Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•2 usuarios en línea • Lunes 21 de Agosto de 2017
Las autoridades de la Alhaurín de la Torre y la Asociación Torrijos 1831, en las ruinas de la Alquería de Mollina.
Torrijos 1831. 15.02.17 
El pasado día 8 de febrero, las autoridades del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre invitaron a miembros de la Junta Directiva de la Asociación Torrijos 1831 a visitar la colina donde se encuentran las ruinas de la Alquería de Mollina, para ver las intervenciones que se han realizado en la misma, como tres hitos en forma de paneles (dos sobre Torrijos y uno para la torre musulmana, de los que ya dimos cuenta en un artículo anterior), barandillas de madera, bancos restaurados, una escalera, etc. Estuvieron presentes, el alcalde Joaquín Villanova, los tenientes de alcalde, Manuel López y Marina Bravo, el concejal Mario Pérez Cantero y el vicepresidente de la barriada de Torrealquería. Por parte de nuestro colectivo, el presidente Esteban Alcántara, la secretaria Flori Sastre, el tesorero Santiago Sastre y el vocal de Alhaurín de la Torre, Pepe Cano. Tras visitar los hitos, en la reunión posterior hubo explicaciones por parte del alcalde y Bravo, en torno a la futura recuperación patrimonial de los antiguos edificios, y el presidente de la Asociación Torrijos 1831 expuso la opinión del colectivo sobre esa recuperación. Finalmente se dio una conferencia ante los medios, en la que intervinieron los cargos y personas ya citadas. Más datos para los lectores que habitualmente nos siguen, a continuación.
Explicaciones y exposiciones.

Tanto el alcalde como la teniente de alcalde, hablaron de las dos acometidas que, próximas en el tiempo, tendrá la vieja torre musulmana, bastión que en el pasado hizo crecer la propia Alquería. También, de la técnica a emplear y los costos correspondientes económicos que se invertirán para evitar el estado en precario en el que se encuentra hoy, y con ello salvarla de un posible derrumbe. Una vez que la torre esté consolidada, ambas autoridades nos hablaron sobre las siguientes intervenciones, expresando el presidente de la Asociación Torrijos 1831, que lo que debe continuar en este proceso de rehabilitación es la restauración de la propia Alquería de Mollina, partiendo del edificio principal que queda y ganando el aspecto exterior histórico que tuvo, con sus ventanas y balcones. También, el levantamiento de la antigua puerta (por la que pasaron Torrijos y sus compañeros), y el paño del muro principal que tuvo, quedando la torre musulmana totalmente exenta. Una copia  de la placa de mármol que hoy se encuentra en Torrealquería, daría más valor histórico a estos muros. Son puntos que la Asociación Torrijos 1831 estima necesarios para una correcta y atractiva restauración. Por supuesto, que si el Ayuntamiento puede recuperar más sobre lo previsto en el proyecto consensuado de 2006, será bien acogido. Los presentes coincidieron en que se ha perdido mucho tiempo en esta necesaria reconstrucción, algo que sólo paliará, que se haga de forma  correcta y con su antigua fisonomía, en un tiempo no excesivo.

El compromiso de la Asociación Torrijos 1831 con la reconstrucción de la Alquería de Mollina.

Cuando en 2002 se creó la Asociación Torrijos 1831, recogió en sus estatutos algo que no había hecho antes ningún colectivo: el firme compromiso por la defensa de la reconstrucción de la Alquería de Mollina, edificio en el que se refugiaron los liberales del general José María Torrijos y Uriarte, entre los día 3 y 5 de diciembre de 1831, obligados a rendirse ante fuerzas muy superiores mandadas por el gobernador político-militar de Málaga, el absolutista Vicente González Moreno. Lo sucedido en la Alquería en aquellas fechas, es un hecho que trasciende en mucho al ámbito del término municipal de Alhaurín de la Torre, pues influyó en la propia historia de España, que tras el fusilamiento de los expedicionarios de Gibraltar, tuvo que soportar dos años más a un régimen, corrupto, autoritario y absolutista, y la imposibilidad de hacer la transición a un régimen constitucional con el rey todavía vivo, lo que avocó sin remedio al país a la cruenta 1ª Guerra Carlista, contienda que impidió a España realizar una revolución industrial amplia y en condiciones, y con ello, condenarla a un notable retraso respecto a otros países del occidente europeo. Por esas evidentes razones y las connotaciones que tuvo, los sucesos de la Alquería de Mollina se convierten así en el único hecho histórico que, como tal, tiene el pueblo, importancia subrayada por ser la primera vez, que el nombre de Alhaurín de la Torre apareció en la prensa de París, Londres y Bruselas, de  forma simultánea, como no ha vuelto a ocurrir otra vez a lo largo de su historia. A todo esto se suma, la magnitud histórica de algunos de los personajes que estuvieron en la Alquería en esos días de diciembre de 1831: José María Torrijos y Uriarte, mariscal de campo y defensor de los derechos y libertades, de los españoles, emanados a través de un texto constitucional. Manuel Flores Calderón, presidente de las Cortes en 1823. Francisco Fernández Golfín, uno de los padres de la Constitución gaditana de 1812, Vicente González Moreno, teniente general que fue Jefe del Estado Mayor carlista en la 1ª Guerra; o el que, con el tiempo, terminó siendo general Francisco Serrano, nombrado presidente del gobierno el 25 de febrero de 1869, y tras la promulgación de la Constitución de 1869, regente del Reino, equivalente a jefe interino del Estado español. Finalmente, se añade algo excepcional: el gran cuadro de Antonio Gisbert relativo a Torrijos y a sus compañeros que se encuentra en el Museo del Prado, lo que dimensiona el valor a lo acontecido en la Alquería de Mollina en diciembre de 1831, a mostrarnos de forma extraordinaria los rostros imperecederos de los hombres que estuvieron en este edificio.

