa; casi simbólica, el potencial milagroso de cada instante que vivimos.
Poder "darse cuenta" , de esas balizas señaladoras a pie de carretera; tener un minuto para "leerlas" y seguirlas; a eso le llaman "SUERTE".
Mucha gente piensa que son unos pocos en el mundo los que tienen "SUERTE", pero están equivocados. Esa capacidad intuitiva la tenemos el 98% por ciento de los humanos, solo que no todos estamos "despiertos" o "atentos". La mayor parte de la vida nos la pasamos "dormidos" o "entretenidos por algún deseo o ruido de fondo.
Pero si estas atento y despierto de seguro que vas a entender estas palabras escritas y una frase de Deepak Chopra que dice así: "No existen coincidencias vacías de sentido".
Inspirado y Extraído de "El Cartero del Mar". Un libro de Lydia Tapiero Eljarrat. Altamente Recomendable.

Tras la cola de Carla
Lydia Tapiero Eljarrat. 01.01.16 Ampliar
La cola recogida, ningún pelo fuera, ni levantado. Todos alineados al milímetro. Nada se le escapaba a Carla, desde que se compró el pequeño espejo con lupa su cabeza podía pasar por una bola de billar y no importaba lo espesa de su cabellera. Su cabeza siempre brillaba negra y redonda.
Un día el espejo de Carla se rompió, ella miró al suelo, decenas de cristales le devolvieron una imagen deforme de ella misma. Se asustó y con las manos temblorosas intento recomponer el peinado, pero mirara al espejo que mirara, nunca conseguía verse completa. En ese momento la vida empezó a parecerle demasiado imprevisible, y con un gran esfuerzo por su parte salió mal peinada a la inseguridad de la calle, en busca de un espejo idéntico. El primer día se alejó dos manzanas, no se atrevió a más, cada mirada con la que se cruzaba, le devolvían a una Carla desconocida. Fue el tercer día, frente a una tienda de espejos, cuando un niño se paró junto a ella y el reflejo de ambos quedó atrapado tras el vidrio. Sin poder moverse, hipnotizada por la inocencia de unos ojos color miel, Carla se reconoció a si misma, completa y pura, encogiéndose hasta la altura del pequeño, con dos trenzas caobas que le llegaban a media espalda y un mechón revuelto detrás de la oreja. El tiempo la devolvía diez años atrás, simple y divertida. Que había cambiado tanto, quizá fue la muerte prematura de su padre, las noches de hambre en el pueblo, las ausencias de su madre, su nueva boda, la necesidad de ser aceptada por su nueva hermana, o quizá la ciudad que la obligaba a un orden.

El presidente del pueblo
Lydia Tapiero Eljarrat. 21.12.15 Ampliar
Hoy le doy la bienvenida, mañana dependerá de usted. Empieza de cero, tiene todas las oportunidades intactas de ser un buen presidente, de cumplir sus promesas, de gobernar para todos y por todos, con las voces de la democracia que como nunca, reclaman igualdad. Y no importa como se llame, ni a qué partido represente, porque será el elegido por el pueblo. Y desde ese momento el presidente de toda España. El que ha prometido gobernar para todos, luchar contra el robo, cumplir sus promesas. Y quiero avisarle señor presidente, que los ciudadanos estaremos ahí, porque no es que usted haya ganado, hemos ganado todos y por eso no nos permitiremos errar, porque sus promesas son un pacto hecho con y para el pueblo y se tienen qué cumplir.

'La Escritora en Cabestrillo' de la novela El Cartero del Mar
Lydia Tapiero Eljarrat. 17.12.15 Ampliar
Cuando la editora contacta contigo y te dice: Presentamos en el Corte Inglés, te parece no haber escuchado bien y preguntas '¿en el Corte Inglés?'. Te lo confirma, hay unos segundos en los que solo hay emoción, silencio y emoción, cuando logras romper el silencio preguntas, 'pero cuando', te dice el día y la cabeza intenta calcular el tiempo que falta, pero toda tú está ocupada en impresionarte y no logras sumar dos más dos. Un blanco hermoso te barre la mente en los días siguientes y no puedes hacer otra cosa que repetir que tienes una presentación  y que estarás ahí, aunque en esos momentos se te haya olvidado el tema de tu novela. Después alguien te pregunta '¿sabes lo que te vas a poner?', una tela negra te tapa los ojos, 'no', respondes nerviosa y entonces empieza la carrera de tienda en tienda. Ya tienes el vestido, y casualidad o no esto te devuelve seguridad y algo de cabeza. Empiezas a pensar y a hacer la lista de las personas que vas a invitar y temes el momento de sentarte a escribir la presentación porque al pensar en letras estas se escapan juguetonas con el viento. Te queda una semana, cae en lunes, día laboral, y esperas que a las 19:30 les de tiempo a tus invitados a llegar. Ya tienes un primer borrador, ha sido difícil, un asalto entre letras y palabras que no ha quedado del todo resuelto. Ese domingo por la tarde tienes una fiesta, es el momento de relajarse. La tarde va oscureciendo el día y surge lo que probablemente estaba escrito, te caes y se te desencaja el hombro, pasan horas de sufrimiento hasta que te lo vuelven a encajar. Estás a una semana de la presentación, con el brazo derecho inmovilizado ¿Cómo firmas ahora?

