Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca• usuarios en línea • Martes 18 de Junio de 2019
Me rindo... no te entiendo
Natividad Castejón Valero. 20.05.19 
¿Cómo hacer para que los hombres entiendan la forma de sentir de las mujeres, cuando ellos no sienten igual? Imposible. No hay manera. Tendría que tratarse un hombre muy especial.
Hay una teoría que dice que la mujer es la forma evolucionada del hombre. Y yo me lo creo.
Sólo cuando un Alma ha sido capaz de hacer el bestia como hombre, y ha tenido la oportunidad de experimentar todo lo experimentable como ser irracional; sólo entonces se le permite volver a la Tierra en forma de mujer.
Realmente es muy difícil que lleguemos a entendernos sin hacer un gran esfuerzo por cada una de las partes.
Yo lo explico de la siguiente manera: los hombre (en su gran mayoría, siempre hay excepciones, claro está) son muy mecánicos... tengo hambre, pues como... tengo sed, pues bebo... tengo calor, pues me desabrigo... tengo frío, pues me aguanto, porque para eso soy un hombre.

Son como el mecanismo de una máquina de escribir. Le das a una tecla, y salta un resorte que lleva un brazo hacia adelante y hace "clap", y la letra se estampa sobre el papel. Sencillo, ¿no? Le das otra vez y "clap", otra letra estampada. ¿Que le has dado a 2 teclas a la vez y se quedan atascadas las varillas? Pues le das con un dedo hacia atrás, y listo. No tiene mayor problema.

En cambio una mujer es como un procesador de texto. Nada que ver. Aunque sirven básicamente para lo misno, la mujer es más sutil y multifuncional. Pone "negritas", cursivas, subraya, marca, copia texto, lo repite, reorganiza, cuenta y busca palabras, cambia el tamaño y la fuente de la letra, ... ¿sigo? Pone las mayúsculas automáticamente, tiene un diccionario interno y corrige palabras mal escritas, hace sangrías, justifica los márgenes... Vamos... lo que yo digo: nada que ver.

Y no le pidas todo esto a una máquina de escribir, porque no puede hacerlo, es casi imposible. Igual que intentar explicarle a un hombre lo que significan ciertas cosas para nosotras. No les entran en la cabeza. Y aunque les entraran, no entenderían por qué son tan importantes.

Los hombres se vuelven locos intentando comprendernos, y yo entiendo que acaben diciendo que no nos entendemos ni nosotras mismas. Porque (reconozcámoslo) estamos llenas de normas que nos funcionan a cada una de nosotras, pero cada norma tiene sus 2 ó 3 excepciones, totalmente lógicas también...
Y a ellos, su memoria interna no les da para almacenar tanta información.

Recuerden que son como una máquina de escribir, y con suerte pueden contar con una memoria externa (madre, amiga, hermana, prima, hija...) que les van recordando temas importantes.

Se da también otro fenómeno que no creo que haya pasado desapercibido a los sociólogos del mundo, y es que desde mediados del siglo pasado nacen muchas más mujeres que hombres. Y yo le encuentro una explicación muy sencilla: nuestro querido planeta Tierra necesita mucho más la energía femenina de creación y protección, que la energía masculina de lucha y análisis.
Por este mismo motivo, muchos niños al nacer tambien traen esa energía femenina, más intuitiva.

Es como si el planeta nos dijera: "Si, si... os dejo que os miltipliquéis, pero con condiciones".

Entonces, visto lo visto, no gastemos tanta energía en intentar comprendernos unos a otros, porque es poco menos que una misión imposible. Lo único que podemos hacer es aceptar la situación como es; y si nos decidirnos a convivir con una persona, aceptar de antemano que será todo un reto.

Evidentemente el RESPETO es fundamental, es la base de cualquier proyecto de pareja. De lo contrario, esto se convierte en un campo de batalla, pues tal como dijo John Gray "Los hombres son de Marte. Las mujeres son de Venus". Más claro, el agua.

Yo voto por educar desde la más tierna infancia en valores y respeto, para que cada miembro de la pareja (sea del género que sea), tenga claro que tiene derecho a pensar y sentir como quiera, sin que el otro miembro (que también tiene su propia escala de valores) condicione su libertad. Y que sentir diferente no significa que se ame menos. Y que en la misma medida que pedimos respeto, también debemos demostrarlo a los demás.

Y en último extremo, si la cosa no tiene visos de consenso, voto por desplegar la bandera del "No te entiendo cariño, pero TE QUIERO igualmente".

Gracias y saludos,
Natividad Castejón
Esta noticia ha recibido 557 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998