Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•3 usuarios en línea • Domingo 29 de Noviembre de 2020
Viaje a Japón, 7
Mujer Extraordinaria (una de tantas)
Miranda Collet. 01.01.14 
En el precioso jardín de una casa de té hecha de madera, en las orillas de una gran ciudad, se percibe el encanto del lugar aún antes de abrir la puerta y entrar. La dueña me dejó colgar 17 pinturas mías en sus paredes de madera. Iba a ser el segundo intento, el segundo lugar, para colgar mis cuadros. Quisiera comenzar con decir que el contraste entre este segundo intento de mostrar mis cuadros y el primer intento (y fracaso), fue espectacular. En el primer lugar, un bar, todo había sido decepción. Cobraron para utilizar sus sucias e inacabadas paredes; hubo amenaza de 2 tifones simultáneos; no hubo ninguna retroalimentación de parte de l@s dueñ@s; era un lugar desagradable del todo y con mala iluminación. Hasta los cuadros parecían entristecerse: insistieron en doblarse incómodamente y algunos se cayeron de la pared.
Pero allá en el jardín de té: una dueña radiante, paredes que brillaban con vida y limpieza, y la luz solar de la tarde, dorada, inundaba todo el espacio.
Primero me senté en una banca de madera con un agricultor, Megumí la traductora, una amable mujer cuya profesión era traductora, una extraña mujer que vendía alfombras, y una enfermera que trabajaba con gente mayor.
En otra mesa había una mujer sola. La última mitad de su largo pelo negro estaba teñido de color rosa intensa. Estaba yo consciente de ella durante la conversación que tuve con el grupo de gente. Quizá porque la tenía enfrente. La mujer llevaba un auricular en el oído, nunca nos miró, nunca volteó su cara hacia nosotr@s, estaba sola, nunca le ví la cara, se quedó más de una hora. Tuve la sensación que no le gustaba el grupo. Cuando por fin se iba, habló en voz baja con la dueña y nos miró.
Yo pregunté dos cosas al grupo con quien estaba entada: Primero, ¿cuáles son las señales de la crisis hoy día en Japón? Y segundo, ¿Hay un acontecimiento o hay algo que te da esperanza?
La conversación fue animada. Sólo la extraña mujer de las alfombras trató de descarrilar la dirección del encuentro varias veces, hablando durante un cuarto de hora de aceite de palma y otro cuarto de hora sobre de la dificultad de vender alfombras y la posibilidad de perder su trabajo en los próximos días.
Después de la conversación l@s participantes de la conversación ayudaron a colgar los 17 cuadros. La dueña nos ayudó, y su marido también, él subiendo en una escalera para asegurar los cuadros. Las obras lucían en las paredes doradas, y a la gente que estaba en la casa de té aquella tarde le gustó mi trabajo.
Al terminar el trabajo de montar la exhibición, la dueña salió de la cocina con una gran tetera de vidrio trasparente. Un té lleno de frutas frescas: naranja; plátano; y no sé qué más, pero bonito para ver y delicioso para beber.
Y entonces la dueña habló; es una amiga de Megumí. Y al hablar, nos dimos cuenta que es una mujer muy bonita, dulce, inteligente y fuerte. Su casa de té es un centro cultural, Megumí ha bailado flamenco allá varias veces. Están a punto de presentar la obra de teatro MacBeth.
Resulta que la mujer fue titiritera profesional durante 27 años. Lo que hacía era viajar con los títeres, presentando en las escuelas obras de fantasía, de comedia, y obras siempre con un rico contenido social.
“¡Uau!, dije yo. “ ¡Éso durante 27 años! Tienes que haber conocido a tantas niñas y tantos niños en 27 años. Tienes que haber hecho un aporte tan positivo en la vida y la conciencia de tantas niñas y tantos niños.”
“Calculo que fueron como 300.000 niños los que vieron las funciones y que participaron en ellas,” dijo la dueña.
Esta noticia ha recibido 2886 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998