Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•8 usuarios en línea • Lunes 27 de Marzo de 2017
El Oráculo  
Farmacias de guardia de Málaga y provincia Anúnciese aquí  Alhaurin.com. Periódicco Independiente de Alhaurín de la Torre  Guadalhorce.net. Pueblos del Guadalhorce  Andalucia.Press  Clientes de Facebook en Alhaurin.com  Clinica Sonridental Alhaurín  Mancebo Asesores  Colegio el Pinar  Restaurante Cienfuegos   Optica Los Tilos   Talleres Colorado   Policlínica Lacibis Marrtínez  Pinturas Cueto   Naranjas de Málaga   Centro de Estudios Innova  Pozos y Sondeos Tejada   Librería Papelería Masquepapel  Gasolinera las Americas  Financiera y Minera  Deportes Alhaurin de la Torre   El Anunciador   El Oráculo   Maderas Marbella   Mancebo Asesores  Optica Los Tilos   Pinturas Cueto   Restaurante Cienfuegos   Talleres Colorado   Residencias Moncasol  Colegio el Pinar  Policlínica Lacibis Marrtínez  Valle del Guadalhorce  Al-Andalus. El esplendor de Andalucia  Inmobiliaria Benedito  ESP 2012    Autos Parque Feria  Instalaciones Fontalva  Centro Gestión Guuadalhorce  Hidrocarburos Alhaurín  Casa rural.Huerta Los Álamos  Cafetaria Claudia. El Humeras  Venta la Porrita  Clinica Dental Muñoz  Pozos y sondeos Tejada  Asociación Torrijos 1831  Jamones de Juviles.com   El tiempo  
Ver sorteo diario

Víctor Frías

Artículos publicados en malaka.es
Presentación del libro 'Los versos de la medusa' de Víctor Frías
Alhaurin Cultural. 02.03.17 Ampliar
El día de 02 marzo a las 20:00h en la Finca el Portón tendrá lugar la presentación del libro 'Los versos de la medusa' de Víctor Frías Jiménez, a cargo de Juan Ignacio Castillo.
SINOPSIS

¿Alguna vez has tenido miedo de lanzarte? Lola también, sin embargo ha tomado la decisión de huir. Busca una vida que no pudo ser, una vida de fantasía lejos de su marido. Un viaje en el tiempo que la lleva a Málaga donde busca y encuentra parte de su pasado, solo que este ha cambiado. Virginia, su hija, ve ese viaje con escepticismo. Para ella son solo sueños infundados. Una percepción de la vida que tiene su madre y que ella no entiende. Y si Virginia no entiende a Lola, si madre e hija parecen hablar un idioma distinto y si el mundo que deseaban encontrar ha desaparecido… ¿Qué cabe esperar? En un escenario de incomprensión e inadaptación ¿Conseguirá Lola recuperar su oportunidad perdida? ¿Tendrá Virginia un futuro mejor? En la respuesta a estas preguntas, Luis, el esposo de Lola también tendrá algo que decir, jugando su papel en un intenso final que no dejará a nadie indiferente. 

Peter Pan vive en Jerez
Víctor Frías. 05.02.17 
Peter Pan me recibe a la entrada de Nunca Jamás. Lo hace mirándome de soslayo con disimulado interés, tal vez esperando que le haga un gesto, le dedique unas palabras o quizá alguna caricia. Fátima aparece al fondo devolviéndome a la realidad, Peter me olfatea y vuelve con su dueña, parece que tengo su aprobación. No estoy en Nunca Jamás, aunque Finca Vistahermosa también es un lugar hermoso, la vista de la campiña de Jerez a nuestros pies hace honor a su nombre. Fátima no es Campanilla, pero va a llevarme a vivir un sueño, el que crece en la bodega de su padre, Luis Pérez, un mago a contracorriente, un recuperador de supervivientes. Ampliar en www.espaciomasinstante.com

Presentación del libro Los Versos de la Medusa de Víctor Frías
En la Sociedad Económica de Amigos del País

Víctor Frías. 18.12.16 

Los VerSoS de la MeDuSa, presentación el 16/12/2016 en la Sociedad de Amigos del País en Plaza de la Constitución de Málaga
Víctor Frías. 09.12.16 

Entrevista a Víctor Frías, autor del libro Los Versos de la Medusa.
Será presentado el próximo 16 de diciembre, viernes, en la Sociedad Económica de Amigos del País, en la Plaza de la Constitución de Málaga

Recomienda un libro. 30.11.16 Ampliar

Presentación de la novela LoS VerSoS de la MeDuSa de Víctor Frías
Recomienda un libro. 23.11.16 Ampliar
Será el próximo 16 de diciembre, viernes, en la Sociedad Económica de Amigos del País, en la Plaza de la Constitución de Málaga
SINOPSIS
¿Alguna vez has tenido miedo de lanzarte? Lola también, sin embargo ha tomado la decisión de huir. Busca una vida que no pudo ser, una vida de fantasía lejos de su marido. Un viaje en el tiempo que la lleva a Málaga donde busca y encuentra parte de su pasado, solo que este ha cambiado. Virginia, su hija, ve ese viaje con escepticismo. Para ella son solo sueños infundados. Una percepción de la vida que tiene su madre y que ella no entiende. Y si Virginia no entiende a Lola, si madre e hija parecen hablar un idioma distinto y si el mundo que deseaban encontrar ha desaparecido… ¿Qué cabe esperar? En un escenario de incomprensión e inadaptación ¿Conseguirá Lola recuperar su oportunidad perdida? ¿Tendrá Virginia un futuro mejor? En la respuesta a estas preguntas, Luis, el esposo de Lola también tendrá algo que decir, jugando su papel en un intenso final que no dejará a nadie indiferente. 

