Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•6 usuarios en línea • Martes 14 de Agosto de 2018
30  de  enero,  día  escolar  de  la  no  violencia y la paz (2)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 10.02.18 
Hoy nos podemos conceder el lujo de seguir hablando de la Paz de nunca acabar, porque ya sabemos que con un solo día de recuerdo dedicado  a la Paz nos quedamos cortos. Si el otro día nos quedó el tema sin concluir y también sin detallar en el proceso de Educar en la Paz desde el primer día, es hoy cuando nos prestamos a ir rellenando un poco más espacios Escolares  de Paz, que podemos explicitar.
Consideramos que habéis podido pensar cómo es posible que la canción del “Colegio lindo” se pudiera llevar a cabo y funcionr el primer día de clase, cuando las niñas y los niños no se conocían todavía. Podemos suponer, en el mejor de los casos, que provenían de grupos de una misma clase o de un mismo colegio y algún conocimiento tenían de los demás. Sin embargo, en el grupo, de todas formas, podrían existir ciertos hiatos de conocimiento, ya que estaba en juego el que   algunos no se conocieran ni de vista.
La anterior canción, que es también de los amigos, podría funcionar sin muchas dificultades, ya que la inteligencia, tanto de chicos como de chicas, suele operar y buscar soluciones, porque el ambiente no dejaba mucho lugar para sentirse cohibidos ni obligados autoritariamente. Además la música, a nuestro parecer, aunque no sea una obertura de una gran pieza musical, siempre invita a una apertura no solo de la boca, sino también del ánimo y de la mente.

Tenemos que decir, según nos explicaba el compañero, que él siempre comenzaba el primer Curso de Primaria con una canción de los Nombres. El proceso que seguía era así de sencillo: comenzaba señalando a una o uno cualquiera del grupo clase, cantando de la siguiente manera:“Y tú ¿cómo te llamas?” a lo que se le contestaba: “Yo me llamo...”. A renglón seguido, todos a coro completaban con :”Él/ella se llama...”. Y así con todos. Para no caer en la monotonía, cada vez que se hacía la presentación de cuatro o cinco nombres se iba alternando este proceso con la variante: “¿Tu nombre cuál es?”. A esta pregunta se contestaba: “Mi nombre es...”. Enseguida, todos coreaban: “Su nombre es ...”.
    Toda esta presentación se hacía con una salmodia semitonada que es muy fácil de captar y seguir. (Primer y Segundo Cursos de Expresión Dinámica, Diputación de Málaga, por Montserrat Sanuy, 1976 y 1977). Eran otros tiempos en los que se difundía penosamente la Educación Psicomotriz  desde las propuestas de H. Walon hasta las de L. Picq y P. Vayer o A. Lapierre y Bernard Aucouturier, por los extraños caminos del erial pedagógico de aquella Iberia de entonces.
    Cuando se terminaba la presentación con la que todos habían entonado sus nombres y los de los demás, es cuando se cantaba la canción de la que hablábamos los otros días: “Yo tengo un colegio lindo y tengo muchos amigos. Yo tengo un colegio lindo y … es mi amigo/a”.
    Esta dinámica de presentación y reconocimiento, así como la siguiente confirmación de amistad que indicábamos los otros días nos permite dejar el terreno más que abonado para seguir introduciendo otras canciones y otras actividades cooperativas, desarrollando tanto la confianza en sí mismo como en los demás.
    En los días siguientes se repite la misma dinámica que afianza las actitudes y relaciones positivas entre todos. También se van introduciendo otras canciones populares de corro que siguen completando el ambiente distendido que necesita el grupo de la clase para poder actuar con autoestima, ya que las canciones colectivas no discriminan a nadie ni abusan de subrayar la valía de unos sobre otros, ya que desde el primer día lo que predomina es el bienestar del grupo y no las posibles superioridades individuales que conllevan una posible y creciente discriminación que a la larga puede consolidarse en actitudes que terminan por no favorecer a nadie.
    No podemos olvidar que las diferencias no tienen que precipitarse en desigualdades, que a veces vienen jalonadas de prejuicios, que suelen jerarquizar y, a veces, hacerlo erróneamente.
    Aquel día no era el “Dia escolar de la No violencia y la Paz”. Damos fe. (Continuará).
josemª
Esta noticia ha recibido 327 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998