Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•12 usuarios en línea • Sábado 23 de Septiembre de 2017
Un País fuerte
Jacinto Martinez Anton. 11.09.17 
Un País, una Nación, un Estado, encuentra y mantiene su fortaleza cuando lo sustentan valores indiscutibles, inalienables, sólidos, que asumidos por toda la población que los integra le dan la solidez necesaria. El problema surge cuando los políticos a los que elegimos, y por ende pagamos, no tienen en su ADN esos principios, al menos como acuerdo de mínimos. Cuando nos planteamos, los políticos como representantes y nosotros como representados y electores, un eterno debate, por otra parte estéril, de si nuestros valores son los que deben ser, dando opción, también de forma permanente a la fractura social. Y no es que no podamos transformar esos valores, que podemos; pero la única forma de hacerlo será siempre desde el consenso y el posterior compromiso , y nunca desde la disensión, porque si no, siempre habrá una parte de la sociedad que reclame otra cosa. Una vez establecido aquello que nos define como pueblo, debemos asumirlo y reintroducirlo en las bases que sostienen aquello que en la mayoría de los países con orgullo llaman Patria, y al que por desgracia, nosotros nos referimos con vergüenza o con complejo, cuando no evitamos siquiera considerarlo. Somos un pueblo lleno de diferencias, la mayoría enriquecedoras, que cuando ha crecido cuando ha brillado, ha sido en los momentos en que empujado a la vez, cuando ha caminado unido. Véase la Historia real, no la historia inventada.
En esta crisis de identidad que vivimos, probablemente tenga mucho que ver el que pasemos de reconocer el hecho diferencial, a darle carta de naturaleza individual, pretendiendo que ésta prevalezca sobre la naturaleza colectiva que nos con vierte en un País, una Nación, un Estado.

Empeñarnos en destacar de forma permanente aquello que nos diferencia para que nos separe, frente al orgullo de las diferencias que fortalecen la unión, es el mejor camino para conseguir una sociedad fragmentada, insolidaria y débil. Es como si en una familia, se utilizaran las diferencias entre los hijos, que siempre las hay, para laminar algo que le es innato, la fraternidad.

Si no tomamos conciencia de que hay que hacer prevalecer con generosidad aquello que nos une (valores básicos irrenunciables), sobre aquello que nos separa, el derrumbe de aquello que nos identifica como Pueblo está asegurado. Habremos puesto fecha de caducidad a España como la gran Nación que ha sido a lo largo de su Historia.
Esta noticia ha recibido 92 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998