La banya y el ladrón robado
Víctor Frías. 10.10.16 
Sus pies descalzos cruzaron el umbral de la “banya” sintiendo la madera bajo ellos, casi lamentó calzarse las zapatillas que le esperaban, pero bueno, se trataba de una cuestión de higiene. Observó la pequeña estancia, la tetera que esperaba pacientemente el momento en que a él le apeteciese tomar un té.
...sintió la piel húmeda y cálida y las imágenes robadas volvieron a aparecer
Casi se arrepentía de haber dejado fuera su lente mágica, aquellas eran imágenes que sin duda querría conservar. En un estante superior había unos curiosos gorritos que se suponía debía utilizar. Parecían de fieltro, esparto o algún material parecido, lo desconocía. Cogió uno de ellos que simulaba ser el típico gorro ruso para la nieve, estrella roja incluida. Vistió su cabeza con él y desnudó el resto del cuerpo. En ese momento agradeció la ausencia de lentes mágicas.  Ampliar en espaciomasinstante.com


Érase una vez Suzdal
Víctor Frías. 24.09.16 
Érase una vez una fortaleza en una colina, con una enorme muralla rojiza que hacía que las personas se sintieran pequeñitas. Y a sus pies un río, y tras él un valle, que era blanco cuando los cielos suelen ser grises y verde cuando el horizonte es azul.
Dominando el valle, un antiguo monasterio, cuya muralla blanca arropaba las almas, y acompasaba las emociones. Tras ella las personas se sentían protegidas.
Más allá, tras el río y las casitas de madera, alguien observaba las torres y las murallas, la hierba y los vecinos junto al río. Alguien que, usando unas lentes mágicas, trataba de robar aquellas imágenes y así llevarse consigo la esencia de Suzdal, el pueblo que albergaba aquellos tesoros. Ampliar 

Milán: algo más que lo evidente
Víctor Frías. 12.07.16 
Estoy sentado en la Dársena de Navigli, tomando un zumo de frutas y verduras que he comprado en el mercado de la Piazza Ventiquattro de Maggio. La gente pasea descuidada por la ribera de la dársena, otros toman el sol como plantas haciendo la fotosíntesis. Frente a mí, dos puentes sobre sendos canales. Quizá te decepciones si te digo que no estoy en Venecia, pero tengo que decirte que el Naviglio Grande de Milán también me transmite su magia, a su manera. Y me hace pensar en las ciudades y en las personas, en los estereotipos. Tal vez tengas un sambenito sobre tus espaldas, o quizá no. A lo mejor creaste fama y te echaste a dormir. Yo, mientras bebo mi zumo sentado en la dársena, con los pies colgando sobre el agua, pienso que Milán es un poco así, con fama de ciudad elegante, de paraíso de la moda. Eso es lo evidente, lo primero que responderás si te pregunto sobre Milán. Pero también es algo más, te lo voy a contar. Pero antes permíteme preguntarte. ¿Qué piensas de mí? O peor, ¿Qué pienso de ti? Por lo que a mí respecta, no pienso quedarme sólo con lo evidente. Ampliar en espaciomasinstante.com

El color de la tierra olvidada
La tierra de Castilla la Mancha tiene color de sombra de ojos – dice mi esposa mientras contempla el paisaje que dejamos atrás

Víctor Frías. 05.07.16 
Ella me pide que reduzca la velocidad para poder hacer fotos y yo lo hago, así aprovecho para mirar un poco yo también. Es verdad, La Mancha tiene color de sombra de ojos, pero me doy cuenta de que no solo se refiere a una amplia gama de marrones. La paleta de colores es más amplia de lo que en un principio podía pensar.
Veo parcelas de campo de color gris, ocre, amarillo, marrón claro… más adelante viñedos color teja y olivares de arcilla roja. Uno siempre tiene la idea de que la Mancha es árida, pero eso es porque la cruza en verano, cuando tiene vacaciones, y claro, así no hay manera.
Pero esta vez es febrero, y la lluvia ha conseguido intercalar campos verdes entre los olivares, las viñas y las llanuras Manchegas. El color de la tierra que siempre había sido de paso, inunda mi retina y mis neuronas, y me gana, y deja de serlo, una tierra de paso quiero decir, convenciéndome de que volveré a ver sus colores, en especial el de la arcilla roja, ese que me niego a olvidar.
Ampliar en el siguiente enlace: http://www.espaciomasinstante.com/2016/03/el-color-de-la-tierra-olvidada.html


Cuando San Petersburgo me devolvió la mirada
Víctor Frías. 26.06.16 
¿Te ha ocurrido alguna vez que alguien empieza a contar algo y, de pronto, sin razón aparente, conectas? O quizá te haya pasado mientras escuchabas un concierto de ese artista que tanto te gusta, o la presentación de un libro, o simplemente con un amigo… especial o no.
Puede que esa conexión se haya producido por el tono de su voz, que te embauca, te hipnotiza, hace que te centres en ella y todo lo que te rodea se vuelva difuso e irrelevante. A lo mejor se debe a la intensidad de su mirada, a la firmeza que muestra, transmitiendo la fe en su mensaje. ¿Y si en ese momento te devuelven la mirada? Y te están contando algo a TI, haciendo que la conexión sea completa y, de algún modo, te conviertes en alguien ÚNICO, quedando todo lo que ocurre para ti en comunión con el otro.
Eso es lo que ocurrió con Peter, bueno, con San Petersburgo, la ciudad a orillas del Neva. Simplemente me detuve a mirarla iluminada por las luces tenues del atardecer que acentuaba el juego de luces y sombras. Me hipnotizaron sus reflejos en el mar y una luna que empezaba a crecer sobre la ciudad. El oleaje del Báltico, donde desemboca el Neva, acentuó aquellas sensaciones. Todo lo que me rodeaba se volvió difuso e irrelevante.
Entonces, Peter me devolvió la mirada, y parecía que hubieran encendido las luces de la ciudad para mí y que el río desembocaba allí para que la imagen que se disponía ante mí fuese perfecta. Y como guinda del pastel, la luna creciente. Entonces, me convertí en único. Ampliar

XVIII Festival de Cine Español de Málaga
Requisitos para ser una persona normal
Ser como David El Gnomo

Víctor Frías. 23.04.15 Ampliar
¿Es eso el título de una película o una reflexión en voz alta? Nooooo es una peli. Esta es una de esas películas sin pretensiones, nada de grandes reflexiones sesudas ni lecciones de vida, ni tensión dramática. Solo trata de hacerte pasar un buen rato, de que te rías y también de ponerte un poquito tierno.
También incluye una pequeña reflexión que se deduce de su título y es que, ¿Realmente necesitamos cumplir con una serie de requisitos para ser  normales, para ser felices? La respuesta que da la peli no es una sorpresa, es un sí rotundo, tampoco pretenden sorprenderte, no lo hacen ni en el mensaje ni en la historia que contiene. ¿Pero sabéis que os digo? Que ni falta que hace.
Está cargadita de risas y sonrisas, de personajes naturales y cercanos, y sí, un poco frikis, lo suficiente para ser reales sin necesidad de crear un esperpento.Diálogos que fluyen con naturalidad sin el corsé de esos diálogos que llevan al chiste prefabricado. 

