Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•2 usuarios en línea • Martes 7 de Abril de 2020
La gran coalición: una revolución pacífica
“Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.”
Eduardo Saez Maldonado. 25.08.14 
Tanto de las últimas elecciones europeas de la pasada primavera como de las encuestas electorales posteriores se puede deducir que la suma de votos del PP y del PSOE ya no supera claramente el 50% (antes, los PPSOE recibían el 80% de los votos). Es el momento pues del asalto democrático a las instituciones para quitar del poder a aquéllos que llevan décadas controlando el país, llevándolo a la ruina social y económica, ignorando irresponsablemente la problemática ambiental y convirtiendo la corrupción, el 3%, los paraísos fiscales y la poca vergüenza en el pan nuestro de cada día.
Ante esta evidencia, los dueños del cortijo (PPSOE) se empiezan a organizar. Para empezar, el PP ya estudia la posibilidad de que el alcalde sea el del partido más votado para evitar coaliciones que, ante la pérdida de mayorías, puedan desbancar del poder municipal (que no es poco poder) a muchos de los suyos. Aunque el PSOE ya ha dicho que se opondrá a la medida, ya me extrañaría a mí que lo hiciera con mucho interés. Lo veremos.

Pero la suma de los votos de IU, PODEMOS, UPyD, EQUO y CIUDADANOS (partidos no nacionalistas con más del 1% de votos) ya alcanza el 30%, y está en claro aumento. Sin embargo, la perversa ley electoral que premia a los partidos más votados en detrimento de los más pequeños hace difícil que el esperado vuelco se produzca. Difícil, pero no imposible, y las próximas municipales de la primavera de 2015 nos pueden dar una pista de por dónde tirar.
A priori, parece que una coalición de IU, PODEMOS y EQUO debería ser alcanzable en tanto que comparten gran parte de sus fundamentos cercanos a la “izquierda”, así como otra de UPyD y  CIUDADANOS, en este caso más bien de tipo “liberal”. Sin embargo, una gran coalición que agrupe todas estas formaciones no parece posible, aunque tendría posibilidades de ganar unas elecciones. Ciertamente tienen diferencias insalvables en sus idearios, pero tienen también ciertos aspectos en común, y nada despreciables, por cierto. Veamos cuáles podrían ser:

-    CAMBIO DE LEY ELECTORAL: : la penalización de los partidos pequeños con respecto a los más votados es escandalosa. Es urgente que se lleven a cabo modificaciones en la ley electoral encaminadas a eliminar esta discriminación y a abrir las listas electorales.

-    REGENERACIÓN POLÍTICA: la lucha implacable contra la corrupción política es urgente.
o    Endurecimiento de penas a los corruptos
o    Modificación de leyes para evitar comisiones ilegales
o    Lucha por la erradicación de paraísos fiscales.
o    Revisión de la incompatibilidad de cargos públicos y exigencia de unos mínimos de formación académica para desempeñarlos.
o    Eliminación de prebendas exclusivas de los gobernantes relativas a sueldos, pensiones, indemnizaciones tras dejar el cargo etc. equiparándose a la ciudadanía general.

-    DEMOCRACIA REAL
o    Urgen medidas para fomentar la participación ciudadana efectiva a través de Iniciativas Legislativas Populares que impliquen referendos vinculantes etc.

-    RESPONSABILIDAD DE LOS GOBERNANTES
o    Las medidas que resultaran nefastas a medio plazo deberían generar responsabilidad civil (no ya sólo penal, cuando ocurre) a los gobernantes que las implementaron.
o    Urgen además medidas que permitan la inhabilitación de cargos electos que muestren evidentes signos de ineptitud e irresponsabilidad (como el incumplimiento manifiesto y reiterado de los compromisos electorales).

La heterogénea Gran Coalición, ingenuamente propuesta más arriba, se compondría de partidos con enormes diferencias en sus fundamentos más básicos, lo que imposibilitaría un gobierno en coalición sostenido en el tiempo, ciertamente, pero quizás podrían llegar a un acuerdo de mínimos basado en algunos de estos puntos que he enumerado (y otros más que se me escapan), sobre los que sin duda no estarán tan alejados. El objetivo sería formar un gobierno provisional que hiciera efectiva algunas de estas medidas (la de la ley electoral para empezar) para, a continuación, convocar nuevamente elecciones unos meses después, ya en un escenario más saneado y democrático. Utilicemos las armas democráticas que todavía tenemos, mientras podamos.

Como ya he comentado, las próximas municipales pueden ser un momento idóneo para probar iniciativas de este tipo. El ámbito municipal, en tanto que el responsable de gestionar aspectos cercanos a la cotidianidad, es el más alejado de los grandes posicionamientos ideológicos y, por tanto, el escenario más proclive a coaliciones “raras” y experimentos de este tipo en base a acuerdos de aspectos concretos y específicos de cada municipio. Algunas iniciativas similares como “Ganemos Barcelona”,  y otros “Ganemos” que proloferan por muchas ciudades, están ya moviéndose cada vez con más decisión, aunque quizá demasiado escoradas a la izquierda como para conseguir la mayoría que, de seguir adelante el PP con la reforma propuesta, se van a necesitar. Pongámonos pues a ello.

Alguno pensará que estoy soñando. Todos, quizá. Pero los sueños son reales mientras se producen, y en algunos casos, incluso después. Véase si no el cuento más corto del mundo (“El Dinosaurio”, de Augusto Monterroso) que se reproduce íntegro en el encabezamiento de este escrito. Fácil no es, claro, pero cuando la sensación de injusticia y saqueo por parte del estado con respecto a la ciudadanía se hace tangible, llegan las revoluciones. La sociedad actual quizá no esté muy lejos de un escenario de este tipo, y tiene motivos sobrados para ello (motivos sociales, económicos, ambientales y hasta morales). Tratemos pues de encauzarlo pacíficamente, que la Historia ya la conocemos.

Eduardo Sáez Maldonado
Esta noticia ha recibido 2723 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998