Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•6 usuarios en línea • Domingo 21 de Octubre de 2018
Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la paz (y 25)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 29.07.18 
Nuestro refranero, por haberse fraguado, a veces, con una realidad no querida por nadie, nos recuerda con la triste comprobación que “lo que bien empieza, mal acaba”. Es, quizá, que la vida tiene unos mimbres que terminan por secarse o cristalizarse, dando la oportunidad a ir saltándose poco a poco y terminar deshaciéndose. En nuestros años mozos, pudimos ver la película “La paz empieza nunca” que nos deja un tufo  sobrecogedor de lo difícil que es conseguir la paz.
En todas estas entregas nos hemos ido acercando a la construcción de la paz y además sin intermediarios, porque la construcción de la paz no solo no podía dejarse en manos de los demás, sino que tenemos que hacer todo lo posible para que no se estropeara entre las nuestras.
Si desde pequeños se ha asumido la autoridad por ascendencia, esa autoridad pacífica que regala la familia o concede la comunidad, no en vano se puede aprender a convivir de mil maneras y todas en son de paz. Pero es a partir del ambiente favorable a la paz donde la paz puede crecer, como hemos podido ir viendo en todos estos encuentros escolares con los chicos y chicas de nuestras escuelas con las oportunidades del día a día y la sencillez de decisiones tanto caseras como escolares y pedagógicas.
Todas las fiestas del final de cada curso se nos muestran como otra oportunidad de convivencia y de paz. Es una alegría colectiva que embarga a todos. Quizá los que dejan el colegio, porque acaban una etapa de estudios y de su vida, no se llevan toda la alegría que colma el ambiente escolar, porque se enfrentan a una nueva etapa que está llena de incertidumbres y de interrogantes, no solo académicos, sino también sociales y personales. ¡Qué bello sería que los chicos y chicas que empiezan otra andadura en sus estudios pudieran estar seguros de que el cambio no les resultaría un mar de dudas! Sería un paso verdaderamente apreciable y amable, si estuvieran seguros de que el profesorado no se les mostrara más extraño a pesar de sus mayores exigencias, si los futuros compañeros, vinieran del colegio que vinieran, no pudieran llevar ningún lastre de adoctrinamiento ni de prejuicios y mucho menos hacer gala de ello. No estaría de más que lo que verdaderamente importara fuera la convivencia y el apoyo mutuo, la amistad entre todos, sabiendo que todos somos del mismo equipo, en vez de secundar comportamientos elitistas y la prestancia que pueda conceder la competitividad, que cada día está más en boga, en vez de abogar por la competencia que es de suyo más generosa, como podemos comprobar cuando nos encontramos a alguien verdaderamente competente, que no por ello deja de ser afable y humano.
    Recordamos con satisfación la alegría que nos comunicaban “Las Escuelas de Verano y los Congresos” del MCEP y de otros movimientos pedagógicos, en los que aprendíamos aquellas memorables danzas internacionales y que muchas veces eran santo y seña, mascarón de proa, en las tantas Fiestas de Fin de Curso en las que participábamos.
    Pero como no siempre la sociedad es educada por la Escuela, vemos que muchas veces es la triste sociedad del despilfarro y de la irresponsabilidad la que quiere marcar las tristes directrices del quehacer escolar. Para imponernos las actitudes de reserva, se nos mete el miedo en el cuerpo para vendernos seguridad y la escuela también se pone a la defensiva o, a lo más suave, la escuela se torna imitadora de esa sociedad que cotillea mucho y dialoga poco. Todo vale con tal de que el personal se distraiga y quede ajeno a los verdaderos problemas, que son  totalmente educativos. Así hemos sabido de fiestas escolares de fin de curso en las que los escolares han participado en un torpe remedo de Olimpiada, que incluía hasta el boxeo o en otras fiestas, en que se ha llegado a montar una charlotada de Fiesta taurina, con lo que se pueden subrayar y hasta consagrar los hitos más nacionales o nacionalistas del ruedo patrio. El respetable ha consentido en no hacerse respetar.
    Pensamos que es más educativo mostrar a los escolares y sus familiares danzas internacionales ejecutadas por el alumnado de los colegios, para elevar una llamada de atención y evitar tantos muros como se están levantando por los poderes políticos (y militares), para que las diferencias se conviertan en verdaderas y atroces desigualdades. Siempre será bueno que podamos ofrecer hasta una danza israelí con otra palestina, en una misma tarde, de las que no se olvidan.

josemª    
Esta noticia ha recibido 289 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998