Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•0 usuarios en línea • Martes 14 de Agosto de 2018
El asesinato de mi hermana Lucía Garrido
Rosa Garrido. 15.02.18 
Mi nombre es Rosa Garrido, Soy hermana de Lucia Garrido, asesinada vilmente en abril de 2008 en su domicilio en la finca de los Naranjos situada en el pueblo malagueno de AihaurIn de la Torre.
Después de tantos años de sufrimiento y de lucha para intentar esclarecer 10 que le ocurrió a mi hermana, me decido a escribir esta carta para denunciar una realidad que aún todavia me sobrecoge pues jamás hubiese imaginado, ni por lo más remoto, la cantidad de trabas y obstácutos con los que me he encontrado sobre todo por parte de aquellos que en teoria están al servicio de la ciudadania y, en teoria también, del lado de las víctimas. Y lo hago no con un sentimiento de venganza, ni cegada por la rabia, sino simplemente porque creo que con esta carta puedo contribuir a que se corrijan tantas actitudes y tantos actos reprobables que desde mi punto de vista no caben en un Estado de Derecho.
Mi hermana murió de una manera terrible; golpeada, apuñalada y finalmente ahogada en la piscina de su vivienda. Fue una victima más de a viotencia machista, algo que aún, para mi sorpresa, no está claro para jueces e investigadores. Pero, Lucia se cansó de acudir al cuartel de la Guardia Civil y a los juzgados para denunciar su situaciôn. Una situación terrible de malos tratos y amenazas par parte de su pareja, Manuel Alonso que la hizo vivir al límite de la desesperación y del miedo, máxime cuando aquellos que podían haberla protegido se desentendieron de hacerlo y la abandonaron a su suerte. No hubo un momento de respiro para ella. No encontrô en nuestras instituciones una mano amiga que comprendiera su situación e intentara remediarla.
No solo sus denuncias calan en saco roto sino que en numerosas ocasiones los agentes de la guardia civil que deberian haber velado por su protección se pusieron incondicionalmente del lado de su pareja, Manuel Alonso, desacreditando sus denuncias y haciéndola sentir lo insignificante que era para ellos. Aún leo con estupor, rabia e indignación el auto del juzgado número 1 de Málaga, con fecha del año 2007, donde su titular le niega a mi hermana una orden de protección no dando credibilidad a sus temores de que algo malo le iba a suceder. Alguno de ustedes se puede imaginar la impotencia de Lucía resistiendo en aquella finca sabiendo que su suerte estaba echada, que nada ni nadie podia evitar el presentimiento de su muerte? Imaginan el grado de impotencia, de miedo que debió de sentir el último año de su vida, viendo córno los mismos guardias civiles que tendrian que haberla protegido. acudian a la finca en actitud amistosa hacia su companero y de clara despreclo hacia ella? Yo si lo sé porque lo vivi. Y aún se me ponen los pelos de punta cuando me contaba que vivía encerrada en su casa, con las persianas bajadas, por miedo a que su marido le arrojara algún animal venenoso en el interior. Porque la finca de Los Naranjos era un centro de referencia de recogida de animales exóticos en Andalucia. Y claro, por eso, Manuel tenia una relación constante con los miembros del SEPRONA de la guardia civil, alguno de ellos trabajaba de manera ilegal para él, y todos eran conocedores de la situación de desamparo de mi hermana y de su hija, Sara, mi pequena sobrina que tuvo que vivir el terror que experimentaba su madre en primera persona, una niña de tan solo diez años de edad. Pero, Lucia no querIa dejar su casa, ni aquella finca que con tanto esfuerzo habia levantado junto con su companero. Era una luchadora. Una mujer que no aceptaba los chantajes ni las amenazas para que abandonara aquella finca. AIguien se irnagina lo que es oir los rugidos de los leones, de los tigres durante dias porque Manuel no les daba de corner como amenaza hacia ellas?

