Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•4 usuarios en línea • Domingo 29 de Noviembre de 2020
Miedos

Pedro Biedma. 25.10.20 
No voy a negar que tengo miedo a la muerte, esa última etapa que tarde o temprano todos debemos atravesar. No puedo desmentir que temo a lo que pueda suceder tras su llegada, creo que todos somos conscientes de esa gran incógnita. Los que son creyentes se aferran al cielo prometido por su Dios, en mi caso esta opción no me reconforta, pues mi condición de agnóstico no me permite visualizar un futuro tan placentero.
Siento pavor al pensar que puedo contraer una enfermedad dolorosa y que en mis últimos días solo reine el sufrimiento en mi ser.
Pero debo confesar que lo que más terror me causa es la idea de que la maldita enfermedad llamada alzheimer se apodere de mis neuronas. No soportaría el perder los miles de recuerdos que mi mente almacena, buenos y malos, no quiero que el olvido se instale en mí.
Añoro a mi querida abuela Lola, añoro sus relatos, su olor, sus besos, su presencia. Por desgracia la nombrada enfermedad se apoderó de ella y en cierto modo la hizo viajar al pasado de donde nunca llegó a regresar.

Solo pensar que mi cerebro fuese incapaz de reconocer a mis dos hijos, a mi amada esposa, a mi madre del alma, a mis hermanos, atormenta mi silencio.

No soy capaz de imaginar que puedo llegar a olvidar el primer y único día en el que me enamoré, el día en el que nacieron mis dos estrellas, la suerte de haber sido concebido por dos personas excepcionales, el haber compartido mi vida con los dos mejores hermanos del mundo.

No quiero que esa maldita enfermedad se nutra de mis recuerdos, de mis escasas buenas acciones y de mis infinitas malas actuaciones.

Me horroriza el visionar mi cuerpo sentado en una silla, despojado de mis recuerdos, malhumorado y ser una carga para mis seres queridos.

Espero con impaciencia que la ciencia encuentre una solución capaz de acabar con esa enfermedad difícil de nombrar.

En el caso que el destino tenga preparado que el alzheimer me alcance, os ruego a aquellos que me queréis lo siguiente:

Venid a verme cuando os plazca, no seré consciente de ello, no toméis como una obligación el visitarme. Eso sí, cuando estéis junto a mí, dadme la mano (seguramente la mantendré cerrada), acercaros a mi oído y contadme anécdotas vividas junto a vosotros, con total seguridad no os escucharé pero puede que alguna de vuestras palabras alcance mi corazón.

En algún momento el maldito alzheimer permitirá que el corazón me hable y su sonido alcance mis oídos.

Entonces paladearé cada una de ellas, despacio, sin prisas, os volveré a recordar para minutos después regresar al olvido.

Durante esos escasos minutos me sentiré vivo, me alimentaré con vuestro amor y de nuevo me haréis sentir un hombre.

Bueno, espero que esto sea solo un relato que nace de mis temores y que nunca se cumplirá y sí no es así, es porque el destino ha tomado una decisión errónea.

P.B. 7-4-19
Esta noticia ha recibido 568 visitas y ha sido enviada 5 veces       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998