XVIII Festival de Cine Español de Málaga
Domingo dinematográfico O el devorador de películas
Víctor Frías. 20.04.15 Ampliar
Cuando esta mañana dirigía mis pasos hacia el Teatro Cervantes preparado para devorar compulsivamente las tres películas del día. La primera de ellas era "CÓMO SOBREVIVIR A UNA DESPEDIDA". Andaba pensando en un titular atractivo, algo que animase a ver la película y que reconozco que era un reflejo de mis expectativas. Mi titular era... "200 personas mueren de risa en el Festival de Málaga" ... eso era lo que me sugerían mis expectativas, o la promoción que había visto de la película o puede que fuera el cartel. Sentado en el patio de butacas del teatro una sonrisa se dibujaba en mis labios, incluso se me escapaba alguna risa contagiada, pero mis expectativas no se cumplieron. Igual es por la hora de la mañana o porque las risas, contagiadas o no, son aisladas. No sé, creo que en algunas cosas se queda a medio camino.

XVIII Festival de Cine Español de Málaga
HABLAR
Gente en la calle

Víctor Frías. 19.04.15 Ampliar
Me siento en la sala del cine Albéniz esperando el comienzo de la película HABLAR. La sala llena a rebosar y yo maravillado con ella, con la sala, pienso que es un escenario ideal para proyectar películas y un lado romántico de mi me dice que es mejor que cualquier sala moderna, incluso con sus butacas espaciosas distribuidas en grada. Un texto blanco sobre fondo negro me informa de algo que ya sé, la peli se ha grabado en una sola toma continua sin cortes.
Y entonces los personajes empiezan a fluir, primero de una boca de metro, luego de un lado u otro de la calle, de locales, de cualquier parte. No hay lugar para la sorpresa, el título avisa, los personajes hablan y cuentan su historia dejándola a medias por un rato para después reaparecer intercalándose unas historias con otras. Unas que hacen reír, otras que pretenden tocar la fibra sensible.  Y sí me río y me entristezco con algunas situaciones.
Al final, las pequeñas historias concluyen, se unen y hacen participar al espectador de un aplauso, cine interactivo digo sonriendo. Me voy, dejo atrás la sala blanca impoluta, su decaración wengué (digo yo que será ese el color) con la sensación de haberme divertido y de que hay mucho trabajo detrás de un rodaje de 80 minutos  ¿Es ese su mayor valor? Puede que sí, pero he pasado un buen rato.

XVIII Festival de Cine Español de Málaga
LA DEUDA (Oliver's Deal)
Así funcionan las cosas

Víctor Frías. 18.04.15 Ampliar
"Así funcionan las cosas". Tal vez pueda definirse una película en una frase o quizá no, pero esta frase es la que todavía resuena en mis oídos una vez finalizada la película. Forma parte de una escena entre los personajes de Stephen Dorff y Alberto Ammán, dos hombres con lideran un importante y lucrativo negocio financiero. El primero convencido de que debe salir adelante afecte a quien afecte, el segundo con la duda moral de si están actuando bien. Esta es una de las historias de la película, la que sirve para darle título, porque ambos personajes trabajan para una gran corporación que está adquiriendo bonos emitidos por el gobierno de Perú y, a su vez, exigiendo al estado el pago de los mismos, presionándolo. ¿Corporaciones financieras exigiendo el pago de deuda a los estados? Me suena de algo... ¿Qué será?

EL INSTITNO
Capítulo 15: Mario expectante, Ana distante.
Víctor Frías. 14.03.15 
            Mario llegó al portal donde vivía Manuel y pulsó el portero electrónico.
–                    ¿Sí? – le respondió la voz de Manuel de forma abrupta.
–                    Soy yo, Mario.
–                    Sube, tío. Aun no he terminado de vestirme.
            Automáticamente se accionó el timbre que indicaba la apertura de la puerta. Mario la empujó y esta cedió. Salió del ascensor y se encontró con la puerta del piso de Manuel entreabierta.
–                    ¿Manuel? – dijo hablándole a un silencioso interior.
–                    Pasa.
            Mario cerró la puerta tras de sí y se dirigió a la habitación de Manuel. Allí pudo encontrar a su amigo que no acababa de decidir que camiseta ponerse.
–      ¿Cuál me pongo la gris o esta otra verde?
–      Prefiero la gris.
–      Me pondré la verde.
–      Vale, pero date prisa que llegamos tarde.
–      ¿A qué hora hemos quedado?
–      Hace diez minutos en el centro. Venga capullo date prisa.  AMPLIAR

EL INSTINTO
Capítulo 13: El método científico.
Víctor Frías. 08.03.15 
El sol reinaba en la cima de un cielo completamente despejado, castigador. El sudor corría por sus mejillas y el calor hacía que le costase seguir el ritmo del ciclista que le precedía a unos 25 m de distancia. Era un hermoso día, pero no para andar en bicicleta, y sin embargo lo estaba haciendo, del mismo modo que enterró a su madre un día exactamente igual cuando solo tenía diez años de edad.
Ese episodio de su vida había permanecido olvidado en su memoria, muy lejos de los recuerdos que de vez en cuando se despertaban en su mente y le hacían reír o llorar. Todos estos recuerdos pertenecían a aquella parte de su vida en que había compartido con su padre en el pequeño piso al que se mudaron después de la muerte de su madre. Aquella estrecha convivencia no consiguió que el vínculo con su padre se volviese ni mayor ni mejor de lo que era, aunque compartieron más horas de laboratorio que poco a poco le convirtieron en lo que era su padre, una rata de laboratorio entre frascos, probetas, microscopios, cultivos, neveras y una terrible curiosidad que saciaba aplicando el método científico a casi todo lo que le rodeaba. AMPLIAR


EL INSTITNTO
Capítulo 11: Cartas analógicas
Víctor Frías. 28.02.15 
Mario cruzó la puerta de la oficina de correos. Abrió la portezuela de su apartado y extrajo dos cartas de su interior. Las pasó una a una girándolas para leer el remite en aquellas que lo traían. Volvió a casa caminando deprisa. Sentía cierta impaciencia y curiosidad por leer aquellas cartas. Cruzó el portal del edificio en el que vivía, saludó a la chica que limpiaba casi sin fijarse en ella y subió por las escaleras. Se sentó en su cama y abrió la primera de ellas. Era frívola y un poco descontrolada. La chica tenía el pelo rubio, tal vez teñida y lucía una amplísima sonrisa que mostraba unos dientes ligeramente amarilleados. La segunda tenía una letra alargada, pequeña y redondeada. Le resultó agradable. Observó la fotografía que acompañaba aquella carta breve y que sonaba muy sincera. No tenía buen color, tal vez hubiera sido hecha en un fotomatón. En ella aparecía la imagen de una mujer sonriente y atractiva. Transmitía serenidad aunque no sabría decir qué había en esa cara que le hiciese pensar eso. “Puede ser agradable. Desde luego no tiene pinta de volverse loca de repente”. Barajaba seriamente la posibilidad de contestar aquella carta, convencido en su interior de que lo haría, simplemente para ver qué demonios pasaba. Salió de su habitación, su padre estaba en la cocina, Mario le olvidó en sus tareas a pesar de que le hablaba.
–¿Dónde has estado?   AMLIAR

EL INSTIN TO
Capítulo 10: La dama de bronce
Víctor Frías. 23.02.15 
Elena volvió una vez más a aquella tetería que se había convertido en su pequeño reducto íntimo durante las últimas semanas, una recreación árabe escondida en un pequeño callejón del centro. En su interior, Elena a su vez desaparecía en aquella pequeña mesa cerca de la barra dejando tras de sí un enorme tapiz que cubría la pared. Allí tomaba su té y continuaba ejerciendo aquella nueva costumbre de observar a la gente, sobre todo para olvidarse de sí misma. Del mismo modo que pasaba horas mirando la televisión, desde aquella mesa observaba a la gente, los grupos de amigos, chicos y chicas, parejas y algún que otro solitario como ella. Trataba de imaginar las conversaciones, los pensamientos, agudizaba el oído para cotillear en las mesas cercanas, sintiendo una terrible curiosidad por saber qué hablaban.

