Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•13 usuarios en línea • Viernes 14 de Diciembre de 2018
Transparencias de género
Jose Maria Barrionuevo Gil. 07.01.18 
Sin ningún género de dudas, nuestras dudas son del género femenino; por eso nos podemos permitir, en estos días tan luminosos, pensar que las dudas son las que engendran y dan a luz todos nuestros interrogantes. Las dudas nos preparan para que nuestros pensamientos puedan ver la luz y así nos deparan motivos más que suficientes para avanzar y para avanzar más unidos y menos sumisos.
No nos vamos a repetir la “duda metódica” de Descartes (que queda descartada), que volvió a las andadas del argumento ontológico de San Anselmo. Poca luz nos aportaron aquellas dudas, pero no todo el terreno estaba iluminado adecuadamente.
Nuestras dudas, tanto las de andar por casa como las que nos pueden acompañar en los foros, tienen el poder de alumbrar tantos achares que nos llevan celosamente a buscar las verdades. Sin embargo, sabemos de sobra que las verdades además de ser provisionales nos acompañan en un camino de incertidumbres. “Luz, más luz”, clamaría Goethe; sin embargo las luces de los humanos van dejando de brillar. La luz se pasea entre nosotros como  unas pálidas sombras que nos provocan demasiada sed. Pero, además,  se trata de una sed inducida, una sed vicaria, que se nos vuelve en contra de nosotros mismos. ¿Qué hay detrás de los cristales traslúcidos, de los visillos, de las transparencias?

 Pasado, hace años,  el sarampión de “El varón domado”, libro de la conocida Esther Vilar. el patriarcado sigue haciendo de las suyas.    El patriarcado, que no los hombres, se inquietó por unos momentos con el titular de ese libro y su contenido. Al patriarcado lo cogió, por delante y por detrás, una siniestra luz que lo dejaba hecho un maniquí inmóvil, un lánguido telón de fondo, porque toda la luz se la arrogaban las mujeres. Sin embargo la caterva de “pingüinos” seguía adelante en la movida de hacer de las mujeres verdaderos floreros. Los objetos, inmóviles y oscuros, se encargaron de cosificar las claras luces de la presencia de las mujeres. Se entretejieron unas luces que se desentendieron de las luces que consideramos frutos de la inteligencia. Así abundó un despliegue de pasividad que era devorada por las externas y extrañas miradas.
    Las transparencias de género, de género femenino, quedaron expuestas al asalto de las miradas. Se orquestó todo un mundo de visiones que, sin lugar a dudas, bloqueaban todos los demás sentidos. Las transparencias se instrumentaron, al igual que la escasez de ropas, para llevarnos a creer que eran los hombres los que tocaban, olían, saboreaban, oían, cuando todo estaba sometido al imperio de las visiones. En los anuncios se nos mostraban miradas lánguidas y hasta ciegas para arrastrar las miradas expectantes; saltos del tigre que no olían a tigre ni a nada; aguas del mar que habían abandonado el salitre imposible de percibir, porque los ojos no huelen; tarros transparentes que estaban huérfanos de olores, pero no de colores...
    Todo estaba dispuesto para un maquillaje de última hora, porque lo importante es que estemos unidos en el descontento para así echarnos encima un enlucido y una mano de pintura ajena. De esta  manera la transparencia se quedaba bloqueada, pero no importa, porque cada vez podemos parecernos más a los demás, aunque dejemos de parecernos a nosotros mismos.
    Si sabemos que los hombres tienen una tendencia a desarrollar la visión y que la mirada  es totalizadora, generalizando sin criterio, comprenderemos que el patriarcado sabe alimentar, con total impunidad, la desigualdad entre hombres y mujeres y que algunos hombres se dejen llevar de las apariencias y transparencias, con las que se les sirve en bandeja toda clase de viandas a los cazadores.
    Con el dolor que nos sigue produciendo el patriarcado que no cesa, podemos decir que se nos fue el año con algunas transparencias, que no todas.                                                                
                                                                                                                                                       
      josemª                                                                                                                                                                                                                                                                 
 
Esta noticia ha recibido 501 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998