Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•6 usuarios en línea • Miércoles 27 de Mayo de 2020
El caso de los contratos con Arabia Saudí es un asunto muy controvertido e interesante
Eduardo Saez Maldonado. 15.09.18 
El dilema moral frente al interés económico.
La venta de armas a un país nada democrático y claramente sospechoso de cometer crímenes de guerra frente al mantenimiento de puestos de trabajo en zonas con alta incidencia de paro. Incluso los partidos políticos más antibelicistas (Podemos, por ejemplo) no han sido capaces de mantener una postura coherente en función de los intereses más o menos cercanos. Sin embargo, la situación es muy clara, y se trata de decidir cómo de ancha tenemos la manga y ser capaces de plantear alternativas. Veamos.
En la guerra del Yemen, como siempre, se da una amalgama de intereses geostratégicos relacionada con el petróleo que hacen que Arabia Saudí sea uno de los principales actores (1). Recordemos que Arabia Saudí es una monarquía absoluta de tipo feudal (como en Europa en el Medievo) donde se hace lo que diga el rey, cuyo puesto es, además, hereditario.
Las mujeres no tenían derecho a conducir hasta hace unas semanas, por poner un ejemplo significativo. En esta guerra, Arabia tiene un gran interés en controlar la zona y no escatima medios ni criterios. Además de una clara acusación del Presidente de la ONU en su día (2), Amnistía Internacional ha hecho gravísimas acusaciones:

“Amnistía Internacional ha documentado 36 ataques aéreos en seis gobernaciones (Saná, Saada, Hayyah, Al Hudayda, Taiz y Lahij[* en https://es.wikipedia.org/wiki/Lahij]) por parte de la coalición dirigida por Arabia Saudí, que aparentemente violaron el derecho internacional humanitario —las normas que se aplican durante los conflictos, también conocidas como “leyes de la guerra”— y causaron la muerte de 513 civiles (de ellos, al menos 157 niños y niñas) y heridas a 379. Algunos de estos ataques parecen haber sido dirigidos deliberadamente contra civiles y bienes de carácter civil como hospitales, escuelas, mercados y mezquitas, por lo que podrían constituir crímenes de guerra.” (3)
La fabricación y venta de armas es una actividad lamentablemente necesaria. Todos estaremos de acuerdo en que la policía debe ir armada y el ejército debe estar preparado para defender a la ciudadanía de eventuales agresiones para lo cual debe estar adecuadamente equipado y armado. “Si vis pacem, para bellum” (4). Sin embargo, la venta de armas debería estar sujeta a ciertos criterios. Por ejemplo, los países que tuvieran regímenes totalitarios no deberían ser clientes de este tipo de comercio ya que no pueden garantizar el control democrático del uso de esas armas; especialmente si se dan antecedentes de claros indicios de abusos como es el caso de Arabia Saudí.
El nuevo gobierno del PSOE ha querido marcarse un tanto antibelicista para demostrar su estricto código moral pero le ha salido el tiro por la culata (perdón por la metáfora). Ha pretendido dar marcha atrás en un contrato de venta de bombas firmado con Arabia dando de paso un golpe moral al PP que gestó el contrato. Todo el mundo vió con buenos ojos el gesto de integridad moral indiscutible del PSOE hasta que el rey saudí ha dicho que si no hay bombas no hay barcos. Y los astilleros de Cádiz se han echado a la calle. Y todos sabemos que las huelgas de astilleros son, como las de los mineros asturianos, difíciles de controlar. Contra ellos los antidisturbios no van tan sobrados como cuando apaleaban a adolescentes en el 15 M, o a familias que iban a votar en el “referéndum” de Cataluña (varios de ellos imputados por aplicar violencia gratuita, por cierto). No: estos utilizan lanzagranadas caseros para tirar cócteles molotov; estos son tipos duros, que defienden sin contemplaciones sus puestos de trabajo.
Y Pedro Sánchez se ha rajado y ha dado marcha atrás en la marcha atrás y ya se han mandado a Arabia las bombas. Bombas de “precisión” ha sido el matiz que ha aducido como justificación el Ministro de Exteriores, Borrell, tomándonos por tontos como suelen hacer nuestros representantes políticos (5).
Los argumentos de los defensores de la venta de barcos de guerra a Arabia son sencillos de entender. "Yo fabrico barcos: el uso que se haga de ellos no es mi problema". O también: "si no los hacemos nosotros los harán otros" (este argumento es demoledor, y sirve también para justificar el tráfico de drogas, el secuestro de chicas del tercer mundo para prostitución, etc.). Una parte del propio partido de izquierdas y pacifista Podemos ha justificado la venta de barcos de guerra a Arabia por los puestos de trabajo. Y es que los puestos de trabajo lo justifican todo. Aquí en Alhaurín, por ejemplo, estamos hartos de oir justificaciones al expolio ilegal de las canteras de la sierra con esa excusa. Los mineros asturianos, antes mencionados por su arrojo en las movilizaciones reivindicativas, son defendidos por Izquierda Unida (partido con claras inclinaciones ecologistas) a pesar de lo absurdo de seguir manteniendo las explotaciones de carbón desde un punto de vista ecológico y hasta económico. Y es que los puestos de trabajo mandan.
Pero a nuestros representantes no se les ocurre intentar plantear alternativas a base de reconversiones industriales a estos problemas de pérdida de empleo debida a actividades obsoletas, ilegales o inmorales. Y si no encontramos clientes que en vez de barcos de guerra nos encarguen barcos mercantes, quizás sea el momento de empezar a apoyar desde el gobierno, por ejemplo, la implantación de sistemas de generación limpia de energía que, de paso, nos de cierta autonomía ante los vaivenes geostratégicos que se avecinan recrudecidos. Pero no: es más fácil justificar lo injustificable y seguir haciendo lo de siempre mientras miramos para otro lado.
Al fin y al cabo, nosotros no tiramos las bombas que destripan niños en Yemen.
 
(1)    https://www.eldiario.es/contrapoder/Yemen-petroleo_6_499110091.html
(2)    https://news.un.org/es/story/2016/01/1348671#.VsBrqPHIv5c
(3)    https://www.amnesty.org/es/latest/news/2015/09/yemen-the-forgotten-war/
(4)    https://es.wikipedia.org/wiki/Si_vis_pacem,_para_bellum
(5)    https://www.laverdad.es/nacional/borrell-justifica-envio-bombas-Arabia-20180914224114-ntrc.html

Eduardo Sáez Maldonado 
Esta noticia ha recibido 1070 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998