En abril de 2008 sucedió lo que ya se habia anunciado. Mi hermana fue asesinada de manera brutal. Tal vez, lo más razonable hubiese sido que alguien nos diese explicaciones a la familia de cómo habia podido pasar aquello. Tal vez, una disculpa, un reconocimiento de que alguien se habla equivocado, una prornesa de que aquel crimen se iba a investigar hasta sus ültimas consecuencias. Para mí sorpresa y mi decepción nada de esto ocurrió. Más bien, todo to contrario. Yo en mi vida me habia visto envuelta en una situaciôn de este tipo. Nunca habia tenido necesidad de acudir a un cuartel de la Guardia Civil. Pensaba, como piensan todos los ciudadanos, que ante un hecho tan dramático, íbamos a recibir todas las atenciones e inforrnaciôn que se les debe dar a las victirnas. Mi caso no es este. Fuí tratada con una brutal indiferencia, a veces con desprecio. No lograba comprender en qué tipo de sociedad vivia. La investigacion fue un fiasco. Corrió a cargo del Teniente Valentin. Manuel Alonso se habia preparado una coartada para el dia en que asesinaron a mi hermana. Eso le sirvió para quedar libre de toda sospecha, a pesar de lo burdo de su coartada, dejándose grabar en gasolineras, recogiendo tickets de consumiciones en todos los lugares en los que estuvo aquel fatídico día, esta cuartada analizada por el Servicio de Asuntos lnternos de la Guardia Civil fue calificada como falsa e inverosImil. Solo un año después de la muerte de mi hermana, sucedió otro hecho terrible en aquella finca.
Manuel Alonso disparô contra dos jóvenes colombianos que, según su version, habian entrado a robar. Los dos jóvenes colombianos cayeron fulminados de un par los disparos de Manuel Alonso, actualmente esta causa ha sido reabierta. El encargado de investigar aquellos hechos fue el mismo teniente que investigaba la muerte de mi hermana. A pesar de la gravedad de estos acontecimientos, ía causa de mi hermana se archivó poco después en 2009 por falta de autor conocido. Más tarde se archivaria también la de la muerte de los dos jóvenes colombianos con el argumento de la legitima defensa. A ningún juez ni fiscal, ni por supuesto guardia civil, le extrañó que en el transcurso de un año, tres personas hubiesen resultado muertas en la misma finca.

No hubo nunca ningún interés par investigar ni par aclarar ía muerte de ml hermana, ni par supuesto la de los dos jóvenes colombianos. Mi indignación subiô de tono cuando en el año 2010, el teniente encargado de investigar estos casos resultó detenido acusado de formar parte de una trama vinculada al narcotráfico, trama de la que también formaba parte, oh, sorpresa!, el ex-companero de mi hermana, Manuel Alonso. Ambos fueron condenados a penas de prisión en 2016 por estos hechos. El teniente Valentin a diez años. Manuel Alonso, a tres.

En ml fuero interno siempre creí que esta concatenaciôn de hechos bastaria para que alguien impulsara de nuevo el sumario de la muerte de Lucía y el de los dos colombianos. Creo que hubiese sido el deber de la propia Guardia Civil, de la Fiscalia a de los Juzgados. Para mi desesperación nada de todo esto sucedió. Para entonces ya habia recibido algunos mazazos más. El entonces teniente del SEPRONA habla testificado a favor de Manuel Alonso en el juicio que se llevó a cabo en 2009 en el juzgado número 8 de Málaga para determinar la compensación
económica que le correspondia a mi sobrina Sara, hija de Lucia y Manuel Alonso, tras el asesinato de su madre. Este oficial sostuvo, faltando a la verdad, que mi hermana apenas tenia participaciôn en el trabajo de la finca. Su testimonio, el de todo un oficial de la Guardia Civil, sirvió para que Sara viera reducida notablemente su compensación econômica.

Era posible esto? No solo hablan asesinado a mi hermana, no sólo no se investigaba sino que miembros de la Guardia Civil se ponían al servicio de Manuel Alonso para regatear con la compensación de una huérfana. Y la cosa no quedo ahi. Otro guardia civil en activo, que ejerce funciones en la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga, como sustituto del
Abogado del Estado, fue el encargado de defender a Manuel Alonso en la demanda que le interpusimos por el impago de la pensión a mi sobrina Sara. ¿ES esto posible? Si. lo fue hasta que la AUGC de Mãlaga denunció este escéndalo y no tuvo más remedio que dejar su defensa. Actualmente, Manuel Alonso cumple una pena de prision de cinco meses por estos
hechos. Fero no solo eso. El citado agente también asesoró coma abogado a Manuel Alonso para la yenta de su finca, segin testifican los propios compradores, con el fin de eludir su responsabilidad en el pago de la pensión, hechos par los que actualmente tamblén se encuentra investigado por un presunto delito de alzamiento de bienes y cuya causa tras finalizar su instrucción, está a la espera de celebración del juicio.

Nunca recibI una explicación por parte de la Comandancia de Málaga. Después de ver lo que habla visto no me quedaba ninguna duda de que no podia esperar nada de todas aquellas instituciones que debían de velar par el interés de las victimas, pues, sobra decirlo, me cansé de acudir a todos los lugares imaginables para denunciar esta situación. Y lo único que encontré fue silencio. Silencio y miedo.

Mi último cartucho de esperanza lo deposité en la AUGC (Asociación unificada de guardias civiles) de Mãlaga. Afortunadamente alli di con las personas adecuadas que me volvieron a hacer creer en la honestidad y en la honradez de la Guardia Civil. Personas que sabIan de lo que hablaba y que estaban dispuestos a luchar contra esa maraña de corrupción que a todas luces me sobrepasaba. Gracias a ellos, en el año 2012, cuatro años después del asesinato de mi hermana, pudimos reabrir su sumario y empezar a investigar el por qué de su muerte y quien o quienes estaban detrás de ella. Pero esa reapertura ni ha sido ni es un camino de rosas.

