Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•6 usuarios en línea • Lunes 26 de Octubre de 2020
Los animales se confinan
Carlos Carmona Sanchez. 22.09.20 
Ha habido tres momentos muy especiales para los animales del campo durante la pandemia: el primero es cuando estuvimos recluidos o confinados en nuestras casas, el segundo cuando regularon nuestras salidas y el tercero cuando tuvimos la posibilidad de desplazarnos por donde quisiéramos siempre que cumpliéramos con la nueva normalidad. Cuando comenzó la pandemia los animales se la prometían muy felices, el ser humano había desaparecido, en el monte lo único que se oía era los trinos, cantos, el viento que chocaba con las ramas. ¿Qué había ocurrido? ¿Dónde se habían metido los humanos? Con precaución comenzaron a salir poco a poco comprobaron que era cierto, no había nadie en el campo, que maravilla, hasta el aire parecía más limpio y se percibían mejor los olores. Algunos se atrevieron a llegar cerca de donde habitaba el hombre, pudieron comprobar que estaban todos, casi todos, en fin, muchos dentro de sus cubiles. Y si se veía algún humano curiosamente llevaba un objeto que le tapaba la boca, además no se fijaban en nosotros tenían mucha prisa por volver a sus madrigueras. Así, que durante un buen tiempo los animales camparon a sus anchas por sus espacios casi sin tener que esconderse y algunos también se dieron paseos incluso por los espacios reservados a los humanos. 
Los más valientes atravesaron esos caminos negros que antes estaban llenos de unos bichos enormes y peligrosos que echaban humo por el trasero. Un buen día, aparecieron otra vez los humanos, empezaron los más pequeños acompañados de sus padres, a distinta hora los más mayores fueron los protagonistas y un poco más tarde todo el mundo, incluso gente que no había pisado el monte, no les quedó más remedio a los animales del monte que confinarse, salir incluso a horas intempestivas, ya que, el monte está más transitado que antes de que ocurriera la enfermedad. Ha llegado la hora de la verdad y también de algunas mentiras, la balanza con la que pesamos nuestros actos está oxidada. El campo sufre una invasión de humanos recién salidos del confinamiento y del decathlón. Todo se complica cuando se nos olvida recoger la envoltura de la barrita energética, la bolsa de patatas vacía, la mascarilla o en casos más graves los envases de coca cola, fanta, red bull o el pañal del pequeño, las basuras del último botellón al aire libre o los cartuchos olvidados por algunos cazadores... Y qué decir de esos muchachos y muchas que bajan a tumba abierta con sus bicicletas. Muchos consideran esto "un mal menor", pero los males menores crecen y se hacen mayores. Me da la impresión de que queremos volver a la normalidad, pero lo más normal es la alteración. Y es que en la actualidad el homo sapiens es cada vez menos sapiens, y si no, que se lo pregunten a los animales que sólo quieren dos cosas, a cuál más difícil: vivir y que le dejen disfrutar de la vida, casi como la mayoría de los humanos. Como dijo el paisano que vio venir el futuro: - no todo está en las rodillas de los dioses, sino algo más arriba.  
Esta noticia ha recibido 649 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998