Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•4 usuarios en línea • Martes 1 de Diciembre de 2020
Podemos preguntar (1)

Jose Maria Barrionuevo Gil. 25.10.20 
Podemos preguntar ahora que hemos conseguido suficiente distancia con la educación y enseñanza que tuvimos en otros tiempos, pero que nos dejó señalados para el futuro. No se trataba de una educación totalmente de “troquelado”, ya que después se diversificaban las estrategias, pero en aquellos años, en las clases, el profesor era el que preguntaba y nosotros nos acostumbramos solamente a contestar, pero nunca a preguntar. Sin embargo, ya nos planteábamos algunas preguntas como aquella que reproducíamos con humor: “Si el profe se las sabe todas, ¿para qué pregunta?”. Con todas nuestras bromas, no había nada que nos sacara de este modelo de enseñanza. Era una enseñanza de corte “ripaldiano” como el Catecismo que se impartía en las clases y en las catequesis. No obstante, lo triste es que hasta nuestros hijos han sufrido en sus carnes y sus espíritus por algunos profesores la misma e imperturbable didáctica de la que estamos dando cuenta.
Ahora nosotros y nosotras, como no sabemos, podemos preguntar y es cierto que lo podemos hacer, porque preguntar no es delito. Lo hacen los jueces, los abogados, los fiscales, los camareros, los periodistas... Todos somos libres de preguntar lo que queramos, si bien no podemos exigir que nuestras preguntas sean contestadas; tampoco satisfactoria o insatisfactoriamente. Sin ir más lejos, en estos días pasados, hemos podido ser testigos de preguntas sobre el asunto de la ausencia del Rey en Cataluña. Como por contestar que no quede, se ha contestado que “quien tenía que tomar una decisión, la había tomado” y punto. Sin embargo el punto o puntazo de escándalo ha saltado por los aires y luego se ha levantado toda una polvareda política, por más señas.
Nos extraña, a pesar de los años, que con todo nos pueden hacer pecar de ingenuos, que falte una educación democrática, como nos aclara el profesor Javier Pérez Royo, en las altas personalidades del Estado.
Si es verdad que el Presidente “ha vetado la presencia del Rey en Cataluña”, podemos hacernos muchas preguntas. Así, de pasada, nos podemos preguntar: “¿Para qué sirven tantos sabios y asesores como puedan tener los políticos?”. También, porque no lo sabemos, podemos preguntar de dónde salió la feliz idea de impedir que el Rey se diera un garbeo por Cataluña. También podemos preguntarnos si fue el Rey el que le preguntó al Presidente qué le parecía el tema y qué tenía que hacer. En este último caso, pensamos que el Presidente podría haberle contestado: “Su Majestad verá lo que hace”. Como los asesores están para lo que tienen que estar, tenían que haber estado atentos y aconsejarle al Rey que no quisiera quedar bien con Lesmes, porque si éste lo largaba a los cuatro vientos, la ventolera llegaría a todos los dominios de la Corona.
Todo el mundo tiene derecho a preguntar y hasta el Rey emérito le preguntó una vez al Presidente Bolivariano: ¿Por qué no te callas? Ahora le están preguntando a una mujer que debe conocer muy bien al emérito.
También nos preguntamos hasta dónde nos puede llevar la pandemia y en compañía de quién. Es verdad que la soledad es muy dura, pero sabemos de sobra que más vale estar solos que mal acompañados. 
Para que nadie se mosquee nos podemos hacer infinidad de preguntas sin tener que molestar a nadie y dejarlas entre nosotros en un ejercicio de ascética o un volunto de estoicismo.
Por otro lado, no sabemos a qué vienen tantas declaraciones que vemos en los medios y tantas respuestas que podríamos llamar con humor “respuestas literarias”. Si sabemos que hay “preguntas retóricas” que no precisan de contestación alguna y que solo son reflexiones autónomas, nos podemos preguntar a qué vienen tantas “respuestas retóricas” que los grandes hombres del pasado patrio nos conceden con algunas caras desencajadas, que consiguen sumirnos en una maltratadora inquietud. La pandemia de declaraciones, que fluyen en el aire político tan viciado que nos conceden los virus, no nos añaden nada de quietud ni nos tranquilizan el presente ni son propicias para una tan futura como necesaria paz, tanto interior como exterior.
Podemos preguntar, después de muchos años, si “la respuesta sigue estando en el viento”. (Continuará)
josemª
Esta noticia ha recibido 514 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998