Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•3 usuarios en línea • Sábado 16 de Diciembre de 2017
Los bosques de Indonesia siguen amenazados por la industria del aceite de palma, según una nueva investigación de Greenpeace   
Greenpeace. 02.12.17 
• La mayoría de las grandes marcas no puede garantizar que su cadena de suministro de aceite de palma no está vinculada con la deforestación
Los proveedores de las marcas de consumo más importantes del planeta no pueden garantizar todavía que el aceite de palma que contienen sus productos no procede de la destrucción de las selvas tropicales, según revela un informe de Greenpeace International [1]. Esta investigación se publica en un momento en el que se reúne en Bali la Conferencia anual de la Mesa Redonda Para el Aceite de Palma Sostenible (también conocido por las siglas RSPO). Según el informe, ninguna de las multinacionales ha podido demostrar que su cadena de suministro de aceite de palma no está vinculada con la deforestación. 
La industria del aceite de palma es una de las principales causas de la deforestación en Indonesia [2]. Tres años después de que los principales comerciantes mundiales de aceite de palma adoptaran políticas de 'no deforestación', Greenpeace Internacional ha examinado a 11 grandes empresas para evaluar sus progresos y logros. Estas corporaciones no solo no pudieron demostrar que sus proveedores no estaban destruyendo las selvas tropicales, sino que la mayoría ni siquiera pudo señalar en qué momento su cadena de suministro estará libre de deforestación.
“La industria del aceite de palma está todavía implicada en la deforestación y nuestro informe muestra que las grandes empresas no tienen un plan para solucionarlo. En lugar de tomarse en serio sus compromisos, la mayoría de las corporaciones tiene una política de ‘no preguntar, no decir’, pretendiendo que todo está bajo control, mientras los bosques de Indonesia se esfuman”, señala Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de Bosques de Greenpeace.
La mayoría de las marcas, incluidas las 400 empresas que forman parte de la red global de industrias del Consumer Goods Forum, se han comprometido a limpiar su cadena de suministro de aceite de palma para 2020. Sin embargo, solo dos de los comerciantes que Greenpeace Internacional evaluó tenían previsto cumplir ese plazo. La gran mayoría de las empresas no había fijado una fecha límite, abandonando así a aquellos clientes que quieren evitar productos que contengan aceite de palma procedente de la deforestación.
"Esta es una llamada de atención para marcas como PepsiCo, Unilever, Procter & Gamble y Mondelez, que prometieron a sus clientes que iban a eliminar sus vínculos con la destrucción de los bosques. Las marcas de consumo no pueden confiar en estas empresas. En cambio, las marcas necesitan intensificar su presión para conseguir que los productores dejen a un lado este tipo de prácticas", asegura Miguel Ángel Soto.
La situación es crítica para los bosques de Indonesia. Desde 1990, el país ha perdido 31 millones de hectáreas de bosque, una superficie casi del tamaño de Alemania [3]. La deforestación es también una gran amenaza para animales en peligro de extinción, como los orangutanes. Un estudio publicado este año sobre los orangutanes de Borneo y Sumatra mostró que la población ha disminuido significativamente a causa principalmente de la destrucción de su hábitat. [4]
Greenpeace pide a los grandes comerciantes de aceite de palma y a los fabricantes que usan este producto que cumplan sus promesas y dejen de comprar a las empresas que aún siguen destruyendo la selva tropical para implantar plantaciones de palma aceitera.
Principales conclusiones de esta evaluación:
•    Ninguna de las compañías encuestadas pudo asegurar con certeza que no hay deforestación en su cadena de suministro de aceite de palma.
•    Aunque 10 de los 11 comerciantes analizados tenían una política de “no deforestación”, sólo dos de ellos habían establecido un plazo de implementación; el resto no pudo señalar cuándo limpiarán su suministro de aceite de palma.
•    La mayoría de los comerciantes no tenían mapas de las plantaciones de sus proveedores, por lo que es imposible averiguar si se están destruyendo bosques o no. 
Esta noticia ha recibido 125 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998