Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•10 usuarios en línea • Viernes 14 de Agosto de 2020

Coleccionable sobre la Alquería de Mollina y la reivindicación de su reconstrucción
Capítulo 1

Torrijos 1831. 17.01.11 

El origen.
La antigua alquería musulmana situada en la vertiente meridional de la Sierra de la Llana, se levantó y estructuró bajo la protección de la torre almenara allí enclavada, vigía al igual que sus hermanas de Alhaurín de la Torre y de Fahal en Alhaurín el Grande, del valle del Guadalhorce en su parte más meridional. Estas tres torres estaban comunicadas entre sí durante el día por señales de humo y por la luz de sus fogatas de sus piras situadas en el adarve, durante la noche. No eran edificios pensados para una resistencia prolongada sino para la vigilancia en prevención de peligros. Para el lector que desee tener una información completa de la citada torre, con fotografías, dibujos y croquis, recomendamos el libro “Del Charcón a la Alquería: un camino para Torrijos” de Esteban Alcántara y Juan Pacheco, editado por la Concejalía de Cultura en 1999, que se encuentra en la Biblioteca Municipal de Alhaurín de la Torre. Del citado texto y de otros estudios posteriores realizados por componentes del colectivo, conformamos el primer capítulo de este coleccionable, en la confianza de que será seguido por todas aquellas personas con inquietudes que nos lo han pedido o siguen con interés la labor cultural de la Asociación Torrijos 1831.

Posición estratégica.

La cota en la que se levanta la torre proporcionaba a ésta desde su adarve una amplia visión, que comenzando en el sureste iba desde el mar hasta las alturas que dominan el final del final del Valle del Guadalhorce por el oeste, teniendo a su frente toda la vertiente norte de la Sierra de Mijas. Fue el bastión más próximo a la fortaleza de Cártama y, por tanto, el enlace permanente de un castillo “ciego” hacia el sur, debido a las alturas dominantes de la Sierra de la Llana. Ese quizás fue uno de sus principales servicios, pues hay que tener en cuenta el cambio cualitativo que en mejoras tuvo la escuadra castellana a partir de la conquista de Sevilla por parte de Fernando III. Los modestos medios de la marina castellana se habían limitado hasta entonces a defenderse de los normandos y otros piratas en la costa norte y noroeste. Por lo general, estos navíos habían pertenecido a particulares y, en caso de necesidad, eran comprados o alquilados. Era una flotilla de emergencia. Pero a partir de que Castilla tomó a los musulmanes la plaza de Cádiz en 1262, se sentaron las premisas para el desarrollo orgánico del poder marítimo castellano. Sería el rey Alfonso X el que haría atractivo el servicio en la marina (muy reticente hasta entonces para la mentalidad castrense de la época). La operatividad de esa marina fue decisiva en la campaña de Gibraltar y toma de Algeciras a cargo de Alfonso XI (1344) y el apoyo a la última de las grandes batallas terrestre entre cristianos y musulmanes, la de el Salado.
Desde la parte superior de la torre, todavía se puede contemplar y valorar la gran avenida sin obstáculos que desde el mar representa la topografía de la parte meridional del Valle del Guadalhorce, un espacio que en la época que tratamos, hacía que el mar estuviera más cerca de lo que está hoy, con un gran entrante situado entre donde se encuentran las actuales ruinas del Cerro del Villar y el desvío de la actual carretera de circunvalación, pues siete siglos sedimentación y desbordamientos del río lo han alejado a la línea de costa actual. Más al oeste, simplemente decir que en los años sesenta del siglo veinte, donde hoy se asienta Plaza Mayor, eran charcas y cañizales donde diversos tipos de aves reponían fuerzas para su emigración a Africa. Por tanto, la torre almenara de Sierra de la Llana cumplía esa labor de vigía permanente, sobre todo de cara a un posible desembarco cristiano que produjera una invasión en el valle. Además de esta misión principal, las torres almenaras también prestaba otros tipos de apoyos, sobre todo en logística y seguridad de caminantes, como veremos en próximos capítulos.

Dos torres que se guardaban mutuamente las espaldas.