Presentación de la novela: 'El cartero del mar'
Lydia Tapiero Eljarrat. 11.12.15 
El 14 de diciembre a las 19:30
Estás invitado a la presentación de: 'El cartero del mar'
Te espero en El Corte Inglés Cultural Málaga (c/Hilera,8)
Contamos con un invitado especial: Máximo Romero, especialista en bioenergética
La novela está basada en un hecho real.
Aún así la pregunta que me hacen muchos de mis lectores es: '¿Te ha pasado de verdad?'.
Yo solo puedo contestar: 'Sí'
Ver entrevista a Lydia sobre su libro El cartero del mar


Mordiendo la gran manzana
Lydia Tapiero Eljarrat. 28.11.15 Ampliar
Aterrizamos en Nueva York, un duende travieso corre el maratón en nuestras venas y nos acelera el pulso.
Es hora de partir hacia nuestro destino: Brooklyn. El taxista es un tipo simpático de rasgos chinos y nos ayuda a contactar con la propietaria del apartamento que hemos alquilado. Vamos pasando calles y los rostros blancos van desapareciendo. Después de media hora el coche se detiene, estamos frente a una casa de dos pisos. Miro a mi alrededor, me observan y observo. Me siento en el corazón negro de Nueva York. La propietaria del apartamento es muy agradable, aunque un poco chicle, nos explica todo con detalle, hasta lo obvio del agua fría y caliente y nosotros lo que queremos es salir a patear. Por fin se va. Salimos en estampida, estamos en un barrio de casas y apartamentos de pocos pisos. Los residentes nos miran con curiosidad, somos los únicos turistas blancos en muchas manzanas. 'Mira mamá', señala una de mis hijas un edificio de cuatro plantas con una escalera de incendio en la fachada, 'como en las películas', me imagino un ladrón escapando de un policía. Miro a mi alrededor, me observan y observo. Me acostumbro a sus caras negras, pero no a sus peinados afro. Al día siguiente me despierto temprano, pero me quedo en la cama. Brooklyn está amaneciendo, y yo me lo pierdo entre sábanas. 

Entrevista a Lydia Tapiero Eljarrat, autora del libro 'El cartero del mar'
Canal Alhaurin.com en Youtube. 13.11.15 

El cartero del mar
Lydia Tapiero Eljarrat. 07.11.15 
Psi,  psi..., sí sí, es a vosotros, acercaros, no seáis tímidos, vamos que se nos va a ir el día. Esta bien, tampoco quiero que corráis, qué es un minuto comparado con cuatro años esperando este momento. Y es que el parto ha sido largo, pero la recompensa es infinitamente mayor.
Tengo el placer de comunicaros que mi nueva novela ha nacido: 'El cartero del mar', ha estado repleta de contracciones, de borrones y nuevos giros, pero sobre todo ha estado llena de energía e ilusión.
¿Os cuento un poco más?
'El cartero del mar', es la revelación de un don.
Inspirada en la novela 'Muchas vidas, muchos maestros' de Brian Weiss y 'Ojalá fuera cierto' de Marc Levi, busca compartir algo más que la esperanza. Busca compartir certezas.
Esta novela, basada en un hecho real, es un ejemplo de superación. Una vida llena de experiencias que llevarán a nuestra protagonista a un único camino.
Aprenderá qué siempre hay una pequeña llama a la que aferrarse, por más que el mundo le castigue.
El universo encontrará la forma de compensar el arrepentimiento, el amor y sobre todo de perdonarla.
Los límites no existen cuando te alias con el amor y el perdón.
Esta novela te conducirá a una vida de esperanza. Te sorprenderá comprobar que no existen los finales, solo los  principios.
Con este enlace descubriréis el video de la novela. No apta para los que no se quieran enganchar:
http://elpensadordepalabras.com/2015/11/03/el-cartero-del-mar/
En Alhaurín de la Torre el libro está disponible en la librería Alborada.
Se puede encontrar en Amazon y otras librerías.