Defensa y daños.

En 1971, la Alquería fue echada abajo por personas que ignoraron su historia. Lamentablemente, nadie la defendió, y pueblo se quedó sin su edificio histórico más emblemático, que además tiene la singularidad en Alhaurín y en nuestra historia nacional, de ser referente en la defensa de las libertades y derechos.  Así, la Alquería fue esquilmada de sus grandes vigas de madera, del salón de la gran chimenea donde pasaron la última noche en vela los jefes liberales, de sus mármoles, rejas, de su histórica puerta de madera, y su tejería. A principio de los años ochenta, una máquina de demolición se empleó a fondo con golpes contra la torre musulmana, esquilmándola de los sillares de su esquina norte. De haber seguido operando, toda la torre hubiera sido echada abajo en ese mismo día, pero un grupo de vecinos de Torrealquería reclamó la intervención directa del profesor cordobés de Historia Contemporánea, de la Universidad de Málaga, Fernando Arcas Cubero. En ese día, Arcas y los vecinos, lograron impedir la desaparición de la torre. Por ese tiempo, destaca también en la defensa de las ruinas, el maestro Carlos Mayorga, que procedía de la zona del levante español. Él recuperó en Cártama la emblemática la placa de mármol (estaba troceada), que en su día puso la Sociedad Excursionista de Málaga (1913), reparada por el duque de Aveyro (1919). Gracias a esa decidida intervención particular, hoy la placa se encuentra en la plaza principal de Torrealquería. Sin embargo, al pertenecer en los años ochenta a una entidad privada, en la colina de la Alquería de Mollina no cesaron de hacerse modificaciones en su solar (como el centenar de altos postes de madera instalados en 1988, enlazados en la parte superior con cables,  que se instalaron rodeando las ruinas). Todo un pasmo para las persona que sentían la Historia, como fue el caso del catedrático granadino de la Universidad de Málaga, Antonio Nadal, que se dirigió por carta al Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre, en estos términos: “…, la posible alteración espacial de la Alquería del conde de Mollina supone un grave perjuicio para el ya esquilmado patrimonio histórico de Málaga…, todo lo que rodea al general Torrijos representa una de las señas de identidad más preciosas de nuestra historia”. Esta carta hizo que el  Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre emitiera un decreto de carácter urgente que paralizó lo movimientos de tierra y las estructuras de cemento. Sin embargo, a finales de 2003, de nuevo las máquinas operaron sobre la Alquería, arrojando sobre ella toneladas de tierras que taparon sus demolidos muros, e hicieron invisibles ya para el visitante las dimensiones antiguas del cortijo. De todo esto, la Asociación Torrijos 1831, que sólo llevaba entonces un año de vida, dio parte a Patrimonio.
Para que fueran subsanados estos daños en la antigua Alquería de Mollina, la Asociación Torrijos 1831 colaboró con sus planteamientos y exposiciones históricas, en un proyecto de alcance elaborado por el Consistorio, para la reconstrucción completa de la Alquería de Mollina, con un Centro de Interpretación que fuera atracción de una oferta de turismo cultural, singular respecto al resto del Valle del Guadalhorce. Este proyecto, que fue aprobado en Pleno, hasta no se ha realizado.

