Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•3 usuarios en línea • Viernes 20 de Octubre de 2017
Homenaje al Regimiento de Infantería de Málaga en Arquillos (Jaén), lugar donde se batió en 1810
Torrijos 1831. 02.11.16 
Asociación Torrijos 1831.- Tras participar en las batallas de Almonacid y Ocaña, y como consecuencia a la retirada a los puertos de Sierra Morena, el Regimiento de Infantería de Málaga se batió en Arquillos (Jaén), encuadrado en la IV División de Castejón, con la vanguardia de caballería del general Sebastiani, el 21 de enero de 1810. En 2007, la Asociación Histórico Cultural Torrijos 1831 realizó la reconstrucción del Regimiento de Infantería de Málaga, unidad que en la Guerra de la Independencia combatió en, Almonacid, Ocaña, Arquillos, Málaga, Serranía de Ronda y Cádiz. Por esa actividad cultural e histórica, esta recreación ha recibido por parte de los ayuntamientos de Málaga, Cádiz, Almonacid y Ocaña, las banderas de estas localidades, y de mano del Alcalde Francisco de la Torre, la coronela. La recreación propuso al Ayuntamiento de Arquillos, hacer un acto que recordara aquellos hechos del 21 de enero de 1810, y homenajeara a los malagueños que allí cayeron, o fueron apresados para un largo cautiverio. Con mucha amabilidad, el Consistorio de Arquillos, con su equipo de gobierno y el alcalde D. Miguel Ángel Manrique Peinado, al frente, accedieron a ello, pasando una gratísima jornada en esta histórica localidad jienense.
Los precedentes.

            Hay hechos que, perdidos en la oscuridad de los tiempos, terminan casi por olvidarse. En el año 1809, el desarrollo de la bélica en el centro peninsular, hizo bascular a favor de los franceses el desarrollo de la Guerra de la Independencia en nuestro país. El hecho decisivo que posibilitó ese cambio de la situación se produjo con la batalla librada en Ocaña, entre españoles y franceses, el 19 de noviembre del fatal 1809.  Los napoleónicos deshicieron con su masa de caballería a los jinetes de Freire, que pronto comenzaron a huir, iniciándose la desbandada general de la infantería española ante un enemigo que no dio respiro.  
El general Areizaga y sus ayudantes pensando más en no caer prisioneros que asumir las responsabilidad del mando que les era obligado, bajaron con rapidez de la torre de San Martín y huyeron a uña de caballo, sin haber previsto ni dado un punto de concentración a las unidades fugitivas, que permitiera salvarlas de una dispersión general. Así, a las bajas españolas de la propia batalla, hubo que sumar las de la persecución hasta Sierra Morena, por parte de las tropas del general Víctor. El Ejército del Centro tuvo 5.000 muertos, 12.000 heridos y 15.000 prisioneros. De 70 piezas de artillería sólo pudieron salvarse una decena. Además, se perdieron cantidades muy importantes de pertrechos, bagajes, provisiones y repuestos enviados recientemente desde Gran Bretaña.
De los 53.277 hombres que integraban el Ejército del Centro al principio de las operaciones, sólo pudieron llegar a los campamentos de Sierra Morena unos 25.000, de ellos 3.000 jinetes.
La 4ª División de Castejón fue una de las que tuvo más pérdidas, y en ella, la peor parte la llevó el Regimiento de Infantería de Línea Málaga, que una vez en Sierra Morena sólo pudo contabilizar unos 250 hombres. Mal alimentados y peor equipados, acamparon en las llamadas casas de don Bernardo, a espalda del Collado de los Jardines. En general, todos los regimientos sufrieron deserciones y gente perdida, que jamás volvió a incorporarse.
El desastre de Ocaña marcó el fin de los propósitos de la Junta Central, por las gravísimas consecuencias de la batalla, ya que Extremadura y Andalucía quedaron totalmente a merced del ejército francés, influyendo en ello, la retirada de las tropas británicas a Portugal.
1810.
        
El caos.   

A primeros de enero de 1810 el caos político reinaba en Sevilla donde la Junta Central había perdido mucho prestigio. La defensa de Andalucía estaba encomendada, todavía a Areizaga, al general huido de Ocaña, que ordenó sin efecto alguno fortificar algunos pasos entre la Mancha y el Valle del Guadalquivir. Sólo disponía de 25.000 hombres para cubrir más de doscientos kilómetros. El plan estratégico francés se diseñó con dos ejes de progresión: el primero, con el ejército de Víctor con de 23.000 hombres, partiría de Ciudad Real y Almadén, directamente hacia Córdoba, operaciones que comenzaron el 13 de enero. El segundo, con el propio rey José mandando a unos 40.000 hombres, con el general Sebastiani a vanguardia, forzaría el paso de Despeñaperros, orden que el propio monarca firmó el 18 de enero, en Santa Cruz de Mudela. 

