Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•20 usuarios en línea • Miércoles 29 de Marzo de 2017
La sirena de yeso
Cuentos y relatos globales. 19.06.16 
Relato en tiempo presente, cuando estudiaba en la Escuela Normal de Varones,  para la  clase de composición escrita,  y era mi  profesor Elías Cárcamo. Lo rescaté entre papeles viejos que guardaba por ahí.
Escribe; Walter E. Pimienta Jiménez.- Ayer conocí una pequeña sirena. Es de yeso; la trajo mi mamá de Barranquilla, le costó tres pesos y la colocó como adorno en la sala, en la mesita de centro. Me asombró la evidencia del prodigio. Tiene bustos de mujer y cuerpo de pez, pero carece de escamas. A ocultas, algo temeroso, la tomé en mis manos porque pensaba que se me podía caer; quería explicarme su contradictoria condición de no ser un pescado completo y mucho menos una hembra aprovechable para un hombre en suposición de que fuese una indiscutible realidad y no una imposible ninfa marina…fue por ello que, sin encontrar una explicación significativa a mi visión, me pareció poco razonable y comprensible que los poetas sean las únicas personas en el mundo capaces de sacarles algún inspirado beneficio a estos disparates de la Naturaleza,  contrahechos y deformes ofreciéndoles trovas, coplas y rapsodias de amor entre suspiros ansiosos e intensos y absortos en sus propias especulaciones quiméricas.

La señal me resultó muy clara, luego de haber inspeccionado con curiosidad el pequeño ornamento al derecho y al revés, sentí pena por todas las sirenas si es que de pronto éstas existen y si  por tan insólita circunstancia, en el límite de una vida cuya metamorfosis no salió bien, las pobres viven en la incertidumbre de no poder ser buenas servidoras o, en el peor de los casos, unos meros de dos metros que, hechos postas, al freírse hagan trascender el olor a pescado frito por las calles del pueblo, aderezadas un día antes con aromáticas especias y hojitas de cilantro y laurel. Quiso también esta vez el extraño acontecimiento, distorsionando un poco mi relato, que lo vivido no me negara hablar de esta desequilibrada  experiencia y, entonces, sin dejar de lado la leyenda griega, volví lo más real posible mi curiosidad y, dando rienda suelta a mi figuración, sin ahondar en sabias explicaciones, me dije: Quien disponiendo de tiempo y paciencia en un diciembre veranero con sus redes pesque una sirena y orgulloso la lleve a su casa, de poco le servirá porque será lo primero proporcionarle un par de muletas para que ande y, con qué pesar la mirarían los niños sin poder darle algún dinero para su silla de ruedas mientras ella, volviéndoles la cara, apenas les regalaría una sonrisa trémula de dientes afilados. Tendría su dueño  incluso que construirle una profunda alberca y llenársela todas las mañanas con agua de sal para que allí, reivindicando su mitad de pez, ésta se bañe a gusto en tanto que por las tardes tomaría el sol reclamándose como humana su cosmético y femenino derecho a broncearse a fin de no perder por completo su reputación de presumida mujer que, con los descomunales senos al aire, en lenguaje sirenio, esto les diría a quienes con morbo prolongado miren su cuerpo desnudo sin estar desnuda: “emnerím, emnerím eib, ne  adan  oczerap a anu aef itanam”… jerigonza que traducida al castellano más romántico y puro, no quiere decir  otra cosa que esto: “mírenme, mírenme bien, en nada me parezco a una fea manatí”.
Y esto no sería todo, en tierra, la sirena de marras correría el riesgo de que alguien de apetito desaforado, con yuca, ñame y plátano cocido, se la despache creyéndola pescado hasta la parte que como tal le vale la pena y, otro, llevándose el sobreviviente pedazo en el que por infortunio como mujer ella no posee lo que toda mujer tiene, sintiéndose perturbado y engañado, luego de inspeccionarla una y otra vez y de decirle: “Lástima de cara”, fijo la arrojará al mar para pasto de los tiburones.
Era mediodía ya, el sol brillaba alegremente y, de súbito tuve conciencia de que una persona me miraba. No era la sirena; era mi mamá quien me dice: “Es de yeso”… y la visión del fabuloso pez se me esfumó en fracciones de segundos. Miré el adorno; en efecto era de cal moldeada y tocándolo de nuevo, afirmé con los ojos y con un leve movimiento de cabeza.
-Ven a almorzar- me ordenó- te preparé sardinas.
Desde entonces, cuando este plato me ofrecen, abrumado y sin decir nada, tengo la sensación de haberme comido el lejano fantasma enlatado  de una sirena apenas en su primera infancia, igual a la que de adorno mi madre colocó en la sala de la casa en su mesa de centro  abandonada a la suerte de un mundo sin mar; seductora hasta la mitad; insustancial hacia abajo; absurda como persona y descabellada como animal; respuesta a ninguna pregunta; visión de lo insostenible; pretensión de pez y de mujer disociados; disgusto marino de mujer inacabada y asexuada; película de un fenómeno; obra de no sé quién; indecisión de una forma; conclusión de lo inconcluso y encantadora suposición que explica en consecuencia y claramente el absurdo de que uno sólo cree lo que ve sin necesidad de encender la luz… Broma, autoengaño, fraude, lo que sea que es, nada más real y admirable hasta la perturbación como la pequeña sirena de yeso que ayer conocí traída por mi mamá no del mar sino de Barranquilla, comprada en “Pica-Pica” y que le costó tres pesos.

Walter E. Pimienta Jiménez

Esta noticia ha recibido 2161 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998