 AMPLIAR


EL INSTINTO
Capítulo 7.Mario sale en el periódico
Víctor Frías. 15.02.15 
Mario y Manuel corrían por el paseo marítimo. Mantenían un ritmo alto, superando con facilidad a otros corredores. El sol caía justiciero haciendo que el sudor resbalase por sus mejillas, impregnando las camisetas en las que se leía el emblema “Universitas Malacitana” circunscribiendo aquella paloma “picasiana”. Respiraban rítmicamente, dosificando, pero exigiéndose en cada zancada.           
Pasaron frente a un afamado restaurante junto a la playa, curiosearon mínimamente en el interior de los salones acristalados, y siguieron su camino. Eran los últimos metros. Llegaron hasta el club náutico y se detuvieron. Mario interrumpió el incansable contar segundos del cronómetro.
–                    Hemos mejorado nuestro tiempo en tres minutos cincuenta segundos.
–                    Está bien ¿no?
AMPLIAR

EL INSTINTO
Capítulo 6: El accidentado encuentro de Vanessa y Luisa

Víctor Frías. 08.02.15 
Vanessa no llevaba ni cinco minutos en casa. Había terminado el turno a duras penas, sintiendo terribles náuseas durante casi toda la jornada. No era la primera vez que enlazaba una noche de fiesta nocturna con la jornada de trabajo, pero en esta ocasión la resaca era peor que de costumbre; a pesar de que la cita a ciegas con aquel chico no había dado más que para unos chupitos y un poco de sexo explosivo.
Al salir a la calle, la luz del sol le hirió los ojos, provocándole dolor de cabeza. Ahora estaba de rodillas en el baño, había vomitado lo poco que su cuerpo le permitió tomar durante el trabajo. Se incorporó despacio sintiéndose terriblemente débil. Dudaba que fuese capaz de llegar hasta el sofá, no en vano llevaba casi diez horas sin comer y para colmo había sido uno de esos malditos días en que hubiera sido mejor no salir de casa, trabajando sin cesar, acudiendo a un aviso de emergencias tras otro. Al menos no se le había muerto nadie como aquella mujer días atrás, esa muerte fue dura a pesar de que con el tiempo se había insensibilizado. Pero Vanessa no conseguía quitarse de la cabeza aquella imagen tan dulce y tétrica a la vez, el hijo meciendo a su madre. Casi le parecía escuchar como le cantaba, aunque eso era algo que aportaba su imaginación ¿O no?.

AMPLIAR

EL INSTINTO
Capítulo 5: La necesidad
Víctor Frías. 07.02.15 
Había quedado con aquella chica del anuncio a la medianoche en la plaza de Uncibay, al pie de aquel obelisco olvidado de la mano de dios. Esperaba observando la gente que iba y venía, también a los que esperaban a alguien, igual que él.
A lo lejos vio a una chica que lucía un ceñido vestido corto de color blanco que contrastaba con la piel dorada de sus muslos. Unas botas altas, también blancas, completaban el juego de claroscuros. La chica se detuvo a un par de metros de distancia fingiendo que también esperaba, aunque de reojo le miraba y por qué no decirlo, le examinaba. Finalmente la chica tomó una decisión y caminó hasta él. AMPLIAR


EL INSTINTO
Capítulo 4: Elena dormida
Víctor Frías. 31.01.15 
La luz iluminaba toda la casa. Entraba atravesando la cristalera que daba acceso al amplio jardín, iluminando el parquet y los muebles de diseño, todo el salón, diáfano y lleno de claridad. Solo había una habitación que se encontraba oculta a la luz. En la planta superior el dormitorio principal permanecía sellado, a oscuras. En su interior, medio perdida en la inmensa cama, se adivinaba a Elena. Tenía la cara hundida en la almohada, girada levemente para poder respirar y ajena al día que había comenzado unas horas antes.  Se oyó un portazo que la despertó. Supuso que se trataba de su asistenta que habría salido a hacer la compra. Con el nuevo cambio de ciudad algunas cosas habían cambiado, en principio para mejor. Desde luego tener a alguien que hiciera el trabajo de casa por ti era una comodidad. Alfonso había pensado que sería bueno que alguien la ayudase ahora que la casa era más grande. 
Ampliar

EL INSTINTO
Capítulo 3: Vanessa llora a Silvia
Víctor Frías. 24.01.15 


Silvia subió a su coche después del trabajo, cansada y harta de demasiadas cosas. Si escrutara dentro de sí misma encontraría un sentimiento de decepción de esos que a uno le cuesta asimilar. La temperatura en el interior del coche se le antojaba infernal, así que accionó el aire acondicionado al máximo orientando el aire a su rostro. Emitió un suspiro de descanso y entonces pudo percibir el agotamiento de su mente. Decidió tomar una cápsula de su inseparable pequeño ayudante, el ansiolítico.
–                    Genial para el stress
            Abrió la guantera y cogió el pequeño pastillero en el que guardaba la cápsula a buen recaudo, como un pequeño tesoro. Recordó la película “El Señor de los Anillos”. Casi pudo oír al golum decir … “mi tesoro”…  y sonrió.
            Tragó la pastilla sin dificultad, como todas aquellas cosas que el hábito convierte en actos instintivos y que a veces ni siquiera somos capaces de recordar una vez hechas.  

