Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•22 usuarios en línea • Miércoles 28 de Junio de 2017

La “h”, una letra que nos “Jode” la vida
¡Vendo guevooo!

Cuentos y relatos globales. 09.04.17 
*en este mundo podemos vivir perfectamente sin la letra “h”…
Escribe; Walter E. Pimienta Jiménez.- Nunca, en ningún momento de mi vida, he sentido “estima” alguna por la muda y silente letra “h” porque mi mundo es total y completamente sonoro, musical, acústico y vibrante. Ella, la “h”, pienso yo, ubicada –más bien camuflada- en el noveno lugar del alfabeto, entre la letra “g de gato” y la “i” de iglesia”, no cumple otra función distinta que no sea la de complicarnos y jodernos siempre la vida en forma por demás injustificada y caprichosa cuando, justo, en el momento de intentar escribir no queremos hacerle daño a la inquisidora ortografía.
La letra “h”, según consideran algunos  lingüistas modernos, es un verdadero y perfecto fósil dentro  del idioma español; pero  no  sabemos qué  fuero o privilegio idiomático y  gramatical le  mantiene  dentro del  alfabeto si  no  representa hoy  ni  ha representado jamás ni un solo  fonema. Soy de los que piensa por ello que, la existencia actual de ésta en el sistema ordenado de signos gráficos que se emplea en la escritura de nuestra lengua y que se basa en la correspondencia más o menos aproximada entre estos signos y los fonemas que representan, obedece a razones meramente históricas, sostenida apenas por viejos título nobiliarios que valdría la pena reconsiderar, “viviendo” cual esas monarquías decadentes, por lo que, me atrevo a decir, es arbitrario su uso.
La presencia o ausencia de la “h” en la grafía de las palabras, debería ser forzosamente admitida por el uso intenso que la lengua escrita haga de ella y no de otro modo. 
En esto  seamos concluyentes y en forma comparativa digamos al respecto que, con  dicha letra ocurre “como a esa mujer a quien  ningún hombre se acerca y quiere” y al encontrárnosla, formando parte de una palabra, hacemos  un pare  obligado llenos  de duda hasta el punto tal que más de uno (entre ellos  yo), preferimos darle  la espalda al escribirla y en tal  caso acudimos a un sinónimo que la reemplace y   no  la lleve o del  que  no  haga  parte  y, entonces, siento por ella una indiferencia larga y “odiosa”, sin límites y sin extremos…
Yo no sé, por qué  carajo,  para qué, se adelanta la letra “h” en el inicio de algunas palabras: huevo (“guevo”); hueco (“gueco”); huésped (“guesped”); hueso (“gueso”); hipo (“ipo”); hacha (“acha”); habitación (“abitación”); huida (“uida”)…, haciendo dizque legítima y añeja la costumbre contra  la cual no se le  ha podido dar un golpe de estado ortográfico posible, y es del  caso  que  ya varios hemos  perdido en tal sentido  la batalla ortográfica sin poder anularle por asalto a la susodicha y  honorable “letrilla” del Medioevo,  tal lugar… y  allí, allí  permanece ella ante  la Real Academia de la Lengua, en espera filológica de eterna  pensión vitalicia…
Nunca, en ningún tiempo, la letra “h” ha cumplido una función importante en nuestro idioma, reitero… No sólo está relegada y sin ocupación sino que no se acude a ella en los instantes de mayor duda e ignorancia ortográfica cuando, por citar algunos casos, en lugar de escribir hijo, optamos por escribir sucesor; en cambio de hermano, pariente; en vez de hazaña, proeza; de hirsuto, enmarañado; de homónimo, tocayo; de hospedaje, albergue; de hípica, equitación; de hipoteca, garantía; de huraño, antipático; de hurto, robo.
 De veras, no creo que sea una mala idea sacar   del baile a la letra “h”, resulta y prehistórica, arcaica,  en aras de simplificar la ortografía…
       Hasta aquí, queridos amigos, las razones por las que  yo  considero que la “h”,  si es muda  y  no  puede  “hablar”, lo  continúe haciendo “por señas” (por  la regla),  y no  por  sí  misma volviéndonos  para  nada  amable las  vainas  de la ortografía.
...Que se revienten los gramáticos y que se pongan colorados de la ira con mi parecer y desatino… por mí no hay pleito y que sobre esto mejor opine la umanidad… ¿será que umanidad no se puede escribir así?...
Esta noticia ha recibido 417 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998