Con un par de tacones
Lydia Tapiero Eljarrat. 02.11.15 
Este relato está dedicado a todas las mujeres valientes, y a las que están a punto de serlo:
'Conchita, que me traigas el pescado, joder'.
'Qué tía más lenta. No sé que hago contigo, siempre igual'.
'Ya me lo decía mi madre: vas a ser un desgraciado con ella'.
'Conchita, te has vuelto sorda o es que estás cagando'.
'Y no te olvides de la cerveza'.
Manolo permaneció en silencio para recrearse con el sonido precipitado de los tacones de su mujer. La obligaba a ponérselos porque decía que le hacía menos gorda. Contó hasta cinco. No la escuchó acercarse. Dio un puñetazo en la mesa y guardó silencio. Las venas de su cara explotaron. '¡Conchita!' Rugió como una fiera que defiende su territorio. Ante el silencio absoluto como respuesta, volvió a contar hasta cinco, después hasta diez. Manolo se levantó, y aulló su nombre sintiéndose herido de muerte: 'Conchi, cariño, no quería gritarte'. Salió del salón con pasos inseguros. Al final del pasillo la puerta de salida estaba abierta y enfrente, unos zapatos de tacón.


Auxilio, han asesinado la verdad
Lydia Tapiero Eljarrat. 14.10.15 
Conspirar con la mentira es asesinar la verdad, formando una pelota que crece mientras rueda y aplasta a su paso el juicio, volviendo a la gente ciega, volviendo a la gente sorda. Llega un momento que no se sabe como comenzó a rodar, y lo que es peor, no se sabe cuando va a parar. Algún día la pelota volverá a aquellos que inconscientes de su poder la alimentaron y será demasiado grande para pararla. Y seguirá aplastando con la inercia de su movimiento verdades y acarreará consecuencias graves por inconscientes que solo pensaron en su momento de gloria, enjuiciando, sin enjuiciarse a ellos mismos. Y comprenderán que han engendrado el mal. Llamo a la parcialidad periodística en tiempos de agitación mundial, aunque supongo que llegan tarde y que la bola que vuelve a por ellos ya está en Europa.

Dedicado a la tierra que me vio nacer: Ceuta
Lydia Tapiero Eljarrat. 02.10.15 Ampliar

Ceuta, tierra de nadie y tierra de todos. Cultura, historia, leyenda y sal van unidas a cada piedra de sus murallas. Y susurran sus muros historias lejanas. Romanos, bizantinos, vándalos, visigodos, Califas, Portugueses, Españoles, son solo parte de las culturas que vistieron sus tierras y fueron testigos de su belleza. Lucharon por poseerla y protegerla, embrujados por sus curvas de estratégicos enclaves, como amantes celosos y hasta la muerte.
Tierra de todos y tierra de nadie.
Leyendas empapan la tierra y cuentan, que Pineo, el rey de los mares entre punta Almira y Cabo negro, aguarda eternamente a su amada Yesmina, que día tras día bajaba a la costa para encontrarse con su amante, un día no volvió más, una enfermedad la despojó de la tierra de los vivos. Pero ahí siguió Pineo, el tritón, en la playa de Miramar, sentado en medio del mar, esperándola. Algunos verán una roca con forma de toro, otros al rey.


No voy a señalar a nadie con el dedo, se señalarán ellos mismos
Lydia Tapiero Eljarrat. 11.08.15 Ampliar
El calor implacable en las horas de sol, el sudor y el mal humor se incrementan con el cansancio y estamos a una pizca de tirarnos de cabeza en cada fuente de agua por la que pasamos. Con qué ganas esperamos a que llegue el verano, para luego desear aún más el fresquito del otoño que nos libere del pegajoso sudor. Tendemos a pasar el día en remojo entre las olas o el cloro de las piscinas, entrar en locales con aire acondicionado, refrescarnos con una bebida fría, o un helado que entone nuestra temperatura y alegre nuestro paladar. Pero no todos pueden disfrutar de estos privilegios. Los peluditos llamados gatos, se tienen que conformar con esconderse bajo alguna sombra en las horas más áridas del día, estas tremendas temperaturas son muy peligrosas también para ellos.

Jugamos al poker con Grecia
Lydia Tapiero Eljarrat. 06.07.15 Ampliar
Se abren las apuestas. Todos quieren hablar, aunque no demasiado alto, no demasiado claro. Se abren las apuestas. Nadie sabe que pasará en Grecia. Andamos por tierras movedizas. No se me ocurre mejor comparación que la conquista de América, en un ambiente hostil y desconocido, donde avanzar es lo único que importa, lo que no me queda claro quienes son los indios y quienes los colonos.
En Grecia ha vencido la democracia, o eso dicen, manipulada o no, ya es otro asunto. La paradoja de todo esto es que Grecia, la demócrata, está imponiendo a Europa su voluntad. Y la imposición no es democracia.

