Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•26 usuarios en línea • Miércoles 29 de Marzo de 2017
Huelga de Deberes Escolares
Federico Ortega. 07.11.16 
Hemos oído estos días que se prepara una huelga (de padres y madres) para desterrar los deberes escolares o al menos racionalizarlos.
Nada más oportuno que abordar el debate y resolución de esa cuestión -tan importante para los niños y niñas-, ahora que parece que se va a proponer un nuevo Plan Nacional de Educación. Es muy necesario que la comunidad educativa de España en general  y de Andalucía en particular lleguen a un consenso sobre Los Deberes Escolares, así llamados, con mayúscula. No es tema menor para el futuro de los escolares, de sus familias y de la sociedad en general.
Un asunto, esto de los deberes escolares, que me ha llevado en mis 35 años de maestro, a pensar muchas veces en ello, a discutir con los compañeros de claustro, a leer. En definitiva, a formarrme un criterio profesional como maestro, lo más acertados posible.
Y pienso que todas las partes tienen sus razones. No es tan fácil. Es una verdad que los deberes escolares son una pesada carga para los niños y niñas sobretodo, pero también para los padres y madres y permítanme que diga que también para los maestros y maestras. Cada sector educativo ve los deberes desde una óptica y como todos tienen un poco de razón, trataré de exponer mi punto de vista según mi saber y entender.

Mi postura en los claustros. referente a los deberes escolares, era y es la siguiente: No se puede decir deberes sí o deberes no, así, simplemente. Depende de cómo, cuándo, cuántos y para qué. Déjenme que me explique. Las mejores horas diarias para el aprendizaje escolar son por la mañana, inmediatamente después de entrar en la escuela. De 9 a 11,30 horas, antes del recreo es cuando los tutores de Primaria aprovechan para dar las asignaturas más importantes, lengua y matemáticas. A veces no hay más remedio que dar otras asignaturas a esa hora, impuesto por el horario general del centro, pero si el tutor puede, la lengua, las matemáticas y el inglés tienen prioridad a primeras horas de la mañana, cuando el alumno está más fresco.

Un ejemplo detallado

Pongamos por ejemplo que empezamos a las 9 h. con lengua. Cincuenta minutos de clase para que quepan tres sesiones antes del recreo. Vamos a estudiar hoy las reglas de las tildes, o los acentos como se decía antes. Podemos hacer en la clase una lectura individual y despues colectiva de un texto de media página. Veremos qué palabras llevan tilde y explicaremos el por qué. Algunos alumnos más avispados ya se saben las reglas de las tildes porque se han explicado en otro curso, en otra clase o se las saben porque los padres-madres lo han enseñado en casa. Pero la mayoría de los 28 alumnos que suelen tener las clases de Primaria ahora, no lo tiene claro.

Se explican las reglas de las tildes. Bastante sencillas si no atendemos a las excepciones como el diptongo, el hiato o las palabras monosílabas. Estas son las tres reglas básicas para que sirvan de recordatorio:
- Se les pone tilde a las palabras agudas que acaben en vocal, en ene o ese (n, s). Por ejemplo café o compás.
- LLevan tilde las palabras llanas que terminan en consonate que no sea ene o ese. Por ejemplo árbol.
- Todas las palabras esdrújulas llevan tilde. Por ejemplo médico.

Tres reglas bastante sencillas en apariencia, pero bastante duras para un niño de 11 años porque hay que saber antes qué son palabras agudas, llanas y esdrújulas. Pero después de mucho insitir, tomando como base el texto que hemos elegido, vemos que una mayoría de la clase, 20 alumnos por ejemplo, ya lo tienen claro. Hay otro grupo de cinco o seis alumnos que no acaban de asimilarlo. (esa minoría es la pesadilla del maestro).

Los deberes para que interioricen estas reglas van a ser cinco ejercicios del libro. Queda sólo un cuarto de hora de clase de lengua, tiempo suficiente desarrollar esos cinco ejercicios, pero se dan muchas circunstancias:
- El pequeño gruplo de alumnos adelantados y trabajadores acabarán los cinco ejercicios en el tiempo que resta de clase. Ese día no llevan deberes de lengua, los han hecho en clase.
- El grupo más numeroso de clase, los alumnos más normales, digamos, hacen tres ejercicios y les quedan uno o dos como deberes.
- Y el grupo de los más atrasados suele hacer uno, dos o ningún ejercicio en clase y les queda el resto para casa.

El siguiente día de clase de lengua corregimos los ejercicios y les damos un repaso final. Pero hay varios alumnos que no han hecho los deberes por la circunstancia que sea. Un problema que se va acumulando en el grupo de más atrasados. ¿Cómo debe actuar el maestro? ¿No poner los cinco ejercicios porque algunos no hacen los deberes? No, la mayoría de la clase ha aprovechado el tiempo, ha hecho los deberes y progresa adecuadamente. Visto con este sencillo ejemplo, el asunto de los deberes no presenta problemas mayores. El conflicto está en las variables que se puedan presentar:
- Varios maestros ponen deberes ese mismo día. Algunos con mucho más de cinco ejercicios. El alumno se puede encontrar con 30 ejercicios como deberes de lengua, matemáticas, ingles o conocimiento del medio. Dos horas para cumplir. Una barbaridad.
- Un maestro no pone deberes, ese también está mal visto.
- Otro día sucede por casualidad que ninguno de los maestros manda deberes. El alumno feliz.
- Y ya no digamos si se acerca el fin de semana y algunos profesores aprovechan para poner incluso más deberes.

Propuesta de deberes

Mi postura ante el claustro y en el tema de los deberes era y es el siguiente: Hay que ponerse de acuerdo entre los profesores para racionalizarlos. No puede ser que un día los carguemos con una pesada carga y otros días no tengan ningún deber. Las dos cosas suelen pasar a menudo. Hay que poner en los colegios unas reglas claras que permitan al alumno aprender sin que los deberes lo desborden. Pero créanme ustedes que poner de acuerdo a un claustro en ese tema no es nada fácil. Cada maestrillo tiene su librillo. Y por supuesto, habría que desterrar del todo los deberes en fin de semana. Si los adultos descansamos del trabajo, los escolares también tienen derecho.

La normativa decía (al menos antes) que los deberes están prohibidos, pero como pasa con todas las leyes, se le suele dar la vuelta para incumplirlas y el argumento que utiliza la mayoría de enseñanates de Primaria es: 'Yo solo les puse unos ejercicios, tenían tiempo de hacerlos en clase'. Ese profesor tiene razón, quizás quien falle es el conjunto de la comunidad educativa de ese colegio que no se ha sentado a pensar unas normas claras y básicas para conciliar la vida escolar y la vida familiar. 

Agradecería cualquier comentario sobre este tema tal actual e importante para la Comunidad Escolar . FO.

Esta noticia ha recibido 1019 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998