Ampliar


EL INSTINTO
Capítulo 2: El atractivo de la incógnita
Víctor Frías. 23.01.15 

Mario abandonó la Facultad de Ciencias lo más rápido que pudo. Estudiaba la Licenciatura en Química y su capacidad de resistencia a permanecer en al Campus estaba alcanzando niveles de saturación. Lo único que le impulsaba a continuar día tras día era su pasión por el laboratorio, donde se sentía como un pez en el agua; eso y el hecho de que el final de la carrera estaba ya muy cerca, si todo iba bien por supuesto. No terminaba de creérselo pero era cierto. Salía del último examen del curso pensando en el verano que le esperaba si conseguía aprobar, algo que hasta ahora había conseguido.  
Ser un buen estudiante tenía sus ventajas, como por ejemplo conservar la beca de estudios lo que para alguien que provenía de una familia de clase media baja era fundamental para poder seguir cursando estudios universitarios. 

Ampliar


EL INSTINTO
Primera parte: La muerte súbita
Algo Despierta
Capítulo 1: Una caja olvidada

Víctor Frías. 17.01.15 

Elena permanecía sentada en el asiento del copiloto del Rover estacionado frente a aquella casa maravillosa. Su esposo Alfonso había bajado del coche y contemplaba la vivienda que iba a ser su hogar.
–  ¡Ja! ¿No es maravillosa? – exclamaba Alfonso.
 Él caminó hasta la puerta cruzándola radiante como el sol que reinaba aquel día. Elena permaneció inmóvil. La verdad  es que la casa era de ensueño, no hacía falta entrar para saber que el interior era acorde con la fachada, cualquiera que paseara frente a ella lo sabía y seguramente también la desearía para sí, pero a ella le hubiera dado igual si hubiese sido una de las favelas que habían evitado ver en su último viaje de vacaciones a Brasil.
Elena tenía suficiente con volver a su tierra, a Málaga, una ciudad que no había amado tanto hasta que se encontró a cientos de kilómetros de ella. Lo que no acertaba a comprender era por qué estaba tan asustada ahora que tenía lo que tanto había deseado, ahora que había vuelto.
Cuando salió de la casa que había sido su hogar en el último año  se sintió muy feliz porque nada de lo que le rodeaba lo había sentido como algo propio, pero ahora ¿Por qué demonios tenía tanto miedo?

AMPLIAR


EL INSTINTO
Un libro de Víctor Frías que aparecerá los sábados por capítulos en Alhaurin.com y Malaka.es
Preámbulo: Un hermoso día

Víctor Frías. 10.01.15 
Era una mañana luminosa, de esas en las que la luz del sol lo llena todo y hace que los colores brillen de un modo especial, llenando las pupilas y haciendo que todo el entorno sea más perceptible a los sentidos e indiscutiblemente se muestre mucho más bello. Pero también era un día caluroso, húmedo y en algunos momentos, asfixiante. Uno de esos días que hacen sudar y que la ropa se adhiera al cuerpo. Era un hermoso día, pero molesto.
Bajo aquel sol infernal y una luz celestial el cementerio parecía un lugar bello, al menos a sus ojos, a pesar de que empezaba a convencerse de que iba a arder espontáneamente. Sin embargo, tenía la seguridad de que su padre no estaba percibiendo todo aquello del mismo modo. Se limitaba a permanecer de pie, con la mirada clavada al frente, sin sentir el sudor que resbalaba por sus mejillas, el incesante y agotador sonido de las chicharras, o las muestras de dolor de toda aquella gente que le rodeaba, ni siquiera como un cuerpo menudo se aferraba a él. Aunque era lógico, estaba enterrando a su esposa.
Sin embargo, mientras le abrazaba, no compartía en absoluto el dolor de su padre a pesar de que aquella mujer había sido su madre. Todo lo contrario, en su caso suponía salir de un oscuro túnel o, al menos, un paso hacia la luz. Una luz como la que brillaba ese día inundándolo todo, aunque le hiciera sudar. Ampliar


ENTRE ACANTILADOS
 Capítulo XIV y último: La despedida

Víctor Frías. 25.05.14 
Carlos está junto a su coche con la puerta abierta. Su única maleta hace rato que descansa en el maletero. Solitaria y triste, fiel reflejo de su ánimo. Con él está Gustavo. Es una despedida extraña. Un adiós silencioso. Una partida que se ha convertido en una necesidad a pesar de que el destino que le espera carece de sentido para él. Al menos, de momento.
– ¿Sabe? Por mucho que lo pienso no logro asimilarlo.
– Le entiendo perfectamente.
– ¿Sabe lo extraño que le resulta a uno el hecho de que todo lo que cree cierto. Todo en lo que uno confía, en lo que se apoya y ama, sencillamente desaparezca? No solo eso, sino que encima se convierta en todo lo contrario. ¿Le ha pasado alguna vez?
– No. Nunca me ha pasado. Pero imagino que debe ser difícil de asimilar.
 Ampliar en MUNDO MINÚSCULO

ENTRE ACANTILADOS
Capítulo XIII: Complicaciones. Conmociones. Conclusiones.
Víctor Frías. 18.05.14 

Un ruido de golpes en la puerta le despierta con un sobresalto. Ese es un sonido que despierta sus segregaciones de adrenalina. Se levanta de un salto y mantiene todos sus sentidos alerta.
– ¡Abre Carlos, por favor! ¡Soy Paqui!
Carlos acude lo más aprisa que puede. Abre. Paqui cruza la puerta casi de un salto y cierra tras de sí arrebatándole prácticamente la hoja de la puerta.
– ¿Qué ocurre? – las palabras de Carlos suenan sorprendidas aunque en realidad, es el miedo lo que vibra junto a su voz.
– Dios mío – la voz balbucea entre unas lágrimas ahogadas que Carlos intuye. Temblorosa, da vueltas de un lado a otro – Ha sido horrible Carlos, no sabes el miedo que he pasado.
– ¿Qué ha ocurrido? ¿Ha sido Antonio?

Ampliar lectura en MUNDO MINÚSCULO


ENTRE ACANTILADOS
Capítulo XII: Decisiones, peticiones, sobresaltos
Víctor Frías. 04.05.14 
Amanece temprano para Carlos. Cuando sus ojos se abren el sol apenas ha empezado a entrar por la ventana con los postigos sin echar.
“Lo más importante es la vida. Consérvala”
Esa frase rebota por las paredes de su cabeza. Incesante e incansable.
“Huye. Márchate a toda costa.”
Empieza a recoger sus pocas pertenencias a toda prisa; invadida su mente por la reproducción absolutamente fiel de su sueño que esta vez no ha olvidado. Carlos recuerda las palabras que él mismo pronunció en su sueño “Mi vida no tiene valor sin ella. No quiero volver a ese estado entre la vida y la muerte en el que he permanecido hasta ahora.” Y es cierto. No quiere ser nada sin ella. Tiene que verla. “Es necesario intentarlo”. Debe convencerla de que huya con él. Aunque no cree que ella crea en sus sueños, ni comprenda sus miedos. “Al menos no lo ha hecho hasta ahora”. Pero tiene que intentarlo. Ampliar en Mundo Minúsculo