Un chiste sin gracia
Lydia Tapiero Eljarrat. 05.07.15 Ampliar
Venga ya, que parece que todavía está aquí Franco, imponiendo su no sentido común, su aislamiento de un yo prepotente e irreal. Ahora somos libres y globales ¿No es una vergüenza que sigamos arrastrando la herencia que impuso Franco en el doblaje de películas extranjeras? ¿Es que ningún político piensa que habría que cambiarlo? Ellos que en su mayoría son incapaces de relacionarse en Inglés con sus iguales, en esta Unión Europea de la que somos miembros y en la que solo nosotros hablamos español. Los políticos ¿Qué temen? ¿Qué los jóvenes les pisen los talones en Inglés?
Nos jugamos la enseñanza de nuestros hijos a una carta: roja o negra. Y ninguna de ellas orientada a una sincera preocupación, ni comprensión en la enseñanza. Ya nadie tiene confianza en un sistema que en cada cadencia empeora notablemente y se transforma en el hazmereír y vergüenza de Europa. Y para los españoles, en un chiste sin gracia ¿Es que no tienen hijos estos políticos o es que no les preocupa su futuro? Y si no les preocupa ¿Qué podemos esperar los demás?

Burricus
Lydia Tapiero Eljarrat. 06.06.15 Ampliar
Si me preguntaran a qué animal me gustaría parecerme, elegiría al burro.
Y no es porque sea cabezota, aunque más de una vez hayan utilizado en mi contra el: 'ya te bajarás del burro'; tampoco por sus enormes orejas, que me recuerdan a las historias que me contaban mis padres, de aquellos niños traviesos en clase que aguantaban con orgullo el castigo de permanecer en una esquina con dos orejas de burro; ni siquiera por cargar como un burro, como hacen hasta el día de hoy los estudiantes, a veces pienso que nuestros políticos miden la calidad de la enseñanza por los kilos que cargan nuestros hijos en la espalda.
Me gustaría parecerme al burro, porque por encima de su desaliñada apariencia, y en eso sí nos parecemos, posee un alma libre, fiel, valiente, inteligente y con un sentido de la orientación envidiable.

La familia ha muerto
Lydia Tapiero Eljarrat. 31.03.15 Ampliar
Mis profundas condolencias, a la familia de la mujer que fue supuestamente asesinada por violencia de género en Alhaurín de la Torre.
Mis profundas condolencias, a la familia del supuesto agresor que acabó con la vida de su pareja y la suya propia.
Y con el pesar más grande de mi corazón al retoño de 6 años, que en un instante se ha quedado sin padre, ni madre, cargando una mochila demasiado pesada para el resto de su vida. Porque su padre, supuestamente, es el asesino.
Hoy me atrevo a poner en duda la razón de ser del “modelo familiar”, qué modelo es este en el que con tanta facilidad se arrebata la vida de otra persona. Donde el individualismo se borra, para formar parte de un todo. Un todo dependiente a morir.


0,15mg de piretroides
Lydia Tapiero Eljarrat. 20.03.15 Ampliar
Los pescados del mercado siempre te miran, inmóviles, mientras los cubitos de hielo intentan preservar un frescor que ya no tienen. Peces que nacieron en la inmensidad de un rio lleno de peligros y vieron como muchos acababan en el estómago insaciable de un igual gigante. Que poco a poco fueron sorteando peligros y más peligros, para crecer, engordar y acabar en tu plato. Ahora hago un paréntesis para aclarar que no pretendo sacar tu vena sentimental. Aclarado este punto, pregunto ¿Sabes realmente sí este pescadito es tan inocente como aparenta?
Y a raíz de la pregunta, o más bien de la respuesta: declaro culpable a la científica Ethel Eljarrat, por alterar mi visión acerca de los peces. Y es que mi vida era mucho más sencilla antes de leer los estudios realizados en 4 ríos de España: Llobregat, Ebro, Júcar y Guadalquivir. Qué aparte del agua y peces, escondían un venenoso secreto: los piretroides. Conocido por ser el súper-insecticida que se degrada en menos de 90 días. El amigo del medio ambiente.


Relato: El cuarto de la abuela
Lydia Tapiero Eljarrat. 07.03.15 Ampliar
Hacía semanas que Isabel no entraba en el cuartito, pero hoy era uno de esos días que lo necesitaba. Miguel se había ido un mes por negocios y a ella se le caía la casa encima. No quería estar sola. Abrió la puerta lentamente y se estremeció al ver que la mecedora se movía. Sintió la llamada de su abuela Augusta, entró muy despacio y se sentó en el taburete junto a la mecedora, cómo solía hacer cuando la anciana vivía. Y esperó. El chirrido de una bisagra dejó la puerta de un armario semiabierta, se acercó y cogió la bolsa blanca, tenía que hacerlo. Volvió a sentarse y la dejó entre sus pies, esta insistió en caerse mostrando una prenda íntima de color celeste, una liga. Isabel la cogió con morbo imaginando a su abuela con ella. La estudió por todos lados y vio que en su interior había unas iniciales desconocidas S. B. y sin poder evitarlo deslizó la liga por su pierna sintiendo un dulce cansancio que se fue intensificando cada vez más. La mecedora la invitó acunando sus sueños. Los ojos se cerraron llevándola a otra época, sintió el pomo frío cuando abrió la puerta y salió llevando una carta y una maleta, pasó frente a un espejo reconociendo sus pelos rubios dentro del gorro, paró en una esquina y volvió a leer la carta de Alejandro para inyectarse fuerzas.


