Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•5 usuarios en línea • Domingo 17 de Enero de 2021
El cazador de ciervos
Eduardo Saez Maldonado. 07.01.21 
"Puedo ser un cazador, pero no soy un asesino" (1)
El otro día leíamos en la prensa que un grupo de 16 cazadores españoles mataban en una vergonzosa montería en Portugal a 540 ciervos y jabalíes en una abominable encerrona (2). Si echaron una jornada de campo de, pongamos, cuatro horas, salen a una media de un ciervo muerto por persona cada 7 minutos sin parar ni a comer un bocata. Una hazaña. Me recordó lo que ocurre cuando una manada de lobos entra en un corral de ovejas y producen una terrible matanza. Pero claro, no es lo mismo. Veamos.
Los lobos tienen una agresividad inherente a su condición de depredadores apicales y cuando tienen hambre,  salen a cazar y se encuentran con un rebaño en el que las potenciales presas, en lugar de salir huyendo (obligándoles a perseguir a una concreta) permanecen en un corral del que no pueden salir, se produce una horrible carnicería. Esto (más allá de que es perfectamente evitable con una adecuada gestión, que no es el tema de hoy) parece ser lo que les ha pasado a los cazadores humanos que, carentes de toda sensibilidad, sentido de la responsabilidad, y hasta de raciocinio han llevado a cabo una masacre injustificable. Los defensores de la caza han perdido una ocasión perfecta para condenar abiertamente esta actitud de sus colegas (sólo lo ha hecho, hasta donde he podido ver, la federación extremeña de caza oportunamente extendida (3) por la prensa afín) y posicionarse en una postura algo más defendible.
Y es que la caza, aun siendo una actividad anacrónica e innecesaria, tiene una tradición cultural que se remonta a cuando nuestros ancestros la usaban para sobrevivir (como los lobos actuales) y que mantuvo una utilidad social como complemento a una dieta, a veces escasa, hasta bien entrado el siglo XX. Ahora, sin embargo, es una actividad completamente innecesaria, que se practica sólo por diversión (lo que la hace difícilmente encajable moralmente) y sin ninguna justificación ambiental como nos quieren hacer creer. Está, pues, condenada a desaparecer.

Si es que no cae antes nuestra opulenta sociedad occidental, no sólo por causa de agotamiento de recursos, extinción masiva de especies, pandemias, crisis energética y calentamiento global, sino debido a la decadencia moral que hace que muchas personas se comporten de una forma absolutamente irracional en una preocupante deriva suicida de la que esta "acción de caza" es un vergonzoso ejemplo.

Sin ninguna duda, una manada de lobos tiene un comportamiento  mucho más noble. Si Ojo de Halcón contemplara esta masacre calificaría a sus autores, sin dudarlo, de asesinos.

(1)    Frase atribuida a Ojo de Halcón, personaje protagonista de la novela de Fenimore Cooper que da título a este escrito y también de la más conocida "El último mohicano", del mismo autor.

(2)    https://www.elespanol.com/reportajes/20201224/monteria-cazadores-espanoles-indigna-portugal-venados-jabalies/545945733_0.html

(3)    https://revistajaraysedal.es/cazadores-espanoles-indignan-monteria-portugal/amp/ 

Eduardo Sáez Maldonado   
Esta noticia ha recibido 994 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998