Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•6 usuarios en línea • Domingo 29 de Noviembre de 2020
"Más sabe el Diablo" Por Miranda Collet
Miranda Collet. 03.03.14 
INE y Miguel
Yelapa, Zona de guerra en el Norte de Nicaragua, 1984, el tercer año de la guerra.

En el camino que te lleva al comedor Reyna, en el empalme donde viven lo niños que no tienen mamá, hay una casita blanca, techo verde, en medio de una labranza. Mide cinco por tres, y su espléndido rótulo anuncia INE, Instituto Nicaragüense de Electricidad.
Rosalba está con un ataque de nervios el día que Amanda la acompaña a la oficina de luz. Más tarde aprenderá que Rosalba vive con los nervios de punta, y con razón.
No es solamente la maestra de inglés, sino peluquera y costurera también. Tiene dos niños chicos y dos maridos movilizados. De todos sus males, tener a su hija internada en la Escuela de Agricultura es lo que más le pesa.
-Es tan cerca de la frontera, dice Rosalba. Y a ella que tanto miedo le dan las armas.
El maestro de inglés anterior cayó en una emboscada de los contras y se lo llevaron.
Y horquillas para el pelo, dice Rosalba, levantando con sus dedos un brillante mechón de pelo negro suyo, hay una falta absoluta de horquillas.
La hija mayor suya, su querida hija, siempre le había cuidado los chiquitos mientras Rosalba impartía clases, rizaba, lavaba, limpiaba, remendaba, planchaba, cocinaba, calificaba y preparaba sus clases.

Pero por el momento Rosalba tiene perdida la hija que tanto quiere, que tanta falta le hace, y también la factura de la luz. Tiene lastimada la espalda, se cortó el dedo, se quemó la pierna y se le ha roto la cafetera.
-¡Cómo extraño a mi hija internada en la Escuela de Agricultura! Demasiado cerca, dice Rosalba, cerrando sus ojos, a Honduras.

Estaba agobiada de por sí, y luego esto de la factura. No está segura de haberla perdido. Ni se acuerda con seguridad que se la hayan entregado. ¿Habrá llegado? No se acuerda. Va a dejar de dar clases para cuidar a los niños. ¡Trabajará de costurera! No se consigue tela.

Miguel, el responsable de INE en Yelapa, les observa con curiosidad desde su escritorio.
-¿Tu factura? No mi amor, aún no salen.
El hombre remueve los papeles en una gaveta y recupera un dato.
-Pagaste en abril, ‘no problem’.

Amanda rompe el silencio al dar un paso hacia el escritorio; los nervios de Rosalba la han contagiado.
-¿Y qué pasa si alguien no paga? ¿Le cortarían la luz?
Miguel no se mueve ni habla. Queda pensativo detrás de sus chispeantes ojos negros.
-Nooo, creo que no.
Su sonrisa incluye a todos, su expresión es franca, pero sus palabras confunden a Amanda.
-No entiendo, dice ella. Por favor, ¿sí o no?
-Tal vez lo haríamos, pero la gente paga.
-Con tanta pobreza económica ha de haber quienes no puedan. ¿Qué pasa con ellos?
-No creo, dice Miguel.
-¿No cree usted? ¿Cuánto tienen que pagar?
-Veintiocho córdobas, (menos de un dólar). Pero, mira, va a bajar. Tú eres Amanda, yo soy Miguel. En Nicaragua tenemos volcanes. De ellos tendremos energía eléctrica. Dentro de cinco años tendremos ganado la paz, tendremos árboles, y luz para todos. Tendremos hasta para vender luz barato a los países vecinos. Luz para cada rincón oscuro de Centroamérica.
Esta noticia ha recibido 2331 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998