Si se examina bien la topografía del término municipal de Alhaurn de la Torre y sus límites al norte y sur con las sierras de La Llana y de Mijas, nos daremos cuenta que tanto la torre de la Alquería como la que se erigía en el propio núcleo urbano de Alhaurín de la Torre, tenían grandes carencias en la vigía de un punto cardinal concreto y diferente. La primera lo tenía hacia el norte, por ser dominada por la sierra de La Llana, mientras que la del pueblo lo tenía al sur al estar tan próxima a las alturas de la sierra de Mijas. Por tanto, al estar situados frente por frente, en un momento determinado ambos puestos de vigilancia podían a través de señales notificarse cualquier estado de alarma que se produjera por el sector donde carecían de mayor visión. En el caso de la torre de la Alquería, el problema se agudizaba también en una parte del sector este, sin embargo este obstáculo se salvaba gracias a la protección visual que le otorgaba la de Alhaurín de la Torre.

Un organigrama de vigilancia en línea quebrada.

En realidad ambas torres pertenecían a un sistema de vigilancia óptica desarrollado en forma de dientes de sierra o línea quebrada, sobre la parte meridional del Valle del Guadalhorce, que como pivotes comenzaba con la de Torremolinos y continuaba hasta la de Fahal, en zig-zas. Visto desde el mar, la de Torremolinos comunicaba con la de la Vega, ésta con la de Alhaurn de la Torre, y de aquí a la de la Alquería hasta la de Fahal. Completaban el sistema de torres almenaras hacia el noreste y fuera del espacio que tratamos, otras como la del Atabal, Zambra y la Reina, pero ninguna de estas últimas con la fortaleza y envergadura arquitectónica que la de la Alquería.

El siguiente capítulo versará sobre las características arquitectónicas de la torre de la Alquería.
Es un trabajo realizado por la Comisión de Estudios de la Asociación Histórico Cultural Torrijos 1831, con fecha de inicio en 2007 y final en 2009.

Datos de la Asociación Histórico Cultural Torrijos 1831, la más antigua en el territorio nacional dedicada a la memoria de Torrijos.

Tipo de Asociación: Cultural con marcado carácter Histórico.
Ámbito de actuación: Nacional (inscrita en el Registro Nacional y Junta de Andalucía). Inicio de su periodo constituyente en el año 2002.
Legalizada en 2003, es la más antigua en el Registro Nacional de Asociaciones en memoria de Torrijos. También lo es en recreaciones históricas del siglo XIX en toda provincia de Málaga. Como proyecto asociativo cultural es totalmente original en las formas y fines que recogen sus estatutos, cimentando sus antecedentes en los precursores trabajaron sobre el personaje de Torrijos en la provincia de Málaga en las décadas de los años ochenta y noventa del siglo XX y primeros años del XXI, y en la razón fundamental y objetiva que como texto legal marca la fecha de legalización de un colectivo, ajustándose a lo estipulado en el punto 3 del artículo 8 de la Ley Orgánica 1/2002 de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación: tampoco podrá coincidir, o asemejarse de manera que pueda crear confusión, con ninguna previamente inscrita en el Registro que proceda su inscripción.
Sede de la casa-museo: C/ Sierra de Abarcuzas s/n. Bda. de Torrealquería C.P. 29130 Alhaurín de la Torre (Málaga). Teléfonos de contacto: 686715582 y 952234039.
Página web: www.torrijos1831.es Correo: contacto@torrijos1831.es

Nota para usuario:

Todos los colectivos histórico-culturales que aparecen en Internet relacionados con Torrijos y sus compañeros han sido creados años después que la Asociación Histórico Cultural Torrijos 1831, lo que hace de ésta un proyecto activado totalmente original. Si de verdad quieres contactar con nosotros, hazlo bien y escribe correctamente las direcciones digitales que aparecen al final del párrafo anterior y no des por antemano nada, ni el determinante de la localidad (que desgraciadamente en el caso de Alhaurín de la Torre no se cumple al permitirse y promocionarse con medios la confusión), ni la desaparición de la emblemática fecha 1831, ni otros añadidos ni componendas que no sean el del citado año; con ello conseguirás ser uno de los múltiples lectores que diariamente suman entradas en nuestros artículos, página y correo, siendo con gusto bienvenidos.

Contacto:

Jesús Rivera Ruiz, Presidente.
Telf.-686715582
contacto@torrijos1831.es

Esta noticia ha recibido 3527 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998