Las razones para la reconstrucción de la Alquería de Mollina son claras:

1.- Por encima de puntos de vistas particulares, es la Cultura y, en particular, la Historia, las que reclaman la reconstrucción de un edificio tan emblemático como la Alquería de Mollina.
2.- Por la pérdida cultural de patrimonio que supuso para el pueblo el derribo del edificio donde ocurrió el único histórico sucedido en Alhaurín de la Torre.
3.- Restaurar definitivamente el daño hecho por la falta de responsabilidad y conciencia de las autoridades municipales de entonces, al permitir el derribo en 1971.
4.- Por la mala sensación que desde dentro y fuera de Alhaurín de la Torre, se da hoy al prolongar en el tiempo aquel desastre hecho. Esa circunstancia obliga a ser reparada.
5.- Llevar a cabo la reconstrucción de la Alquería en su histórico solar con el aspecto exterior que tuvo, respetando y restaurando la torre musulmana de forma exenta, tal como se previó en el proyecto de 2006. Realizada la reconstrucción,  ubicar en su interior un Centro de Interpretación sobre los hechos sucedido en la Alquería en diciembre de 1831, creando un polo de desarrollo turístico-cultural en Torrealquería.
6.- Creemos que hoy todas las fuerzas políticas de Alhaurín de la Torre están por la decisión de esa reconstrucción y, por tanto, es un momento bueno para llevarla a cabo.
 
La honestidad de los integrantes de la Asociación Torrijos 1831.
 
La asunción de la defensa por la reconstrucción de Mollina, desde 2002 a 2017, no ha sido un camino fácil para la Asociación Torrijos 1831, pero el colectivo se ha mantenido siempre fiel a lo recogido en sus estatutos. Hay un bagaje ético importante que es clave en todo esto: que ningún integrante de Torrijos 1831, apoyándose en su pertenencia a un colectivo defensor de un patrimonio,  ha utilizado esa actividad para escalar en lo personal, medrando para ocupar un cargo, o bien prestar servicios, relacionados con temas patrimoniales, pagados con dinero público. Para los integrantes de la Asociación Torrijos 1831, el tiempo marca hoy el punto y proceder en el que se estaba en 2002: la altruista y honesta defensa por la reconstrucción de la Alquería de Mollina. Simplemente eso, y extraordinariamente, eso.
 
Agradecimiento y a esperar.
 
Desde este artículo damos las gracias a las autoridades por invitarnos a este acto. También, por escucharnos y atendernos. Los colectivos culturales sólo podemos proponer y exponer en razón con la Historia, lo demás depende de la decisión de las autoridades locales y su capacidad para gestionar bien las cosas, salvando obstáculos y allanando terreno, para logros coherentes y apreciados, en los objetivos que acometan para salvar el patrimonio. Hoy, las tres localidades vinculadas con Torrijos en nuestra provincia, Mijas, Málaga y Alhaurín de la Torre, llevan sus respectivos, ritmos, inversiones y logros, en cuanto a la recuperación patrimonial de los hechos sucedidos en  diciembre de 1831. El proyecto de la reconstrucción de la Alquería de Mollina lleva desde 2002 sobre la mesa. Esa fecha nos indica que todo queda por ver en un futuro.
 
Datos de la Asociación Histórico Cultural Torrijos 1831.

Tipo de Asociación: cultural, dedicada a la investigación histórica, y recreadora en sus actuaciones en público para exponer los hechos que representa. Ámbito de actuación: Nacional (inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones y Junta de Andalucía). Inició su periodo constituyente en el año 2002, siendo legalizada en 2003. Fue un proyecto original desde el principio, pues en España no se había creado anteriormente una Asociación sobre el personaje histórico de José María Torrijos y Uriarte, héroe de la Guerra de Independencia y defensor de las libertades y derechos constitucionales frente al poder absoluto del reinado de Fernando VII. Original en las formas, dedicación y fines, que recogen sus estatutos, cimentando sus antecedentes en los precursores trabajaron sobre el personaje de Torrijos en la provincia de Málaga, en las décadas de los años ochenta y noventa del siglo XX y primeros años del XXI, y en la razón fundamental y objetiva que como texto legal marca la fecha de legalización de su fundación.
Como colectivo de recreaciones históricas, es el más antiguo de las dedicados al siglo XIX en toda la provincia de Málaga, y el segundo en la especialidad general de recreaciones, sólo superado por “El Paso” de Riogordo, que relata la Pasión de Jesucristo (1953). Por esa antigüedad ambos colectivos están hermanados.
En cuanto a las representaciones relativas a la Guerra de la Independencia en las que participa la Asociación, la recreación insignia, creada en 2007, es el “Regimiento de Infantería de Málaga”, unidad titular de Málaga, que salvo un periodo de disolución, tuvo vida castrense desde 1701 a 1893, siendo su historial heredado por el Regimiento Melilla en sus diferentes numeraciones, y que fue disuelto en 1985. Para entrar en su historial y actividades: regimientodeinfanteriademalaga.blogspot.com
La casa-museo: C/ Sierra de Abarcuzas s/n. Bda. de Torrealquería C.P. 29130 Alhaurín de la Torre (Málaga). Teléfonos de contacto: 686715582 y 952234039.
Página web: www.torrijos1831.es Correo: contacto@torrijos1831.es
Esta noticia ha recibido 748 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998