Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca• usuarios en línea • Lunes 23 de Septiembre de 2019
Un banco muy popular
Antonio Sanchez Varela. 19.02.17 
Nuestros actos nos definen tanto como nuestras promesas. Yeso debía pensar Alfonso sentado en un banco diseñando cada mínimo detalle de lo que terminaría siendo un buen negocio. Tanto confiaba en su idea que terminaría firmando, junto con los que había elegido como sus socios en este proyecto tan lucrativo, una póliza de afianzamiento. Los años llegaron junto con las ganancias esperadas, pero igual que entraban desaparecía por arte de magia, hasta que Alfonso comunicó al banco que no continuaría avalando operaciones posteriores a ese burofax. Para su sorpresa aquella carta y otras posteriores nunca le llegarían a constar al banco a pesar de los resguardo de recepción del mismo. Poco tiempo más tarde aquellos socios incapaces de gestionar lo que no habían creado lo fueron vendiendo a espaldas de Alfonso, hasta recibir un día una notificación en la que se le reclamaba el abono de los créditos impagados por la sociedad. 
Él respondió al banco que podría reflotar el negocio si se lo vendían pero, sus queridos socios se llevaban demasiado bien con aquel banco y demasiado mal con él como para permitírselo. Y, entonces para su sorpresa pudo ver como una hermana de un trabajador de esa entidad financiera se hacía con todo aquello en lo que había soñado sentando en un banco y por lo que había apostado todo en su vida. Seis años después descubriría que inexplicablemente seguía avalando a una sociedad desmantela. Nuevamente envió un burofax poniendo en conocimiento dicha situación y, nuevamente le dijeron que no les constaba ningún documento que demostrase que estaba liberado de sus cargas. Pero, esta vez sí, esta, lo pudo demostrar.
Ahora, Alfonso, sentado en un banco piensa en todos los perjuicios ocasionados, en los créditos no concedidos…Piensa en lo ilusorio de bancos populares; piensa en el pueblo honrado, trabajador: ése, que intenta pagar sus deudas por excesivas que hayan sido. Y al mismo tiempo, piensa que los bancos igualmente deben pagar sus deudas por excesivas que estas también hayan podido ser.  
La gente siempre debe ser digna de los bancos ¿Pero, son los bancos dignos de la gente?
Esta noticia ha recibido 1186 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998