Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•11 usuarios en línea • Sábado 30 de Mayo de 2020
Análisis de un suspiro
Natividad Castejon Valero. 22.05.20 
Hay un anhelo escondido detrás de cada suspiro. Un sueño, un deseo sin cumplir. Una voluntad retenida o una conveniencia sometida.
Oculto tras un suspiro siempre hay algo más. Un "si yo pudiera...", un sencillo "ojalá...". Tal vez, incluso, el peso del mundo entero sobre unos hombros, detrás de un "si yo te contara...".
Un suspiro habla por sí solo de una carencia, que a menudo se simplifica en un no saber por dónde empezar.
A contar, a caminar, a desenrollar la madeja, o a desandar lo andado, cuando ya hemos constatado lo erróneo del camino.
Cuando escuches un suspiro en el pecho de un amigo, pregúntale qué más le ocurre, y dale tiempo. Tiempo suficiente para localizar la casilla de salida. Ten paciencia. A veces no hay palabras exactas para expresar un dolor.. o un miedo... o una necesidad.
No es fácil controlar un suspiro, pues a veces se deslizan sin darnos cuenta, casi siempre en soledad, o delante de alguien de mucha confianza. Muy a menudo suelen manifestar peticiones de auxilio, estranguladas por pudor.

Cuando alguien suspira, es como dejar escapar por la válvula de la olla exprés un poquito de la presión que hay dentro. A base de suspiros parece que la tensión en cuestión se hace más llevadera.

No ignores un suspiro sin conocer la historia que se esconde detrás, porque quizás está en tu mano el cabo del hilo que ayudará a desenredar la maraña. Nunca se sabe... o quizás lo que sujetas en tu mano es la tan esperada solución a su gran problema.

O tal vez, lo único que necesita tu amigo es hablar, vaciarse, quitarse un peso de encima (o de dentro). En ese caso, lo mejor que puedes hacer, es escuchar sin juzgar.

Piensa que cada uno camina su propio camino, y con sus propios zapatos. Hay un dicho de los nativos americanos que explica que para poder juzgar a alguien, deberíamos caminar, al menos, 15 días por su camino, y con sus mismos mocasines. Sólo entonces tendríamos una idea aproximada de lo que realmente le está ocurriendo.

Puedes dar una opinión, por supuesto que sí... siempre desde la compasión y desde el amor, pero sin intentar imponer nada, pues la última decisión siempre la tendrá el suspirante.

Y eso no significa que te haga "un feo" a ti. No te ofendas si no toma la puerta de salida que le ofreces.
No existen las fórmulas mágicas. Lo que para unos funciona, para otros no.

Tú sólo pregunta, y escucha. No hay que hacer nada más. Y al terminar, ofrécele tu abrazo más sincero, porque hay gestos que nunca se podrán pagar con dinero.

Gracias y saludos,

Natividad Castejón

Esta noticia ha recibido 493 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998