Ideas en un vaso de agua
Lydia Tapiero Eljarrat. 27.02.15 Ampliar
Los acordes del piano danzan por la sala, ya están casi todos sentados en las butacas de madera. Al lado del pianista espera el narrador. Las luces se apagan de golpe. Un foco sobre la pantalla da comienzo a la proyección en blanco y negro, cediendo el lugar a los nombres de los actores y actrices que se deslizan con el encanto del pasado. El hombre de al lado del pianista anuncia: 'El alcalde de Zalamea'. Un segundo más tarde su voz profunda nos descubre el argumento. Las escenas se suceden, el narrador rompe el silencio 'Don Álvaro rechaza a Isabel por no ser de la nobleza', se siente un suspiro colectivo, la sala calla y el piano desgarra con acordes la atmósfera... Y es que el cine mudo, nunca ha sido del todo mudo. Ni tampoco ingenuo. La crítica social, la burla, el reflejo de la sociedad, el régimen político, siempre han estado presentes.

Al Cenachero le han robado el otro cenacho
Lydia Tapiero Eljarrat. 20.02.15 Ampliar
Málaga tiene su propia balanza con olor a fresco y a mar. Muestra con orgullo su icono, nacido de un pasado de humildad y fortaleza. Y es que la estatua de El Cenachero sigue pregonando sus boquerones y yo me engaño creyendo que le escucho. Busco sus comienzos y me adentro en la Málaga del siglo XIX. La ciudad encendida con chimeneas, que funden el acero a la velocidad del progreso. Es la época de la bonanza, de los burgueses, de la construcción de hoteles y villas. Me parece escuchar que el tren se acerca, el jefe de estación también lo ha notado, se acomoda la gorra roja y consulta su reloj de cadena. La fábrica de hilados y tejidos está en auge, como las olas de la economía que golpean la costa y entran dejando el olor marino. Los Loring enriquecen la ciudad con obras de arte de todo el mundo. Estamos en la ciudad rebelde, la ciudad de la justicia que termina con el reinado de Isabel II e impone la democracia. Y fue en esa época de auge y prosperidad donde nació el Cenachero, en un certamen poético y pictórico. Leoncio Talavera perpetua al vencedor: la pintura de un Cenachero joven, con la cabeza alta, hacia atrás, pregonando su mercancía como si esta fuese tan valiosa como su vanidad. El pueblo ha hablado y a pesar de las otras muchas glorias de Málaga, la imagen de orgullosa humildad se convirtió en un icono de la ciudad.


Relato: La amistad de un burro
Lydia Tapiero Eljarrat. 18.01.15 Ampliar
A Carlos le encantaba soñar, pero no solo soñaba cuando estaba dormido, también soñaba cuando desayunaba, cuando su padre le llevaba al colegio y sobre todo soñaba en clase de dibujo: al pintar un caballo este le invitaba a cabalgar, corría detrás de las mariposas con puntos de colores rojo y azul, y visitaba las flores amarillas que vivían en el pueblo de su abuelo, incluso olía a césped recién cortado. Ese día Carlos estaba pintando un canario de color amarillo y, como siempre, su imaginación le llevó muy lejos de clase, justo a la rama de un árbol donde había un pequeño pájaro cantando; sin darse cuenta empezó a silbar para imitarlo. De pronto, escuchó las risas de sus compañeros y la voz del profesor que hizo callar a todos con un: '¡Silencio!'. Carlos dejó de ver al canario, para encontrarse con una clase que le miraba solo a él.
–Carlos te he hecho una pregunta y espero una respuesta –se enfadó el profesor.
Carlos no había escuchado la pregunta, pero pensó que sería: '¿De qué color estas pintando el canario?'

Niños israelíes y palestinos juegan al fútbol para marcar el 100º aniversario de la \"tregua de Navidad\"
Lydia Tapiero Eljarrat. 18.12.14 Ampliar
Niños palestinos e israelíes jugaron un partido de fútbol ayer en Haifa, Israel, para marcar el centenario del legendario encuentro entre las tropas aliadas y alemanas en el Frente Occidental durante la Tregua de Navidad de 1914.
Hace cien años las fuerzas opuestas bajaron sus armas en un alto el fuego no oficial por las fiestas. Desde entonces se hizo popular la historia de que jugaron a la pelota en una zona de acceso prohibido y se convirtió en una legenda que sigue siendo un símbolo de paz poderoso.