Una vez reabierto el sumario fue la Policia Nacional la que se encargó de la investigación. Una investigación a todas luces insuficiente que concluyó en la imputación de Manuel Alonso como autor intelectual de su asesinato. Sin embargo, algo es algo. Se empezaba a descorrer una cortina opaca y sucia que siempre ha impedido ver el trasfondo de la muerte de mi hermana.
Y como muestra de este trasfondo oscuro y de la investigación tan irregular que se hizo solo diré que los periodos de escucha autorizados por el juzgado no se transcribieron en su totalidad y hubo muchas reticencias por parte de la propia Comandancia de la Guardia Civil a remitirlos al juzgado. A eso hay que anadir que el registro de llamadas entrantes y salientes de Manuel Alonso el día del asesinato de Lucía y el de los días anteriores y posteriores se han perdido para siempre porque el lugar dónde se custodiaban se "inundô", según version del guardia civil
responsable de su custodia. Por si esto fuera poco, mi familia y yo hemos tenido que soportar que uno de los guardias civiles del SEPRONA investigados por el Servicio de Asuntos Internos de la Guardia Civil, que trabajaba de manera ilegal at servicio de Manuel Alonso, conocedor de la situación de pánico en la que vivia Lucia, haya sido condecorado por el jefe de la Comandancia de Málaga estando aún investigado y no resuelta su prescripción.

¿Cómo hemos de interpretar este hecho la familia? Nos resulta algo vergonzoso. Tampoco entenderé nunca por qué se le han puesto tantas trabas a la reapertura del sumario por la muerte de dos colombianos. La fiscatia respondió una y otra vez que este caso y el del asesinato de mi hermana eran causas sin conexión. Sin embargo, gracias a la reapertura de colombianos se pudo llegar a esclarecer en parte el asesinato de Lucia. Y espero y conflo que la investigación de ese caso pueda seguir aportando más luz a todo este entramado.

A pesar de todo, de todos los obstáculos y de las innumerables trabas, estamos Ilegando al final, el momento en el que se abra la fase de juicio oral. Manuel Alonso deberá acudir como imputado. Eso, a pesar de que la fiscalla no va a presentar cargos contra éI, y ha vuelto a pedir su sobreseimiento en contra del criterio de la propia Audiencia Provincial de Malaga, que dictaminó que existen hasta trece indicios de participación de Manuel Alonso en el asesinato y de que los malos tratos continuados no han prescrito y están en vigor y ello en contra además de la acusaciôn particular y la de la Junta de Andalucia personadas en esta causa, que si imputan a Manuel Alonso par los malos tratos continuados y coma autor intelectual del asesinato de mi hermana Lucia, siguiendo el criteria de la Audiencia Provincial. A pesar de todo ella la Fiscalla nos ha sorprendido y ha vuelto a solicitar el pasado 26 de enero de este año el sobreseimiento de Manuel Alonso a pesar de que sobre esta cuestión ya se habia pronunciado clara y contundentemente la Audiencia Provincial, no permitiendo dicho sobreseimiento sobre Manuel Alonso. La Fiscalla de Málaga no deja de indignarnos en el escrito del dia 26 al insistir y tratar de fijar la hora de la muerte de Lucia, una vez más entre las 18:30 y las 20:30 horas del dia 30 de abril de 2008, basándose y citando parte de las conclusiones del informe invalidado por el proplo forense en 2009, que no lo ratifica y que motivó otro nuevo informe a petición de la acusaciôn de fecha 2016, que sitúa la fecha a media dia de ese fatidico dia, de Ia que la Fiscalla tiene conocimiento, por lo que resulta más incomprensible su actitud.

Alguna vez me gustaría que alguien me aclarara por qué ha gozado de tanta protección el que fuera compañero de mi hermana. Un dia fui a ver al coronel de la Comandancia acompañada del Delegado de la AUGC para interesarme par la investigación, la única vez que me recibió. La actitud del coronel me deja sorprendida. Solo intentó desprestigiar a mi acompañante aduciendo el hecho de estar de baja psicológica. Una baja producida precisamente por no entrar at trapo de la corrupción que se vivia en su unidad, el SEPRONA de Málaga. Con posterioridad mi acompanante ha recibido todo tipo de amenazas, coacciones, demandas y querellas. Su vida también ha sido un calvario para éI y su familia. Su único delito: conocer la verdad. Creo que una
sociedad democrática no se puede permitir perder a los mejores. Ojalá el asesinato de Lucía sirva para sacar a la luz y depurar tadas las responsabilidades de unos hechos que solo son la punta de un iceberg de carrupción cuya profundidad desconocemos. De todo ello me pregunto constantemente, es esto lo que podemos esperar las familias de las victimas tras la foto y el minuto de silenclo por parte de la Administraciôn?

Email: justiciaparaluciaqarrido@gmail.com
Esta noticia ha recibido 801 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998