Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•4 usuarios en línea • Miércoles 12 de Diciembre de 2018
Demagogia permanente revisable
Rafael Morilla Rodríguez. 13.03.18 
'La pecera quedo vacía /se marchó buscando el mar/ buscando aguas mas puras/ donde los sueños eternos/ se mezclan con agua y sal/ donde el dolor ya no duele/ donde solo existe paz....' José Ruz Sánchez
Un desenlace terrible al que no se han cansado de darle morbosa publicidad ciertos media amarillistas. La madre de Gabriel, el niño asesinado, dando muestras de grandeza y amor por la justicia, no por la ciega venganza, ha desautorizado a los macabros oportunistas instigadores parafascistas del odio. Da igual. No importa el dolor de una madre, de la familia, de tantos almerienses y andaluces, de todos los nobles seres humanos que se han solidarizado... El amargo fin del inocente 'Pescaíto' atrae a los tiburones con la misma delectación que la carroña a los chacales.
Entonces las bestias salen de su cubil y exigen la cadena perpetua - oculta bajo el eufemismo de 'prisión permanente revisable' -, la pena de muerte y hasta linchar a la presunta asesina o cómplice, como clamaban crispadas voces de mujer en la puerta del cuartelillo. No ha terminado la investigación y aquí parece que todo lo arregla la ley de Lynch. Sin embargo la prisión perpetua encubierta, por la que abogan tantas/os demagogas/os por motivos electoralistas, lleva vigente desde hace dos años... ¿y acaso le ha servido al infeliz 'Pescaíto' para ponerse a salvo de la brutalidad homicida?

Y tal vez esas/os mismas/os que se tomarían la 'justicia' por su mano son los que alaban que se aplique el 155 en Catalunya, forzando una espuria interpretación de la Constitución española más cercana al progolpismo totalitario, o a la situación de un Estado de Sitio, que al verdadero significado de ese artículo citado, sin atender al recto alcance de su aplicación conculcado, según afirman reputados juristas y especialistas en Derecho que han desautorizado al gobierno. Por eso no es de extrañar también que tan celosas/os guardianas/es de la 'moral' y del ojo por ojo no suelan tener ojitos para las decenas de miles de represaliados a partir de de 1939. Por ello tenemos el dudoso honor de padecer el Estado del planeta con más cadáveres en fosas comunes, después de Camboya.

Con meridiana claridad El Título I, Art. 25, Aptdo. 2 expresa: "Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social y no podrán consistir en trabajos forzados. (...)". No se debe consentir hacer de la excepción norma para legislar por decretazo 'en caliente', a golpe de titulares. Aunque sí se puede por parte de un Ejecutivo populista e inexcrupuloso, reforzado por sus muletas naranja y del capullo sociata. ¿Y qué se consigue con ello...? Que al despreciar el derecho de reinserción del delincuente estemos empujando a una total deshumanización a toda la sociedad. Ante la gravedad draconiana de las penas, podríamos convertir a un ladrón o al que perpetra deshonestos abusos además en posible asesino, pensando que por deshacerse de los cuerpos de sus víctimas o de los testigos podrá tener más posibilidades de impunidad.

La apelación a los sentimientos de los devotos de Némesis proclama: "¡qué harías tú si hubiese sido tu hijo!"... a lo que nadie responderá: 'no hubiera podido tener la altura ética de Patricia Ramírez, la que le dio a luz'. Inútil intentar invocar cordura. La infanticida, de origen inmigrante centroamericano y además negra, atrae a las hienas nazi-fascistas de los foros, que creen encontrar su oportunidad para incitar al odio, al racismo y a la xenofobia. Aunque falla algo. La presunta culpable del crimen, o de su ocultamiento, además era de origen católico. Estaba bautizada con el nombre de la mismísima Madre de la Virgen María.

Vaya, se estropea el cuadro, en este caso la acusada no era 'mora' o 'comunista'. La detenida procede del Continente donde están los cinco Estados con el mayor promedio de asesinatos por cien mil habitantes en el mundo: Honduras, Venezuela, Belice, El Salvador y Guatemala. Los cinco... países de mayoría católica, regidos y adoctrinados por el imperio español durante siglos. Y las administraciones donde menos homicidios se producen son aparte de Mónaco y Lietchestein (irrelevantes por su exiguo número de habitantes): Singapur, Japón, Islandia, Kuwait y Hong-Kong. ¡Qué casualidad, cinco lugares donde el papismo no ha podido aún afianzar sus tentáculos totalitaristas y usureros!

A nadie debe extrañar, conociendo esos datos, que el mantener a los Pueblos con una miseria, precariedad laboral, corrupción y/o desempleo estructurales, pudiera persuadir a la violencia criminal. Por ello sorprende que no exijan, como en el caso de violadores o terroristas, el cumplimiento íntegro de las penas - y devolución de todo lo robado - cuando se refiere a cargos políticos que han saqueado, abusando de la confianza otorgada por los votantes, igual que para jueces y fiscales prevaricadores o funcionarios deshonestos (máxime si dicen a obedecer al jerarca de un Estado extranjero junto al Tíber). No obstante estos últimos con su proceder quizá animen a las víctimas damnificadas, por su codicia, a infinidad de suicidios y muertes prematuras: por carencias alimenticias, energéticas o habitacionales. Incluso cierto 'feminismo' androfóbico, no igualitario (por arriba y por abajo), se olvida de que postergar a los hombres hasta niveles de marginalidad, provoca nuevos enfrentamientos entre mujeres: con las nuevas parejas de los repudiados por las anteriores.

Pero nadie nos quitará que llevemos siempre en el corazón a ese chavalillo almeriense al que le tocó vivir en un mundo con cada vez mayor falta de humanidad. Nos queda tu sonrisa, 'Pescaíto', nuestra última Esperanza...

Al-Hakam Morilla Rodríguez, Coordinador de Liberación Andaluza. Cuenta de twitter bloqueada por la censura: @lascultura. Nueva: @liberacionan
Esta noticia ha recibido 351 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998