Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•6 usuarios en línea • Sábado 22 de Septiembre de 2018

Vivir viendo -Textos agradables-
La vida no es un problema para ser resuelto, es un misterio para ser vivido
Los ruidos de mi barrio

Cuentos y relatos globales. 08.07.18 
Escribe Walter Pimienta.- Hoy  domingo el barrio, por  todas  partes,  es música. De pronto, la tristeza mañanera de cada uno se volvió coraje,  fiesta   y emoción y de la cantina de la esquina, la  de José  Santos,  con alto volumen, en ritno de boleros y rancheras salen solemnes canciones de resentimiento, de frustración y de esperanzas.
La radio de la vecina, tampoco guarda silencio permitiendo el ataque auditivo de un pastor protestante que,  apunto de ser  canonizado, con voz estridente y desesperada, grita condenaciones, penas,  tormentos y castigos infernales de  los  que el  mismo  Dios tiene  miedo…
En el parque, otros  exasperados, trabajadores de una fabrica donde se procesa el cuero, con megáfonos y pancartas, inician la protesta y en voz alta dejan saber sus angustias salariales.
-Dime si no tienen la razón- dice alguien.
Aparecen los periodistas que quisieran llevar la noticia más allá de las estrellas; donde Dios la escuche y tome parte y  deje  de  hacerse  el  sordo porque ya  está  bueno.
 De la casa de Ernestina sale el llanto de un niño. Es un llanto de hambre,  de  pura  hambre. Ella bate un huevo en un plato de peltre descarchado.
-Llora, es bueno para los parásitos..eso  te  hará  resistente- le dice a su hijo de cuatro años al tiempo que deja caer sobre la manteca caliente del caldero el batido de la felicidad.
Por las mejillas del niño, entre tanto, han dejado de correr las lágrimas.La  última se  le  detuvo  en  la  comisura  de  los labios y  se  la  saborea.
Hoy es el cumpleaños de Lolita, Lolita la  de Isidro  Riquelme. En la noche le festejan sus quince años y de su casa salen las notas de un vals que ensaya repetidas  y  repetidas veces para bailar con los muchachos de su corte.
Drigelio, el de la esquina, ha sacado un taburete a la terraza de su casa y desde allí toca su violín. Su perro, al lado aulla como si las notas del instrumento hirieran sus oídos y  le  rompieran  la  cabeza.
Un carro estridente que lleva conectadas dos bocinas en su parte superior, de súbito estremece con la propagando electorera de un candidato a la alcaldía. El anuncio, calle arriba,  habla de sueños y de esperanzas y de  un  futuro  mejor…
-¡Juéguese hoy los cinco mil pesos de su rifa “La Perra! ¡Juéguela, juéguela…el que no apuesta no le pega a la Perra! ¡La  perra  chilla cuando  le  pegan!… ¡Jueguela…jueguela!- grita el lotero desde su bicicleta con la complicidad de los ladridos de la jauría del barrio.
El hijo de Ernestina vulve a llorar.
-¡No joda…No hay más huevo! –grita ésta.
Por ser domnigo, día del Señor (tengo  entendido  que  los días  del  Señor  son  todos los  días),  no faltan los que salen a misa…, comparten el pan y  el  vino si tienen hambre; la cobija si tienen frío y las medicinas si están enfermos…
La policía aparece, buscan a Jiménez, acusado de un delito que él dice no haber cometido. Su padre lo abandonó desde niño. Se oye un disparo. A la cantina de la esquina, vestidas con trajes chillones,  llegan las que hacen y venden el amor y en  la  cama alteran los sentidos… Qué bueno, todavía quedan personas que sienten algo de cariño y misticismo por el pueblo…
A lo lejos, del parque donde los trajadores protestan, llegan determinantes voces de combate…¡El pueblo, unido, jamás será vencido!... …¡El pueblo, unido, jamás será vencido!...Vocea el líder descontento antes de ser arrestado junto con  doce más por un pelotón de jendarmes que se los llevan por alborotadores
El hecho no indigna a nadie. Tenemos miedo. Solamente alguien, en una pared de la escuela, logró escribir con pintura roja  fresca…¡Ya no más engaños!... y deseoso de vivir viendo, se fue corriendo.
 Hoy domingo el barrio es música,  música  corrida y en cada esquina  continua siendo domingo. La tarde tiene sol… Como un carrusel sigue girando la vida . Mataron a  Jiménez y a mí, por la costumbre de escribir con pluma, se me acabó la tinta del tintero.
Esta noticia ha recibido 1213 visitas y ha sido enviada 151 veces       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998