ENTRE ACANTILADOS
Capítulo XI: Visistas inesperadas
Víctor Frías. 27.04.14 
Carlos desayuna unas magdalenas, casi endurecidas, estropajosas. El tiempo ha pasado por ellas como por su vida, muy veloz y afortunadamente sin que esta corriese peligro. Algo que él jamás ha podido evitar temer. Siete días. Una semana que se ha esfumado, rauda y veloz, infinitesimal.  Cuando supo que Paqui tenía novio, creyó firmemente que todo iba a acabarse, que iba a producirse algún tipo de manifestación espectral. Aunque en realidad sabía que ese no era el modo en que actuaba la maldición. Siempre utilizaba a una persona como medio. Alguien que siempre era el amante despechado, herido en su orgullo. El esposo ofendido. Antonio representa ese papel, pero no se encuentra en el pueblo, algo por lo que Carlos se congratula. Lo mejor es que ni siquiera ha aparecido por el pueblo. Carlos tiene un poco de miedo a que esto ocurra. De hecho es consciente de que va a ocurrir tarde o temprano. Pero estar con Paqui, disfrutar de su compañía, le ha ayudado a empezar a no pensar demasiado en ello y, por tanto, a sentirse mejor. Ampliar en Mundo Minúsculo


ENTRE ACANTILADOS
Capítulo X. ¿La verdad?
Víctor Frías. 20.04.14 
Carlos desayuna en el bar. El café calienta sus enfriadas manos en una mañana que ha despuntado gris y con una brisa fresca. Algo para lo que no ha venido preparado.Tras de sí, Juan acaba de entrar. Saluda a unos y a otros hasta que repara en su presencia. Sus enrojecidos ojos se fijan en él y se turban por un momento para a continuación pasar a encolerizarse.
– ¡HOMBRE! Mirad quien está aquí.
Alguno de los presentes vuelven la mirada hacia Carlos que, en principio, ignora el grito que ha irrumpido en el local. Lourdes desde el otro lado de la barra les mira alternativamente para después seguir fregando unos vasos. Como si nada hubiera ocurrido. Ampliar en Mundo Minúsculo

ENTRE ACANTILADOS
Capítulo IX: El feliz ignorante

Víctor Frías. 13.04.14 
Hacía varias horas que el sol se estrellaba contra los cerrados postigos de la ventana del dormitorio. Delgadas y solitarias falanges de luz penetran en la habitación iluminando pequeñas parcelas de su cuerpo. Carlos ha abandonado ya el sueño en el que Nerea le hablaba, un sueño que se ha perdido por los vericuetos de su inconsciente y que nunca recordará.Llaman a la puerta y, como la luz del mediodía, el golpeteo tampoco consigue despertarle. Al menos todavía. El visitante vuelve a golpear la puerta, con un poco más de intensidad, con un poco de impaciencia.
Carlos abre por fin los ojos irguiendo su cuerpo y sintiendo una acentuada punzada de dolor finísimo en sus sienes. Sus pies alcanzan el suelo, sobre el que en un principio se tambalea atacado por un mareo. Pestañean sus párpados y abre al máximo sus ojos hasta que consigue centrar su equilibrio y dirigirse hasta la puerta. Al abrir, la luz que había estado intentando entrar por su ventana consigue hacerlo ahora con toda la intensidad de la que es capaz. Le hace retroceder tratando de ocultar sus dañados ojos con el brazo. Ampliar en MUNDO MINÚSCULO

ENTRE ACANTILADOS
Capítulo VIII: Un saludo al cielo azul
Víctor Frías. 10.04.14 
Los entreabiertos postigos permiten que débiles franjas de luz se deslicen hasta el interior de la habitación. Carlos duerme sin soñar, por una vez, su mente descansa. La luz del naciente sol penetra sin prisa pero sin pausa, aumentando su intensidad. Ilumina los párpados cerrados de Carlos que inconscientemente trata de cerrarlos. Acaba por volverse y ocultar su rostro contra la almohada. Aunque al final, media hora después el día termina por vencer e invadir toda la habitación.Carlos despierta, pero aun yace sobre la cama, mirando el techo blanco perfecto y absoluto. Dibuja el estado en el que su mente se encuentra en ese momento. Felizmente limpia. Se incorpora sin sentirse oxidado, ágil. Hoy amanece un nuevo día para él, el preámbulo de una naciente vida. Ampliar en Mundo Minúsculo.

ENTRE ACANTILADOS
Capítulo VII. Una confesión bajo la encina
Víctor Frías. 06.04.14 
Los pasos veloces de Paqui repiquetean en el adoquinado de la calle. Avanza con la cabeza erguida y la mirada sostenida con firmeza al frente. Unos metros más adelante, frente a la puerta de Carlos, la observadora anciana se encuentra otra vez apoyada en su puerta, como si no hubiese cambiado su postura en los dos días que han pasado desde que Paqui se cruzara con ella, que ahora vuelve a pasar frente a la mujer sin ocultarse a pesar de que sabe lo que puede ocurrir. Ampliar en Mundo Minúsculo

ENTRE ACANTILADOS
Capítulo VI. Un paseo en barca
Víctor Frías. 30.03.14 
Dos golpes sordos irrumpen en la silenciosa casa. Los golpes se repiten y algo se agita en el dormitorio. Un quejido de protesta se eleva en la húmeda atmósfera, aunque se apaga y enmudece.
Gustavo golpea una vez más en la madera vetusta y empieza a plantearse ideas oscuras, aunque las destierra rápidamente tratando de huir de la superstición, de aquel sentimiento genético que parece habitar entre sus convecinos. En el interior le parece oír algo que su mente identifica como un crujido. Le sigue un golpe seco, como si alguien saltase desde una pequeña altura. Empieza a oír cierta actividad en el interior de la casa lo que le alivia y termina por convencerle de que, sencillamente, acaba de despertar al inquilino. Ampliar en Mundo Minúsculo

321 días en Míchigan
Málaga in vein
Víctor Frías. 29.03.14 Ampliar
Uno no siempre tiene la oportunidad de conocer la prehistoria de una película. Su origen, su ADN, su Big Bang. Hasta hoy, Enrique García era para mí el niño con el que jugaba al fútbol en el patio del bloque de nuestros padres. El chico que nos invitaba a ver las películas de la época en su casa; que rodaba con una cámara súper 8 aventuras de superhéroes con los clicks y que rodó la famosa escena de E.T. volando en bici frente a la luna, pegando una pegatina en el cristal de una ventana y deslizándola para recrear la famosa escena. Todos estos recuerdos se han transformado en algo más, se han convertido en el símbolo de la perseverancia, de la constancia; en el éxito de haber sabido siempre lo que se quería y haberlo conseguido a pesar de todo. Seguro que no ha sido fácil, pero algo me dice que Enrique jamás tiró la toalla.