Por nuestros hijos, por nuestras hijas: brindo por la coeducación
Lydia Tapiero Eljarrat. 12.12.14 Ampliar
Cuántas veces hemos leído un cuento a nuestros hijos e hijas y nos hemos quedado con un sentimiento de falta. A veces hemos podido señalar lo que nos disgustaba en ellos, como la violencia en muchos de los cuentos clásicos o la invasión de estereotipos, donde la princesa siempre es una mujer y el héroe siempre es un hombre.
Hace poco leí un magnífico libro llamado ‘La mochila violeta’, donde se pueden ver las pautas para reconocer y escribir cuentos infantiles sin discriminación sexual. Este valor añadido que nos otorga el libro nos ayuda a introducir a nuestros hijos e hijas en un mundo igualitario, donde un niño puede jugar con muñecas sin que parezca raro y no esté expuesto a comentarios sexistas; y una niña puede ser entrenadora de fútbol. Debemos dejar que nuestros hijos y nuestras hijas elijan el camino libremente, según sus afinidades y no mediante una imposición social. Debemos educar al respeto hacia la persona sea del sexo que sea y tenga la afinidad que tenga. 

El maltratador, ¿víctima de la sociedad o animal descarriado?
Lydia Tapiero Eljarrat. 28.11.14 Ampliar
Una de las peores soluciones es quedarse sin ellas. Publicaré año tras año esta idea, esta semilla, que podría salvar la vida de mucha gente o por lo menos podría intentarlo.
Hasta cuándo vamos a escuchar ‘Asesinada por Violencia de género’, 'niños asesinados por violencia de género' ¡Basta! La brutalidad no tiene límites, la brutalidad no tiene frenos, la brutalidad se ríe de todos nosotros. ¿Donde queda la responsabilidad del gobierno de crear una sociedad sana? ¿Qué pasa por la cabeza de un político cuando se escucha un nuevo caso de asesinato? Yo siento la impotencia de un sistema que no funciona. Y si ese sistema no funciona, ¿no ha llegado el momento de cambiarlo?
No soy psicóloga ni pretendo serlo, pero si se sumar dos más dos y las matemáticas no engañan, como el porcentaje de mujeres asesinadas que sigue subiendo por la cuesta de la muerte año tras año. Podemos seguir lamentándonos y llorando, pero eso no va a cambiar las cosas.

España una empresa en quiebra. Dividamos España en dos
Lydia Tapiero Eljarrat. 23.11.14 Ampliar
Tener las ideas claras es parte del proceso de cambio.
Los españoles debemos asegurar nuestros derechos sociales; necesitamos las empresas privadas; apoyar las diferentes clases sociales con leyes de protección contra los abusos hacia los asalariados; ser parte de la democracia y de un cambio de leyes más dinámico que proteja el interés ciudadano y endurezca las penas por corrupción.
Para luchar por un país con derechos sociales, por un país rico, tenemos que cambiar la percepción de ver España. Intentemos verla como una empresa con una enorme cantidad de variables que hay que tener en cuenta. Para dirigir una empresa de tal envergadura, necesitamos un empresario con una capacidad y visión de negocio excepcionales. ¿Cómo hacemos del país una empresa rentable? ¿Tenemos los recursos necesarios para que una empresa de esta envergadura triunfe a corto, medio y largo plazo? Para esto tengo una respuesta contundente: El gobierno dispone de más recursos y más oportunidades de las que cualquier empresa privada pudiera soñar, tenemos todo lo que un país entero puede dar.


España, víctima de sus propios ciudadanos
Lydia Tapiero Eljarrat. 08.11.14 
Día 6/11/2014, si no me equivoco en antena 3, se volvió a incitar al odio descaradamente con una mentira que me pateó el estómago, por evidente y grotesca.
Se relató de una manera fría y calculadora el atropello que mató a un ciudadano Israelí e hirió a muchos otros, después se mostró a una mujer musulmana mintiendo descaradamente a la cámara, en un intento por justificar el despiadado acto terrorista, alegando que el hecho sucedió porque los judíos maltrataron físicamente a mujeres musulmanas en lugares sagrados en Jerusalém. Curiosamente he buscado la noticia en internet y no he encontrado evidencia de la mujer que salió mintiendo y sembrando la semilla de más odio gratuito.
Lo que más me revienta de todo esto es la imagen manipulada que quieren dar a este conflicto, una manipulación que hace grandes a los terroristas y les proporciona y alientan con una plataforma televisiva de mentiras, que les llenan de dinero y armamento. Esta incitación al engaño se vuelve hacia nosotros, los españoles, como un búmeran. Estamos alimentando el odio de los fundamentalistas que tienen como uno de sus objetivos reconquistar España, porque España también fue suya a lo largo de muchos años en la historia.  Que cada uno aguante su conciencia como pueda, porque desgraciadamente tendrán que hacerlo. 

El nacer de un partido político y el reventar de unos ideales
Lydia Tapiero Eljarrat. 24.10.14 Ampliar
Pablo Iglesias, me da miedo, tiene una prepotencia tan delirante de poder, que no se diferencia de un dictador carismático, arrastra a miles de personas y ya no importa si sus palabras tienen sentido, están hipnotizados con su persona. Este ser no solo se ha convertido en un peligro, sino que disfraza sus intenciones, visibles por quien quiere verlas, y convierte sus disfrazados ideales en algo lejos de la democracia y cercana a la verdad absoluta de una sola persona: Él mismo.  Podría compararlo con el relato que cuenta una historia de un candidato increíble y que esconde entre líneas una oscura personalidad de grandeza y superioridad. 