La acción de Arquillos.

El día 20 de enero, las tropas del rey José atacaron las posiciones laterales de los españoles en los puertos de Sierra Morena, del Rey y el Muradal, mientras que el mariscal Mortier rompió sin dificultad las defensas del general Areizaga, que salió huyendo para Jaén. En siete horas los franceses se hicieron con el codiciado paso de Despeñaperros, instalándose en La Carolina, el rey José y los mariscales Soult y Mortier, en la tarde de ese mismo día.
            La rapidez con la que se desarrollaron estos acontecimientos hizo que la 4ª División del mariscal de campo Castejón, en la que se hallaban, como ya se ha citado anteriormente, los 250 hombres del Regimiento de Infantería de Línea Málaga que todavía podían combatir; se viera sorprendida y envuelta el día 21 de enero en Arquillos (Jaén), por fuerzas francesas superiores, cuando intentaba replegarse hacia La Carolina con el fin de alcanzar Santiesteban del Puerto y dar apoyo a las fuerzas españolas que defendían el paso de Montizón.
            En Arquillos, los mandos y tropa del Regimiento de Infantería de Málaga, que vestían sus blancos uniformes y se distinguían por sus divisas en azul oscuro, intentaron rechazar con varias descargas a la caballería francesa, pero esta no sólo los envolvió, sino que lo hizo con la mayor parte de la  4ª División,  que cayó prisionera, y con ella, una parte de lo que quedaba del Málaga. Los que lograron escapar de esta unidad lo hicieron con algunos oficiales, entre ellos el indómito capitán Vicente Moreno de la 5ª Compañía. A partir de ahí y de mil y una forma, por atajos, arroyos y quebradas, o por caminos más seguros donde eran ayudados por los vecinos de localidades no tomadas todavía, pero donde con angustia se que quería saber más sobre los que se les venía encima; aquellos hombres terminaron por llegar a Málaga, presentándose algunos en el acuartelamiento de la unidad en la capital, mientras que otros prefirieron por los estragos sufridos, no volver a incorporarse.
            El 23 de enero, el general Sebastiani echó de Jaén sin apenas lucha a Areizaga que huyó con escasas fuerzas hacia Guadix, mientras que Lacy con alguna tropa de la 1ª División logró llegar a Granada. Tras este cúmulo de derrotas y pérdidas, el resto de los dispersos marcharon a sus lugares de origen, prefiriendo la mayoría volver a sus casas que incorporarse a sus respectivos acuartelamientos. Andalucía estaba ya a merced de las tropas francesas. 

Datos de la Asociación Histórico Cultural Torrijos 1831.

Tipo de Asociación: cultural, dedicada a la investigación histórica, y recreadora en sus actuaciones en público para exponer los hechos que representa. Ámbito de actuación: Nacional (inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones y Junta de Andalucía). Inició su periodo constituyente en el año 2002, siendo legalizada en 2003. Fue un proyecto original desde el principio, pues en España no se había creado anteriormente una Asociación sobre el personaje histórico de José María Torrijos y Uriarte, héroe de la Guerra de Independencia y defensor de las libertades y derechos constitucionales frente al poder absoluto del reinado de Fernando VII. Original en las formas, dedicación y fines, que recogen sus estatutos, cimentando sus antecedentes en los precursores que trabajaron sobre el personaje de Torrijos en la provincia de Málaga, en las décadas de los años ochenta y noventa del siglo XX y primeros años del XXI, y en la razón fundamental y objetiva que como texto legal marca la fecha de legalización de su fundación.
Como colectivo de recreaciones históricas, es el más antiguo de las dedicados al siglo XIX en Andalucía, y el segundo en Málaga en la especialidad general de recreaciones históricas, sólo superado por “El Paso” de Riogordo, que relata la Pasión de Jesucristo (1953). Por esa antigüedad ambos colectivos están hermanados.
En cuanto a las representaciones relativas a la Guerra de la Independencia en las que participa la Asociación, la recreación insignia, creada en 2007, es el “Regimiento de Infantería de Málaga”, unidad titular de Málaga, que salvo un periodo de disolución, tuvo vida castrense desde 1701 a 1893, siendo su historial heredado por el Regimiento Melilla en sus diferentes numeraciones, y que fue disuelto en Málaga, en 1985. Para entrar en su historial y actividades: regimientodeinfanteriademalaga.blogspot.com
La casa-museo: C/ Sierra de Abarcuzas s/n. Bda. de Torrealquería C.P. 29130 Alhaurín de la Torre (Málaga). Teléfonos de contacto: 686715582 y 952234039.
Página web: www.torrijos1831.es Correo: contacto@torrijos1831.es
 
Esta noticia ha recibido 853 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998