XVII Festival de Cine de Málaga
KAMIKAZE

Víctor Frías. 26.03.14 Ampliar
La alegre historia de la humanidad de un terrorista
Entro en el cine casi por la puerta de atrás, como quien dice. Cruzo la puerta que me conduce al palco del cine, el lugar al que me ha conducido la organización del festival. Dejo a mi derecha las butacas que ocupan otros espectadores, mientras yo me siento en una butaca aislada a la izquierda; como un extraño voyeur que observa sin ser visto. Desde mi privilegiado lugar observo al público que llena la sala a mis pies, y frente a mí, sin necesidad de levantar la mirada; la pantalla de cine. Y allá va la película, mostrándome un grupo de terroristas que planean un atentado. Uno de esos salvajes, protagonizado por un kamikaze suicida y lleno de víctimas inocentes. Entre planes descabellados se cuela algún que otro chiste que dota a los terroristas de cierta humanidad terrenal. Slatan (interpretado por Alex García) , el terrorista decidido, se planta en el aeropuerto donde empieza a tomar contacto con los pasajeros del vuelo que debe volar por los aires. Veo desfilar por la pantalla a Eduardo Blanco, Verónica Echegui, Carmen Machi y el maestro Héctor Alterio. Todos ellos se ven obligados a compartir convivencia en un hotel de montaña cuando el vuelo no despega por causas meterológicas.

XVII edición del Festival de Cine de Málaga
LOS FENÓMENOS
Describiendo la caída del gigante

Víctor Frías. 24.03.14 Ampliar
Una vez hubo un gigante. Uno grande y fuerte que nos sostenía y nos alimentaba. Un gigante con pies de barro. Todos nos cobijamos en él; jóvenes que no querían o no podían estudiar, emigrantes, personas de toda clase de oficios que buscaron la seguridad de un salario goloso, todos nos alimentamos del manantial de la construcción. Neneta, el personaje que interpreta Lola Dueñas también decide beber de sus aguas cuando la vida libre que una vez decidió tener deja de cubrir sus necesidades, pero sobre todo cuando el padre de su hijo sencillamente desaparece.


XVII edición del Festival de Cine de Málaga
Carmina y Amén

Víctor Frías. 23.03.14 Ampliar
Carmina vuelve a ocupar la pantalla mientras yo la observo rodeado de espectadores predispuestos a la risa. Sin embargo, su primera escena se corresponde con el llanto y con lágrimas duras. Sigo observando hasta que llega la primera risa y el público la emite satisfecho porque ha llegado el momento que esperaba. No esperan otra cosa, yo tampoco espero nada nuevo.
Veo como una vez más Carmina se convierte en líder de su familia sin que nadie cuestione sus decisiones. ¿Es cuestionable que uno oculte la muerte de su esposo durante dos días para poder cobrar la paga extra? Seguramente lo sea, tanto como su credibilidad. Pero a nadie le importa esa idea, ni a mí tampoco. Llevar la realidad al absurdo aclara las ideas y los mensajes.

ENTRE ACANTILADOS
Capítulo V. Carlos y la leyenda
Víctor Frías. 23.03.14 
Carlos abre los ojos y mira a su alrededor, la casa está silenciosa. Fuera, al otro lado de las gruesas paredes se oyen voces lejanas, ocasionales. A veces se acercan para reverberar en las paredes de la vacía calle y después alejarse. Son voces de niños que, tal vez, intentan agotar del mejor modo posible sus últimos días de vacaciones. Se queda mirando fijamente el vacío que tiene frente a él, como si jugara a la mirada del lobo, a ver quien aguanta más. Finalmente desvía la mirada y se despereza, se pone en pie, coge la cafetera y el paquete de café molido que guarda en el pequeño mueble del hornillo. Prepara la cafetera y mientras el café se decide a subir va al cuarto de baño a desahogar su vejiga. Acaba de terminar cuando oye el barboteo del café.
– Ya está listo. Ampliar en Mundo Minúsculo

ENTRE ACANTILADOS
Capítulo IV. Carlos sigue soñando
Entre Acantilados. 09.03.14 

Carlos está sentado en la playa sobre su pulcra toalla, mirando el mar. Hace un día espléndido. El azul del cielo lo cubre todo y hace que la luz del sol sea casi cegadora. La playa está solitaria, apenas algún que otro bañista le hace una efímera compañía. Pero él no advierte nada de eso, solo observa el infinito mar, azul oscuro y frío. Es la antítesis del día que le rodea. Aunque tras Carlos unas nubes oscuras se aproximan, impulsadas por un viento que ya puede sentir en su espalda aunque aún no haya querido prestar atención a esa sensación. Absorto, piensa en qué extraña historia le rodea en esa casa. Desde que sabe que algo ocurre en ella o con ella no puede evitar preguntarse una y otra vez qué es y de que modo puede afectarle. Solo cuando sus ojos o su mente se clavan en la imagen de Paqui se desvanece ese inquietante pensamiento que empieza a asentarse cada vez más en su cabeza.  Ampliar capítulo.
Ver capítulos anteriores de la novela de Víctor Frías: 'ENTRE ACANTILADOS'

ENTRE ACANTILADOS
Tercer Capítulo
Entre Acantilados. 01.03.14 
Se ha levantado temprano. Bebe despacio un café. Empieza a parecerle extraño no haber soñado con Paqui o Alba. Es algo que parece haberse convertido en una especie de norma en cuanto cierra los ojos por un segundo. El café se acaba y ya no tiene nada más con lo que desayunar. Consulta la hora, no sabe con certeza si es demasiado pronto para acudir a su cita pictórica con Gustavo. En realidad no han quedado a una hora en particular. Vuelve a mirar la hora y llega a la conclusión de que no es necesario postergarlo por más tiempo. Sale de casa y dirige sus pasos hacia casa de Gustavo. Al entrar en la plaza le ve sentado en el “ágora ajardinada” como Carlos la denomina. Observa a Gustavo mientras este conversa animadamente con los demás ancianos. Llega hasta él y le saluda amigablemente. Gustavo le devuelve el saludo con alegría pero al ver que Carlos permanece junto a él le mira de forma interrogativa. Ampliar lectura del Capítulo III

