Visite nuestro patrocinador Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas de Malaka.es Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca•14 usuarios en línea • Jueves 21 de Enero de 2021
Escuela pública, ¿escuela desconcertada?
Jose Maria Barrionuevo Gil. 23.11.20 
Gracias a los medios de comunicación, cada día estamos peor informados y estamos recibiendo informaciones interesadas y unilaterales que se presentan con la piel de oveja de la libertad.
La libertad es difícil de definir; pero nos define, cuando la construimos. La libertad no es una moneda de cambio ni una especulación; la libertad ni se compra ni se vende. De ninguna manera  cotiza en bolsa. La libertad tampoco se conquista ni la concede un decreto; la libertad, al igual que la paz, se construye. Una construcción tiene la bendita condición de ser coletiva, cooperativa. La construcción de la libertad no puede depender de la oferta y la demanda.
La educación en paz y libertad no se adquiere en un supermercado, ni la proporciona una tecnología educativa, conductista pobre de espíritu o mecanicista para más “inri”, como la que parece que se está subrayando desde instancias propagandísticas y miopes, como el de la enseñanza privada (¿privada de libertad, de convivencia de sexos, de convivencia de ideologías, de convivencia de religiones, de convivencia de distintos agnosticismos y ateismos...? Parece ser que somos más medievales que Alfonso X).
Nuestra escuela pública está desconcertada, porque está escuchando desde hace tiempo, la poca educación que están demostrando tener algunas señorías que gritan, que patalean, que insultan... y que fueron enseñadas en colegios privados o concertados.
Nuestra escuela pública está desconcertada, cuando no es atendida adecuadamente por sus autoridades autonómicas, provinciales o municipales, ya que los recursos no llegan y van disminuyendo con el tiempo.
Nuestra escuela pública está desconcertada, porque tiene que atender, en la mayoría de los casos, problemas de todo tipo ya sean personales, familiares y sociales.
Nuestra escuela pública está desconcertada, porque una verdadera defensa de la Escuela Pública se lleva a cabo haciendo oferta pública de escuelas, problema que no resolvió la Dictadura y que por ello, al final, se tuvo que acudir a conciertos para atender, provisinalmente, a todos los niños y niñas en edad escolar, sin reparar en sus ascendencias ni creencias.
Nuestra escuela pública está desconcertada, porque ha sufrido menoscabo por parte de las autoridades políticas que han demostrado su olfato depredador, ya que la concertada (antigua privada) ha ido consiguiendo una recuperación, ya que se le ha asistido con normativas y apoyos, a costa de la escuela pública. Como nos dijo alguien: “A la escuela privada se le ha metido el dinero y la clientela, cuando estaba bajando en prestigio y crédito”.
Nuestra escuela pública está desconcertada, porque la concertada no ha tenido un comportamiento público, al disfrutar de los conciertos, y ha escorado la educación hacia parcelas privadas. Hemos podido observar cómo cerca de una escuela pública se cruzaban los chicos y chicas, los que iban a pie, claro, de la escuela concertada con los de la pública. Es más, en muchos casos, se han alterado las zonas de influencia de los centros, para que no acceda a la concertada el alumnado de más pobre extracción social. “Ya, en una reunión de directores, un director de la pública tuvo que decirle a una directora de un concertado que “los gitanos también son hijos de Dios”. Si a alguien le extraña lo que podemos afirmar, puede darse una vuelta por la puerta de los centros concertados elitistas y observar las distintas rutas con que informan los autobuses escolares, que pueden venir de distancias kilométricas.
Nuestra escuela pública está desconcertada, porque contempla que hay colegios concertados, que no cumplen el mandato constitucional de laicidad, coeducación, pluralismo y democracia.
Nuestra escuela pública está desconcertada, porque ve que personas muy instruidas no han leído o entendido el artículo 27 de la Constitución, que “reconoce la libertad de enseñanza...el pleno desarrollo de la personalidad humana...garantiza la formación religiosa y moral (sin aclarar que tiene que ser en la escuela)...reconoce la libertad de creación de centros docentes...” pero en ningún lugar o mometo del artículo nos habla de la tan defendida libertad de “elección de centros” y muchísimo menos del derecho a la educación diferenciada, ya que además sabemos que es un sinónimo que se han sacado de la manga, para escamotearnos la legal palabra “discriminación”.
josemª          
Esta noticia ha recibido 636 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Malaka.es no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@malaka.es


malaka.es
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Delegado: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998