Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•15 usuarios en línea • Jueves 27 de Julio de 2017
Los Transgénicos y los 109 Premios Nobel
Eduardo Saez Maldonado. 04.07.16 
“Creced, multiplicaos, llenad la tierra y sometedla” *
Se ha suscitado estos días una apasionante polémica a raíz de que ciento nueve premios nobel han criticado abiertamente en un escrito la oposición ecologista a los transgénicos (OGM) encabezada por Greenpeace. Es posible (y hasta probable) que quizás no sean las eventuales afecciones a la salud lo que más debe preocuparnos de los OGM, pero hay otras muchas consideraciones que hacer, y no sólo técnicas, como de hecho hacen (abordando las dos perspectivas del asunto) dos catedráticos de la Universidad de Málaga en sendos e interesantes artículos cuya lectura es, en mi opinión, más que aconsejable:
http://www.encuentrosenlabiologia.es/2016/06/encontronazos-en-la-biologia-transgenicos/
Pero mi reflexión va por otros derroteros, y es que el escrito de los 109 Premios Nobel comienza con una desalentadora asunción diciendo:
“El Programa de Alimentación y Agricultura de las Naciones Unidas ha señalado que la producción mundial de alimentos, piensos y fibra necesitará aproximadamente duplicarse para el 2050 para satisfacer las demandas de la creciente población mundial”.

Asumen pues, como inevitable, el eterno paradigma del crecimiento perpetuo impuesto por un sistema que, desde tiempos bíblicos, nos insta a crecer y crecer y crecer sin considerar la objetiva e indiscutible finitud del planeta Tierra en el que se desarrolló, hace ya más de 3 mil millones de años, la única vida que conocemos. Aunque se suela ignorar, es evidente que la “creciente población mundial”, o deja de crecer, o nos llevará al colapso. Nunca hemos tenido tanta población (más de 7 mil millones) ni hemos estado tan cerca de los límites físicos del planeta lo que nos debería llevar a cuestionarnos que, por primera vez en la historia, el hecho (trivial por lo demás) de que el planeta no es infinito empieza a dejarse notar. Y el colapso no sólo puede ser alimentario sino global: recursos minerales, disponibilidad de suelo, climático, de biodiversidad, migratorio…. y, sobre todo, energético. Está muy bien, y es hasta deseable, desarrollar tecnologías (OGM por ejemplo, con los debidos controles y patentes públicas) para ir paliando el problema y poderlo afrontar con las mayores garantías, pero deberíamos coger ya al toro por los cuernos. Todo tiene un límite, y duplicar la producción de alimentos en menos de medio siglo con la crisis energética, social y ambiental que se nos viene encima es demasiado tecno-optimista, con el inconveniente añadido de que habría que volverla a duplicar (y ya nos iríamos a x4) mucho antes de que acabe el siglo XXI. O cambiamos de paradigma y dejamos de crecer, o nos vamos al garete por mucho arroz dorado que comamos.
El propio Stephen Hawking (que aunque aún no es Premio Nobel, es un científico relevante), a pesar de estar también imbuido del paradigma del crecimiento infinito, al menos reconoce la evidencia de la inviabilidad del mismo. Así, afirmaba el pasado mes de junio en un congreso en Tenerife que “No podremos sobrevivir sin abandonar nuestro frágil planeta”.
Pero mientras desarrollamos las tecnologías necesarias para colonizar Marte o solucionamos el hambre en el mundo con los alimentos transgénicos (ambas líneas, ya digo, deseables), podríamos ir pensando, por si acaso, en una vía alternativa que contemple mantener la población humana y su demanda global de recursos dentro de unos límites, además de socialmente justos, sostenibles. Pero no sostenibles en el sentido en que ha degenerado el significado de tan manida palabra, no. Sostenibles ambientalmente; esto es: termodinámicamente.
No sea que tengamos que considerar también “un crimen contra la humanidad”, además de la oposición ecologista a los OGM (como insinúan los 109 Premios Nobel), la oposición de la Iglesia a la utilización generalizada de anticonceptivos, por ejemplo.
 

*Gen 1:28 (Anónimo)

Esta noticia ha recibido 1199 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998