Que no me despistas, vuelve a tu cauce
Lydia Tapiero Eljarrat. 17.10.14 Ampliar
¿Cómo va a ser de su competencia?
Esto es muy malo, realmente malo, que la política se meta una y otra vez en cuestiones no políticas.
Decidir si una persona es culpable de fraude o no, incluso cuando sea evidente, no es de la competencia de un político, como no es de su competencia echar del partido a una persona sospechosa de fraude. Señores, esto lo tiene que hacer la justicia. Los políticos no pueden creerse los justicieros y andar haciendo de D., tienen que bajar de su mundo fantástico, no extralimitarse en sus funciones y no enfrascarse en peleítas de quien echa a tal político corrupto y quien no. Muchas veces me parece estar viviendo en un reality político donde los medios de comunicación son los patrocinadores: 'quien llame más la atención se salva de ser nominado'. 

Sin que te cueste dinero
Lydia Tapiero Eljarrat. 17.10.14 
Quiero regalarte un cuento infantil. Me encanta escribir y ahora este es mi proyecto. Me ofrezco para personalizar un cuento para tu hijo-a. Será un momento de su vida, un gesto, una manía, un sueño que mudaremos en palabras y perdurará toda la vida. Ayúdame a divulgar mi proyecto.
Para más información, contactar con lydia.tapel@gmail.com o desde la pestaña ‘Contactos’

Cuento: ¡Qué susto!
Lydia Tapiero Eljarrat. 12.10.14 Ampliar
Pedro era un niño muy listo y muy obediente, aunque a veces algo despistado.
—No te acerques demasiado a las flores, ahora en primavera hay muchas abejas.
—Sí mamá —respondió Pedro que creyó haber escuchado algo de primeras flores.
Mientras Pedro quitaba el papel del helado, sus piernas se movían al ritmo de una marcha militar. Era su primer helado rojo-colorante, como su madre lo había llamado, porque decía que dejaba la lengua roja como un pimiento. Tiró el papel y se apresuró al espejo haciendo burla, 'cuando vuelva a verme', pensó , 'mi lengua hará tanta gracia como la nariz de un payaso'. Se rió imaginando la cara de su amigo Jorge al verlo, 'seguro que se haría el visco y pondría las orejas de soplillo'. Una gota pringosa se resbaló por su mano, fue corriendo hasta el jardín para comprobar que su helado era más rojo que las rosas y solo entonces le dio el primer lengüetazo. Justo en ese momento escuchó un zumbido, después de chuparse las gotas que habían llegado hasta el codo, miró hacia el frente. 

Viaje virtual en el tiempo: para lo que quieras
Lydia Tapiero Eljarrat. 27.09.14 Ampliar
'Investigadores israelíes crearon un viaje en el tiempo virtual para curar los traumas'
Katapúm, vaya título y uno se pregunta de repente ¿que hago yo con esto?
Así dice el artículo textualmente recuperado de la revista: 'ItonGadol.com':
En un estudio exploratorio realizado por Doron Friedman del Centro Interdisciplinario en Herzliya, 32 hombres fueron colocados sin saberlo en una situación moralmente difícil de realidad virtual, en la que se vieron obligados a tomar una decisión de vida o muerte.
La situación moralmente desafiante fue creada para que los participantes del estudio tuvieran que elegir si detener a un hombre armado en un museo lleno de gente. A la mitad de los 32 participantes se le permitió volver a vivir la misma situación dos veces adicionales y cambiar la decisión, mientras que la otra mitad sólo fue capaz de "vivir" la situación una vez.

Relato: Caso cerrado
Lydia Tapiero Eljarrat. 13.09.14 Ampliar
La luna llena delataba las huellas en la tierra húmeda. Julio avanzaba con grandes zancadas, en soledad y con un solo objetivo. Tuvo que coger aliento cuando llegó a la verja forjada de hierro. La mano que aferraba el cuchillo empujó las rejas que se abrieron con el quejido del metal, y el libro que agarraba con su otra mano se tambaleó al avanzar. Atravesó decenas de piedras grabadas con inscripciones mudas, quedando rodeado entre pinos que apuntaban al cielo desafiante regalando su aroma a los muertos. Los pasos de Julio se hicieron cada vez más pequeños y mas lentos hasta parar frente a una lápida. Luchó por no desmoronarse y leyó: ‘Ana Villalba, el sentido de mi vida’, aun con la mirada fija en aquellas letras sintió el aliento de su mujer envuelto en un viento frío que le despeinó la melena, como a ella le gustaba, y escuchó el susurro de las hojas al moverse dándole la bienvenida. Julio volvió su mirada hacia la lápida de al lado, una mucho más pequeña, en la que leyó: ‘Susana Villalba 2004-2007, fruto de un amor’. Se sentó temblando entre ellas, acarició el libro sin abandonar el cuchillo y sus ojos viajaron muy lejos mientras leía la primera página, el día que conoció a Ana. Siguió envolviéndose de palabras vividas, volvió a casarse y volvió a llorar de felicidad cuando fue padre. 

