Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•13 usuarios en línea • Lunes 21 de Mayo de 2018
Día escolar de la no violencia y la paz (15)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 12.05.18 
Ahora que estamos en tiempos de habas, podemos decir que “en todos sitios se cuecen habas”. A veces las pillamos más tiernas y otras, más granadas. En Educación hay que guisar con el material que nos viene a las manos, aunque no toda legumbre sea fácil de pelar. Ahora que hay tanta dureza política, social y hasta ética, se nos pueden herir las manos, si no sabemos cuidarnos sin dejar de cuidar a los angelitos que,  como dice un compañero, ya nos vienen muy condicionados.
Nos contó una compañera que, cuando llegó a un nuevo colegio, poco a poco, se fueron introduciendo novedades que surgían suavemente como humildes propuestas que de posibles se hacían realidad por la colaboración y ánimo de todos. Así, de Educación Infantil fue desapareciendo el libro de aprendizaje que se llamaba “Micho”, porque había la posibilidad de alternativas más pedagógicas. Por otro lado, se sustituyó la disonante, al menos, sirena, que avisaba al personal de las entradas y salidas de clase, por música clásica, que no destemplaba tanto “a la fiera” que llevamos dentro. Además, la sirena daba la triste impresión de que se estaba en una fábrica.

También, poco a poco, curso a curso, las preescrituras fueron orientadas, mediante canciones, a la escritura de las vocales, que cuentan con movimientos sinistrógiros fundamentales que nos son necesarios para una adecuada realización de la escritura cursiva en general. Además, dichas canciones, muy sencillas para los niños pequeños, eran muy descriptivas y servían de autoinstrucciones (ver Meichenbaum) para la secuencia de movimientos de ejecución de las vocales. Unos compañeros trajeron esta iniciativa de su experiencia anterior de hace treinta años.
    Además se realizaron dibujos en el patio de recreo con grandes letras de las vocales que llevaban incluida la direccionalidad a seguir para cada una de ellas según cada canción. En el patio las niñas, sobre todo, que son las más sensibles a los ritmos y las canciones, jugaban siguiendo las rayitas y flechas que indicaban la direccionalidad de ejecución de cada vocal. Era cuestión de que interiorizaran la secuencia de movimientos con el desplazamiento de todo el cuerpo, a la vez que no olvidaban las canciones, que eran repasadas sin presión ni obligación alguna.
    Otro dibujo que se realizó en el patio fue el de un gusanito, formado por una secuencia de circunferencias, en cuyo interior se dibujaron los diez dígitos, también con su direccionalidad impresa y expresa. El gusano numérico tenía como patitas las letras mayúsculas de nuestro alfabeto. También se dibujaron dos rayuelas en el suelo del patio. Una era la tradicional de los días de la semana y la otra, original, de los meses y estaciones del año.
    Todas las maestras de Educación Infantil y algún que otro maestro de Primaria, realizaron todos estos dibujos del patio y el fondo del Colegio no tuvo que pagar ni los diseños ni la mano de obra; solo tuvo que correr con los gastos de las pinturas.
    Podemos decir que las maestras no solo no usaban ya la tarima ni el estrado en las clases, sino que también se tiraron por los suelos para realizar todos estos dibujos. Está visto que no todo el mundo sirve para maestro, ya que el magisterio siempre suele dar más (magis) de lo que se le pide. La colaboración y la realización común de proyectos ha sido siempre una tónica a destacar entre muchísimos maestros. La libertad de cátedra nos enriquece a todos, siempre que nadie siente cátedra desde las alturas ministeriales y diga al magisterio lo que está obligado a hacer sin reparar en más cuestiones sumamente educativas y no solo instructivas, economicistas, burocráticas.
    Hablando ya de patios, estos mismos compañeros nos contaron que hace más de treinta años solucionaron el problema para poder beber agua ordenadamente en la fuente del patio mediante una simple raya de colores que indicaba la dirección que había que seguir. Hemos podido ver, en colegios inaugurados en el siglo XXI, que la fuente del patio tiene un armazón de hierros en forma de “U”, para así dejar solo una vía de acceso a la fuente, quizá diseñado desde el Ayuntamiento.
    Los patios que invitan a la psicomotricidad libre o sugerida crean un ambiente de creatividad y de puesta en común que supera con creces el elemental ejercicio de darle patadas a una pelota  (o a quien se ponga por medio). A diario podemos dar oportunidades a la Paz, en bien de todos, aunque no se esté trabajando la efeméride del Día Escolar de la No violencia y la Paz. (Continuará).
josemª            
Esta noticia ha recibido 93 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998