ENTRE ACANTILADOS
Capítulo 2.- El acantilado de Nerea AMPLIAR
Entre Acantilados. 23.02.14 
Hace aproximadamente cinco minutos que Carlos se ha levantado. Está de pie frente a la hornilla de gas, observando su diminuta cafetera. Forman una extraña e inmóvil composición. Un gorgoteo vuelve a despertarle. El café ya está hecho. Coge la cafetera y vierte su contenido en un vaso de cristal que queda lleno en algo menos de la mitad de su capacidad. El resto Carlos lo completa con leche. Ha extraído de su mochila unas magdalenas que había guardado celosamente en su interior. Las moja en el café y las come despacio, al fin y al cabo tiene todo el tiempo del mundo. Pensar en ello le hace sonreír y cree que nunca va a cansarse de vivir despacio. Tal vez le resulte difícil readaptarse a la vida de ciudad cuando se acabe este mes sabático. Volver a la oficina. Los días eternos en los que se acumula el trabajo. Soportar a los jefes que siempre tienen el día malo, a los clientes. Si al menos ir a casa supusiese un verdadero descanso. AMPLIAR

ENTRE ACANTILADOS
Una novela de Víctor Frías
Entre Acantilados. 16.02.14 
Capítulo 1.- Una casa junto a la playa AMPLIAR
La maleta de Carlos descansa sobre la cama del dormitorio. Es una cama de matrimonio en la que solo ha dormido Carlos en los últimos meses. Es algo que no le preocupa demasiado; de hecho ni siquiera piensa en ello. Siempre ha sido una persona que no ha dado mucha importancia al sexo. Supone que es algo que forma parte de su naturaleza, tal vez debido a la educación conservadora que recibió de sus padres. Desde pequeño le matricularon en un colegio jesuita. Aquel colegio no era mixto, aunque eso a él no le importó. Carlos no lo había elegido, tampoco le desagradaba que fuera así, al fin y al cabo no era más que un niño. AMPLIAR

Día de Reyes
Víctor Frías. 05.01.14 Ampliar
Víctor estaba acostado en la cama pero no dormía. Como cada año en la mañana del seis de enero, estaba despierto desde hacía un buen rato. Era el Día de Reyes.
“Seguro que los regalos ya están en el salón de casa” - repetía su mente una y otra vez; imaginando el momento en que sus pupilas se llenarían con la contemplación de todos aquellos regalos, esperando encontrar entre ellos el que más anhelaba de todos.
Escribir la carta era algo que hacía con gran antelación, como le había aconsejado su madre. Se tomaba su tiempo en escribirla, decidiendo qué poner y qué no; recordando las palabras de su padre cuando le decía que no podía pedir todo lo que deseaba porque los reyes no podían regalarle todo lo que quería, había otros muchos niños en el mundo. Soportando las bromas de su hermano cuando cerraba el sobre con mimo, manteniéndolo pegado a su pecho, sin desprenderse de él hasta que lo echaba al buzón.

 Palmarés oficial del 16 Festival de Málaga. Cine español
Víctor Frías. 27.04.13 Ampliar
Sección oficial de largometrajes:
El jurado de la Sección Oficial de Largometrajes del 16 Festival de Málaga. Cine Español, integrado por Joaquín Oristrell, Presidente, Verónica Echegui, Ignacio Martínez de Pisón, Inés París, Lorenzo Saval, Fernando Sokolowicz y Natalia Verbeke ha decidido emitir el siguiente fallo:
BIZNAGA DE ORO A LA MEJOR PELÍCULA
15 años y un día de Gracia Querejeta 

Festival de cine de Málaga. XVI edición
El amor no es lo que era
Sobre las edades del amor y su geometría
Víctor Frías. 26.04.13 Ampliar
Hoy he visto una película sobre el amor. ¡Qué sorprendente viendo el título! ¿no? Pues sí. No me ha importado ver una película sobre el amor, será porque soy un romántico. Comienza la peli y el director propone un juego muy propio de mi, combinar la emocional con lo racional. Trata de explicar el amor a través de la geometría comparando la evolución de las relaciones con una elipse, una hipérbole... Como yo y mis "numeritos", mis teorías sobre la vida y las emociones reducidas a porcentajes o las fracciones. Un tercio esto, un tercio aquello... ¿Me equivoco? Seguro que sí. Alguien me dijo una vez que la razón se dedicaba a buscar excusas para explicar la emoción. Quizá eso me defina ¿Y a ti?

Festival de cine de Málaga- XVI edición
La Mula
Primero fue la vaquilla, ahora la mula

Víctor Frías. 26.04.13 Ampliar
Es inevitable que uno se acuerde de "La vaquilla" aquella magnífica película de la guerra civil que contaba las peripecias de republicanos y nacionales en torno al pobre animalito. En "La mula" me encuentro con la misma línea del frente cercana a un pequeño pueblo desconocido. Con historias parecidas, casi paralelas y un animalito, en este caso mula, como hilo conductor de ese lado absurdamente cómico y cruel que puede llegar a tener una guerra.

Festival de cine de Málaga. XVI edición
Sola contigo
Crónica de una muerte anunciada sin sorpresas

Víctor Frías. 26.04.13 Ampliar
El final del festival se acerca y a esta hora nada me hace pensar que los premios de este año no están en las películas que he visto hasta ahora. Salvo que mañana con "El amor no es lo que era" salte la sorpresa, que todo puede ser, más que nada porque en estas cosas siempre me equivoco. "Sola contigo" no ha sido la sorpresa aunque esta idea, la de sorprender, está impregnada en el rodaje de esta película. La película no ha conseguido sorprenderme a nivel de candidaturas a premios del festival. La pregunta es ... ¿Lo ha hecho a nivel de historia, de guión?


    Más antiguas

Esta carpeta ha recibido en total 247.330 visitas.
Canal Youtube. Alhaurin.com    Pinturas Cueto  Maderas Marbella  Compañía General de Canteras  Venta La Porrita   Clínica Sonridental Alhaurín  Alhaurin.com. Periódico Independiente  Alhaurin.com. Periódico Independiente  Alhaurin.com. Periódico Independiente  Malaka.es  Guadalhorce.net  Cuentos Globales  Andalucia.Press    Periodistas en español  Reporteros sin fronteras  Restaurante Cienfuegos  Cuentos Globales  Colegio El Pinar. Alhaurin de la Torre  Instalaciones fontalva. Fontanero  Torrijos 1831    Restarurante La Braseria  Estación de servicio Las Américas  Simply Style  Policlinica Lacibis Martinez/  Restaurante Cienfuegos  Cuentos Globales  Instalaciones fontalva. Fontanero  Centro de Gestion Guadalhorce  Jamones de Juviles  Torrijos 1831  Autos Parque Feria  Naranjas de Málaga  Talleres colorado  Restaurante Cienfuegos  El Anunciador.net  Mancebo Asesores  Óptica Los Tilos  Museo de Malaga  Museo Picasso Malaga  Museo Carmen Thyssen Malaga  Museo Rando  Museo Revello de Toro  Museo ruso de Malaga  Museo Pompidou Malaga 
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998