Las cuatro verdades
Lydia Tapiero Eljarrat. 29.08.14 
Recomiendo y dedico este artículo a los que son lo bastante valientes para decir la verdad y a los que están dispuestos a escucharla.
Este artículo fue escrito en Ceuta por la periodista Nuria de Madariaga.
http://www.elpueblodeceuta.es/201408248116.html

Sociedades en peligro
Lydia Tapiero Eljarrat. 21.08.14 Ampliar
En estos días me pregunto el porqué tenemos tantas sociedades distintas en el mundo, tantas formas diferentes de ver la vida y de comportarse. La exposición a Internet no ha hecho más que remarcar las diferencias, vidas desiguales con grandes oportunidades o exentos de ellas. La globalización ha enseñado el agua al sediento, la libertad al oprimido, los derechos a los que carecen de ellos. De la misma manera a los que lo tenemos “todo” nos ha mostrado a los sedientos, a los oprimidos, a los sin derechos y también las revoluciones en países dictatoriales en busca de una vida mejor o el fanatismo de la sangrienta 'Guerra Santa', que lucha por mantener una sociedad oprimida, carente de educación y libertad, que lucha para que sus creencias sean las únicas asesinando a los que no creen en ellas o pertenecen a otra rama del Islam. No muy lejos nos encontramos con los cruentos asesinatos en Siria e Irak, se puede encontrar en YouTube videos que no te dejan dormir por las noches y 'no me explico' porqué los medios dan tan poca cobertura a estos exterminios, unos exterminios que pueden llegar a Europa, porque Europa ya ha sido amenazada por estos extremistas.

La Pesadilla
Lydia Tapiero Eljarrat. 26.02.14 Ampliar
Ha sido más que una pesadilla. Ha sido el horror que dura día tras día, sin saber por qué. La imagen más angustiosa de pureza: muerta.
He tenido que tomar distancia de aquella noche terrorífica para lograr darle un sentido metafórico.
‘El sueño transcurre en un acuario, enormes peces con escamas de dragón danzan a la muerte en busca de una presa. Pasan por las cristaleras, abriendo sus feroces bocas con colmillos de felino, y siguen de largo. Un bebé se acerca al cristal gateando, está en pañales, solo viste una camiseta blanca. Pierdo unos cuantos latidos hasta comprender que no pueden llegar a él.

Brazos caídos
Lydia Tapiero Eljarrat. 16.02.14 Ampliar
La avenida Mar Cantábrico y sus alrededores, incluyo mi calle Mar Menor, parecen boicoteados por los brazos caídos. Aquí no pasa nada, es como un cuadro al que nadie le quita el polvo. Llevamos varias semanas con problemas de alumbramiento en el parque Mar Cantábrico y varios semanas sin luz en la calle Mar Menor. Una mañana, alrededor de las 6:00 la oscuridad era tan absoluta y la noche estaba tan cerrada, que estuve a punto de caerme porque no veía el escalón que llevaba de la acera a la carretera. Si alguna vez me llego a caer por esta causa, este artículo me acompañara para poner una denuncia contra el ayuntamiento.


    Más antiguas

Esta carpeta ha recibido en total 197.783 visitas.
  Canal Youtube. Alhaurin.com    Pinturas Cueto  Maderas Marbella  Compañía General de Canteras  Venta La Porrita   Clínica Sonridental Alhaurín  Alhaurin.com. Periódico Independiente  Alhaurin.com. Periódico Independiente  Alhaurin.com. Periódico Independiente  Malaka.es  Guadalhorce.net  Cuentos Globales  Andalucia.Press    Periodistas en español  Reporteros sin fronteras  Restaurante Cienfuegos  Cuentos Globales  Colegio El Pinar. Alhaurin de la Torre  Instalaciones fontalva. Fontanero  Torrijos 1831    Estación de servicio Las Américas  Simply Style  Policlinica Lacibis Martinez/  Restaurante Cienfuegos  Cuentos Globales  Instalaciones fontalva. Fontanero  Centro de Gestion Guadalhorce  Jamones de Juviles  Torrijos 1831  Autos Parque Feria  Naranjas de Málaga  Talleres colorado  Restaurante Cienfuegos  El Anunciador.net  Mancebo Asesores  Óptica Los Tilos  Museo de Malaga  Museo Picasso Malaga  Museo Carmen Thyssen Malaga  Museo Rando  Museo Revello de Toro  Museo ruso de Malaga  Museo Pompidou Malaga 
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998